eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Carlos Cañavate se niega a contestar en la comisión de investigación de la formación pero matiza su declaración ante la UCO

El exdirector general es uno de los testigos clave en el caso después de que dijera a la Guardia Civil que había unos 950 millones de euros "sin justificar"

Reconoce que no puede considerarse una cifra "estática" y que no quiere decir que los beneficiarios de las subvenciones no hubieran presentado la documentación

Se niega a responder a los diputados para no "interferir" en su colaboración con la justicia porque le parecen dos papeles que no son fáciles de compatibilizar

- PUBLICIDAD -
Carlos Cañavate, izquierda, junto a Julio Díaz, presidente de la comisión de investigación.

Carlos Cañavate, izquierda, junto a Julio Díaz, presidente de la comisión de investigación.

El ex director general de Formación Profesional para el Empleo Carlos Cañavate se ha negado este martes a responder a las preguntas de los diputados de la comisión de investigación creada en el Parlamento de Andalucía para depurar posibles responsabilidades políticas en el presunto fraude con subvenciones de formación para el empleo desde 2002 hasta la fecha para "no poner en peligro" la investigación en el Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla, una causa en la que es uno de los testigos.

Su comparecencia, la única que ha tenido lugar esta jornada y que se producía después un primer intento en el que no se presentó, era esperada por los comisionados, toda vez que en sus declaraciones para la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil llegó a manifestar que había en torno a "950 millones de euros en subvenciones sin justificar". Sin embargo, Carlos Cañavate ha expresado su convencimiento de que no es el órgano en el que debe ofrecer las explicaciones porque ya ha visto desfilar por el mismo a los interventores de la Junta de Andalucía "y han fracasado" en su intento de compatibilizar" sus obligaciones en la comisión de investigación y la colaboración con la justicia.

En su opinión, no sólo "no es fácil separar los dos papeles", sino que incluso "es una temeridad" intentarlo. De hecho, ha manifestado que su situación es "especialmente complicada" y quiere colaborar con la justicia "sin ningún tipo de interferencia", para justificar por qué no contestaba. En la misma línea, ha enviado un mensaje de frustración a los diputados, cuando ha opinado que el objetivo planteado por la comisión de investigación "es muy dificil de conseguir".

En todo caso, dado que los diputados han mencionado los "famosos 950 millones de euros", se ha visto obligado a matizar sus declaraciones para la UCO. En este sentido, ha especificado que fue lo que vio en un momento determinado en el sistema de contabilidad pero que no es una cifra "estática", sino que varía con el trabajo de los técnicos. "Esa cifra de libramientos pendientes de justificar tiene poco que ver con las conclusiones de alguno de los grupos parlamentarios", ha aseverado, para reconocer luego que es posible que los beneficiarios hubieran presentado la documentación pero que no hubiera dado tiempo de hacer todas las comprobaciones por parte de los técnicos, una tesis que han mantenido otros comparecientes. "Hay que tener en cuenta que siempre hay un volumen de libramientos pendientes de justificar fuera de plazo en la práctica totalidad de las subvenciones en todas las administraciones", ha explicado.

Desde el PP-A, Teresa Ruiz Sillero, ha expresado su malestar por el hecho de que el testigo no quisiera responder, máxime cuando "dio claves muy interesantes" en su declaración para la Guardia Civil. De "extraño y sospechoso" ha calificado este silencio. "Desde mi formación no estamos provocando ni acusando a los comparecientes, sino ejerciendo nuestra responsabilidad como diputados de aclarar qué ha pasado y defender los intereses de todos los andaluces", ha comentado. Para continuar: "Pervertir la comisión de investigación es no querer colaborar con la misma como está haciendo el Gobierno de Susana Díaz y algunos comparecientes".

Tras insistirle en que no tenía "nada que temer" se ha referido a su breve paso de tiempo por esas responsabilidades en la Junta de Andalucía, "igual" que el resto de sus homólogos -que ya han comparecido- lo que le ha despertado dudas. Es más, le ha preguntado si temía que peligrar "su puesto en el Ayuntamiento de Marbella", gobernado por el PSOE-A, donde es asesor desde hace casi un año. "¿Quiso levantar alfombras y no le dejaron?", le ha insistido la popular.

Mientras, Rodrigo Sánchez Haro (PSOE-A), la ha acusado de "alentar la teoría de la conspiración", convencido de que el PP-A se ha quedado sin argumentos porque en la comisión de investigación "se están desmontando" con las declaraciones de los comparecientes "las premisas" de las que partían los populares. Tras reprochar a Teresa Ruiz Sillero que sacar el tema de su asesoría en el Ayuntamiento de Marbella, "que no tiene nada que ver", le ha dicho que los que pervierten la comisión de investigación son los populares, con "su intento de juicio paralelo". Y ha concluido con esta sentencia dirigida a los populares: "Son como la reina de corazones de Alicia en el país de las maravillas, que primero quiere la sentencia y luego el veredicto".

Desde Podemos, Juan Moreno Yagüe no ha querido continuar con sus preguntas porque el compareciente no le ha contestado a una que él ha considerado "genérica" y que no iba a interferir con su condición de testigo. Mientras, Marta Bosquet (C's) ha mostrado su "decepción" por el silencio del interviniente, lo mismo que ha hecho Elena Cortés (IU), quien tampoco ha llegado a formular sus preguntas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha