eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Cáritas Andalucía percibe un aumento de personas sin hogar

Durante la presentación de la campaña 'Por una vivienda digna. Nadie sin hogar', cifra en casi 5.000 las personas que atendió durante 2013.

Los recursos económicos que ha aportado para atender esta realidad ascendieron a casi 3,7 millones de euros para el mantenimiento de centros y recursos específicos.

- PUBLICIDAD -

Cáritas Regional de Andalucía ha atendido en 2013 a alrededor de 4.580 personas dentro de sus programas para personas de situación de sin hogar. Esta cifra, según la organización, ha subido "considerablemente" respecto a 2012 debido, principalmente, a las personas que se encuentran en situación de exclusión residencial, es decir, no tienen techo o, aún teniéndolo, no disfrutan de una vivienda digna, adecuada y en un entorno habitable.

Los recursos económicos que ha aportado para atender esta realidad ascendieron a casi 3,7 millones de euros para el mantenimiento de centros y recursos específicos. Asimismo, la población atendida se caracteriza por una presencia mayoritaria de hombres --un 80%--, aunque desde Cáritas reconocen que cada vez es mayor el número de mujeres, con una edad media de 46 años en el caso de los varones y 44 en el de las mujeres, y un 60 por ciento son de nacionalidad española.

Estos son algunos de los datos aportados por Cáritas Regional en rueda de prensa para presentan la campaña 'Por una vivienda digna. Nadie sin hogar', con motivo del Día de las personas sin hogar, que este año se celebra el próximo 30 de noviembre, y en la que han participado el presidente de Cáritas Andalucía, Anselmo Ruiz; la secretaria general, Auxiliadora González Portillo; y el director de Cáritas Diocesana de Sevilla, Mariano Pérez de Ayala.

Sobre la realidad de Andalucía en relación a la exclusión residencial y la vivienda, González Portillo ha aludido al informe elaborado por la Fundación Foessa y Cáritas, presentado a principios de noviembre, que arroja algunos datos como que casi el 34 por ciento de la población andaluza está teniendo algún tipo de problema con la vivienda; casi un seis por ciento ha recibido algún tipo de amenaza de expulsión de la vivienda; casi un 22 por ciento ha recibido algún aviso de corte de suministros; o que en torno al 15 por ciento no puede mantener la casa a temperatura adecuada.

En este sentido, ha señalado que esta situación "es una puerta a la exclusión", porque hay personas que incluso ganando un sueldo "cuando pagan todos los gastos básicos de su hogar no tienen dinero para comer", toda vez que afirma que la crisis "ha agudizado" esta situación de exclusión residencial, donde "los datos han aumentado",  ya que "el fenómeno de sinhogarismo prácticamente se mantiene"

"Desde Cáritas Andalucía estamos haciendo grandes esfuerzos para paliar esta situación de exclusión residencial, destinando de nuestros fondos propios más de 2,7 millones de euros para el pago de alquileres, equipamiento, suministros e hipotecas", ha señalado la secretaria general, quien también ha destacado que desde Cáritas Andalucía se está dando mucho servicio de asesoramiento de vivienda, para "la negociación del tema de la vivienda con los bancos".

Respecto a las entidades bancarias, Ruiz destaca que "ha cambiado la postura" de los bancos, que empiezan a ser más impermeables con esta situación. "Los bancos cometieron muchos errores, echaron a mucha gente a la calle, esas viviendas están ocupadas, y al final hoy, en primer lugar por sentido común, están haciendo posible que muchas familias puedan mantenerse en sus casas con cuotas bastante asequibles".

"BAREMOS MÁS JUSTOS" EN LA ADJUDICACIÓN DE VIVIENDAS SOCIALES

Ante esta situación, Cáritas Regional de Andalucía alerta a las administraciones públicas sobre "la necesidad urgente" de una políticas de vivienda que garantice este derecho y que prevenga y combata la vulnerabilidad y la exclusión social en nuestro Estado. Para ello plantea establecer "baremos más justos" en los procesos de adjudicación de viviendas sociales, donde la prioridad sea la situación de exclusión/vulnerabilidad de la persona y no sólo el hecho de que se trate o no de una unidad familiar con hijos.

Además, la institución defiende un cupo especial en las adjudicaciones de viviendas destinado a personas en situación de exclusión social que se encuentran realizando un proceso de incorporación socio-laboral en algún recurso o entidad destinada a tal fin, así como crear comisiones intersectoriales, conformadas por entidades tanto públicas como privadas, que valoren el acceso a la viviendas pública y sociales, y la aprobación del Plan Marco de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía.

Del mismo modo, pide que el Estado español ratifique la Carta Social Europea Revisada de 1996, donde se incluye el derecho a la vivienda en el artículo 31. Considera "necesaria y urgente" una reforma jurídica, en especial en el ámbito del alquiler y de los procedimientos de ejecución hipotecaria-desahucios; el fomento del alquiler, en especial el social, y la utilización de viviendas vacías; y un nuevo ordenamiento en materia de urbanismo, de suelo y de rehabilitación, para crear una ciudad accesible en la que todas las personas podamos vivir dignamente, felices y sanas.

INSISTE EN LA RENTA BÁSICA COMO "ELEMENTO ESENCIAL" ANTE LA POBREZA

Al hilo de lo anterior, y cuestionados sobre si las administraciones están haciendo lo suficiente, el presidente de Cáritas Regional señala que han insistido a la Junta sobre la renta básica como "elemento esencial ante la exclusión y la pobreza". Así, se refiere de nuevo al informe Foessa, según el cual un millón de personas en Andalucía viven en pobreza severa, es decir, cobran menos de 360 euros al mes, e insiste en "la necesidad de que las personas tengan un mínimo", porque "sabemos la situación económica que tenemos, pero siempre que hay que recortar, la administraciones, andaluza y no andaluza, recortan para los que menos tienen".

González Portillo, por su parte, reconoce la complejidad de la situación, pero apunta que en Andalucía "estamos asistiendo a un desmantelamiento considerable del sistema público de servicios sociales". Y, continúa, "aunque nuestra intención es trabajar coordinadamente", la Junta "debería dar un paso mucho más decisivo en la defensa de una garantía de ingresos mínimos para la gente que esté en peor situación". "En lugar de tantas ayudas puntuales, vamos a intentar unificar de forma más racional todas las ayudas que se están sacando y crear esa cobertura básica que permita a una persona, al menos, sobrevivir".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha