eldiario.es

Menú

Agenda Pública Agenda Pública

Cómo hacer política en Gaza en tiempos de paz

Los países occidentales sólo podrán abordar correctamente el problema cuando comprendan que sin objetivos concretos para una paz duradera el conflicto armado será siempre inevitable.

- PUBLICIDAD -
El Gobierno palestino crea un equipo para supervisar la reconstrucción de Gaza

El Gobierno palestino ha creado un equipo para supervisar la reconstrucción de Gaza. / Foto: EFE

Después de unas duras negociaciones en El Cairo, el pasado mes de agosto Hamás e Israel acordaron finalmente una tregua a largo plazo. Esto es lo que la comunidad internacional, que observaba impotente desde la barrera, había estado esperando. En los primeros días del último conflicto en Gaza, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, dijo a los periodistas que estaba trabajando para encontrar una manera de “restaurar el alto al fuego”, aunque lo que realmente se necesitaba era “encontrar una salida que fuera diferente”. En Bruselas, los 28 ministros de Exteriores de la UE estaban de acuerdo: “La escalada trágica de hostilidades demostraba de nuevo que la situación era insostenible.” También en los últimos días de agosto, con la tregua ya en vigor, el presidente Hollande dijo a una audiencia de diplomáticos franceses que Europa “tiene que actuar más”.

Kerry, Hollande y sus socios de la UE están en lo cierto. El sufrimiento, la violencia y el estancamiento político han definido la situación entre Israel y Hamás durante demasiado tiempo. Ha habido cuatro guerras desde 2006, cada una de las cuales concluyó con un acuerdo de alto el fuego, una tregua en las tensiones y un retorno a la lucha en el plazo de dos años. ¿Cómo hacerlo para que distintos actores como la Liga Árabe, el gobierno de Estados Unidos y la Unión Europea puedan avanzar y romper una situación que ya es insostenible?

En el corto plazo estos actores externos tendrán que desempeñar un papel clave en la reconstrucción de Gaza. Encontrar el dinero para llevar a cabo esta reconstrucción no es suficiente. El verdadero desafío es cómo contribuir a la reconstrucción en Gaza de una manera que haga desaparecer las dinámicas que crearon este conflicto, sin perder de vista que la crisis en Gaza forma parte de un problema mayor.

Estos países sólo podrán abordar el problema correctamente si reconocen que se requiere un cambio drástico de las políticas que se llevan a cabo en tiempos de paz. Hasta ahora han tendido a mantener la situación estable con la esperanza de que el ciclo de violencia no se repita. Pero la realidad es que, en ausencia de objetivos concretos para una paz duradera, el conflicto armado es una posibilidad que siempre estará a la vuelta de la esquina.

Reconocer esto ayudará a implementar un cambio de paradigma en cómo estos actores se refieren a dos aspectos de la cuestión palestina. En primer lugar, se debe volver a evaluar el apoyo para el proyecto de la creación de instituciones de la Autoridad Palestina. La renuncia del primer ministro Salam Fayyad en 2013 hizo añicos los supuestos que sustentan la estrategia de estos países. Desde el momento en que llegó al poder en 2007 apoyaron su programa de construcción del Estado bajo el supuesto de que aunque las negociaciones bilaterales entre Israel y la OLP concertadas por Estados Unidos estaban estancadas, finalmente estas darían lugar a un acuerdo sobre el estatuto final que daría a luz a una Palestina independiente.

Se equivocaron. En ausencia de cualquier movimiento hacia la paz, la creación de instituciones bajo la ocupación ha mostrado sus limitaciones, tanto política como económicamente. Repetir este enfoque en la próxima reconstrucción de Gaza será muy poco útil para contribuir a una paz futura. La construcción de las instituciones tendrá que ser más ambiciosa y tener en cuenta el impacto que la situación actual tiene en la sociedad civil de Palestina. Esto significa que deberá incluir medios para empoderar a los Palestinos y fomentar la cohesión nacional ante la amenaza de una fragmentación provocada tanto por las restricciones a la libertad de movimiento y como por la división entre los dos grandes partidos, Fatah y Hamas.

En segundo lugar, estos países deberán discutir la mejor manera de alterar el cálculo costes /beneficios de la ocupación israelí. Esto exige una nueva evaluación de las condiciones en las que se pacta con Israel. No me estoy refiriendo a que se deba castigar al país con un “boicot”, hay poca voluntad política para ello en Europa y los Estados Unidos. Lo que se debería revertir es la tendencia de hacer la vista gorda a las distintas violaciones, por el bien de los lazos comerciales en sectores como la ciencia y la tecnología.

Ninguna de estas reformas mejoraría las perspectivas de paz y la posibilidad de creación de un Estado palestino en un plazo inmediato. Pero darían lugar a una alteración gradual de la situación actual y crearían una dinámica positiva en el medio y largo plazo. Esto, a su vez, contribuiría al que sigue siendo el objetivo final, un Estado palestino viable, independiente y soberano conviviendo con un Israel seguro.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha