eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

El huerto de Lola: del "quiero alimentar bien a mi hija" a "quiero que todos coman bien"

´El Huerto de Lola´ cultiva hortalizas y verduras ecológicas de especies poco conocidas en España que sorprenden por sus colores.

Dieciséis variedades de tomates del blanco al negro, patatas moradas o zanahorias púrpuras son algunos de los productos que llenan las cestas que esta empresa sirve a domicilio desde Almedinilla (Córdoba) a toda España.

El auténtico sabor y el color de las verduras cultivadas sin ningún tipo de producto químico llama la atención de la clientela que ahora también se extiende a empresas que cuidan la dieta de sus empleados.

- PUBLICIDAD -
Productos de las cestas de El Huerto de Lola.

Productos de las cestas de El Huerto de Lola.

Lola cumple dos años en diciembre. Pero ya tiene un huerto que lleva su nombre desde el que se reparten a domicilio hortalizas y verduras totalmente ecológicas a distintos puntos de España. ´El Huerto de Lola´  es la empresa que sus padres, Miguel Jiménez y María Deltell, han creado este mismo año en Almedinilla (Córdoba) a partir de la idea de alimentar a su hija con productos naturales sin ningún tipo de químicos, directamente del huerto a la cocina.

“Queríamos darle a nuestra hija verduras y hortalizas naturales en su alimentación, con su auténtico sabor natural” y, a partir de ahí, cuenta María Deltell a eldiario.es/andalucia, desarrollaron su idea de negocio para hacer extensiva al público, a partir de una plataforma on line, la oportunidad de consumir productos ecológicos de su huerto directamente en su casa.

Con la experiencia que habían tenido durante dos años viviendo en California (EEUU), donde cultivaban un huerto compartido con otros vecinos, Miguel y María pusieron en marcha ´El Huerto de Lola´ en la primavera de 2013 con la ayuda del Centro de Apoyo al Desarrollo Empresarial (CADE), donde les asesoraron sobre el plan de empresa y los pasos que debían seguir para que su proyecto se hiciera realidad.

Contaban con un terreno en desuso propiedad de la familia y allí centraron su tarea agrícola. Paralelamente, la cara pública de ´El Huerto de Lola´ la desarrollaron en una página web, desde la que “el cliente puede elegir las verduras que más le gusten con la garantía de sabor y calidad que tendría si las cultivara él mismo”, sin utilizar pesticidas ni productos químicos, “siguiendo las técnicas artesanales del pequeño agricultor de toda la vida”.  

María entre los cultivos de "El Huerto de Lola".

María entre los cultivos de "El Huerto de Lola".


Tomates negros, patatas moradas y zanahorias púrpuras

En el mes de junio, llegó la primera siembra. Y con ella, uno de los valores añadidos de este particular huerto. Esta pareja de emprendedores quisieron cultivar especies de hortalizas y verduras que conocieron en California y en otros puntos de España pero que no son comunes en el mercado habitual.

Y así, entre la producción de su huerto se pueden encontrar dieciséis variedades de tomates de colores desde el blanco al negro, patatas moradas, zanahorias púrpuras, judías verdes pero también amarillas y moradas, o espinacas de diversos colores. Un auténtico arcoiris de productos, todos ellos naturales pero con un colorido que, sólo de verlo, llama la atención.

Variedades de tomates de El Huerto de Lola.

Variedades de tomates de El Huerto de Lola.


La primera cosecha, la del pasado verano, fue un éxito. La respuesta de los clientes “ha sido muy positiva, porque aprecian sobre todo el sabor natural y también los productos novedosos”, señala María al explicar cómo distribuyen sus productos en cestas personalizadas que los clientes solicitan cada semana, quincenal o mensualmente y, a veces, “también puntualmente como regalo”.

Cuidan al detalle los pedidos que los clientes les hacen y elaboran cestas personalizadas con las verduras y hortalizas solicitadas, siempre de temporada, a las que suelen añadir alguna otra novedad que hayan cultivado. “Ese factor sorpresa ha tenido muy buena acogida y el cliente lo espera cuando le llega la cesta”, relata María.

Con apenas medio año de vida de la empresa, las cestas de productos de ´El Huerto de Lola´ viajan desde Almedinilla a Madrid, Valencia, Alicante y puntos de toda Andalucía. Y es que los comienzos, aunque con esfuerzo, han dado sus frutos. “Hemos tenido un progreso muy bueno en estos primeros meses y las expectativas son positivas”, destaca esta emprendedora.

En el futuro inmediato, el negocio va a abrir su mercado para surtir también de verduras ecológicas a empresas. “Se trata de empresas que cuidan la dieta de sus empleados”, como pueden ser gimnasios, y que se han mostrado interesados en contar con productos de la huerta en sus menús. Es un paso más en los inicios de esta empresa que, paradójicamente, comercializa el valor añadido de lo natural, sin aditivos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha