eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Las lágrimas de Israa al-Taweel

Una generación de jóvenes activistas egipcios que salieron a la palestra en torno a la destitución del gobernante represivo Hosni Mubarak en 2011 hoy languidece tras las rejas. Tanto las autoridades egipcias como los socios internacionales del país celebraron el papel de los jóvenes activistas en las manifestaciones de la "Revolución del 25 de enero". Pero hoy las protestas masivas han dado paso a las detenciones masivas, “generación protesta” de 2011 se ha convertido en la "generación encarcelada" de 2015. La historia de la fotógrafa y activista Israa al-Taweel es una de ellas.

- PUBLICIDAD -
La fotógrafa y activista, Israa Al Taweel © Photo courtesy of el-Taweel family via AP

La fotógrafa y activista, Israa Al Taweel © Photo courtesy of el-Taweel family via AP

“Suerte, Israa”, le desean sus compañeras de celda. La espera el juez. Israa al-Taweel piensa que esta vez la pondrán en libertad.  

Pegada al ventanuco del furgón policial, observa el bullicio del Cairo. ¡Lo que daría por pisar la calle con su cámara de fotos! Cuántas veces ha fotografiado a la gente que pedía libertad. Eso era antes. Con el gobierno de Abdel Fattah al-Sisi, apenas sale nadie a protestar. No se atreven. Ella tampoco. Un policía le disparó en la espalda en una manifestación. Con mucho esfuerzo, dejó la silla de ruedas. Cuando la detuvieron, caminaba casi sin ayuda. Seis meses en prisión y ya vuelve a necesitar muletas.

“¿Es usted Israa al-Taweel, veintitrés años, estudiante?” Asiente. “Está siendo investigada por “difundir informaciones falsas” y “pertenecer a una agrupación ilegal”. Lo niega todo. “Se renueva la detención cuarenta y cinco días”. Quiere explicarle al juez: “la cárcel no, sin fisioterapia, dejaré de caminar”. La ahoga el llanto.

Las lágrimas de Israa al-Taweel corren por las redes sociales. No se habla de otra cosa. Unos la llaman traidora por sus tuits contra el ejército. Hasta dicen que planeó asesinar a un policía con una bomba escondida en la cámara fotográfica.  Muchos no entienden que “esta chica con muletas sea una terrorista”. “Miradla bien. Critica al gobierno, a la policía, al ejército. ¿Qué peligro supone para la sociedad? Hace fotografías. Envía tuits. ¿De qué tenéis miedo? Israa al-Taweel es hoy un símbolo”, dijeron en la televisión. “Abajo el gobierno militar”, escribió Israa. ¿Qué joven no ha escrito esto mismo?

 Israa Al Taweel sufre una lesión en la pierna debido a una herida de bala que le impactó cerca de su columna vertebral cuando, en 2014, fotografiaba el aniversario de la revolución del 25 de enero de © Particular

Israa Al Taweel sufre una lesión en la pierna debido a una herida de bala que le impactó cerca de su columna vertebral cuando, en 2014, fotografiaba el aniversario de la revolución del 25 de enero de © Particular

El 1 de junio, salió a cenar con sus amigos Amr y Sohaib. Los detienen al borde del Nilo. Es como si se los hubiera tragado el asfalto. Los buscan en las comisarías y los hospitales. “No tenemos a nadie con ese nombre en nuestros registros”. Mujeres y hombres desaparecen en todo Egipto.  Las fuerzas de seguridad los secuestran en la calle, en el trabajo, a la puerta de sus casas. Las autoridades lo niegan. Las personas desaparecidas están en tierra de nadie, donde todo vale. Se les maltrata y tortura. Más tarde reaparecen en alguna cárcel, o tal vez nunca lo hagan. Lo ha documentado Amnistía Internacional.  Israa es una de ellos.

En el edificio de la seguridad nacional, no ve la luz del sol. Le quitan la venda de los ojos sólo para dormir. “Sólo salí a cenar con unos amigos. No me meto en nada. Sólo hago fotografías”. Le parece oír los gritos de Amr y de Sohaib. “Ya sabes lo que te espera si no nos lo cuentas”. Dos semanas de preguntas que no entiende. “El día de tu accidente, ¿por qué te manifestabas? ¿Es que no amas a tu país?”. De vuelta a la celda, se tapa los oídos pero los gritos no cesan. Un día la trasladan a la fiscalía del Cairo. La interrogan durante dieciocho horas sin abogado. Lleva dos semanas con la misma ropa. Está cansada. Lo que sea y que la dejen tranquila. La acusan de difundir falsedades que dañan a la seguridad nacional, porque lleva una cámara cuando la detienen. “He visto a Esraa en la cárcel de al-Qanater”, le dicen a su hermana.

Al gobierno egipcio le gustaría que no se hablase de Israa al-Taweel. Cada cuarenta cinco días, su libertad pende de un hilo. A Amr y Sohaib los juzga un tribunal militar, acusados de pertenecer a un grupo terrorista. Esraa a veces llora de rabia. Necesita tratamiento médico, tan difícil es de entender. Hoy se cumplen seis meses de su detención. Sigue sin saber por qué está en la cárcel. Sólo pide una cosa: que la dejen marchar.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha