eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Destacados dirigentes del PSOE-A apuntalan el mensaje de Susana Díaz contra Pedro Sánchez

Los secretarios provinciales de Cádiz, Granada, Jaén y Sevilla han pedido al secretario general que dimita con más o menos claridad

El paso al frente de la presidenta de la Junta de Andalucía al insinuar que se enfrentará a él por el liderazgo los anima a cerrar filas

Los apoyos a la estrategia del líder del PSOE en la comunidad autónoma son más tímidos y están concentrados en Granada y Málaga

38 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Susana Díaz convoca el próximo jueves a la Ejecutiva y al Comité Director del PSOE-A a 48 horas del Comité Federal

"Si fuera Pedro Sánchez, me iría a casa". "Cuanta más responsabilidad se tiene, más responsabilidad se debe asumir de los fracasos electorales". "Que haga como Joaquín Almunia y Alfredo Pérez Rubalcaba". Son frases que en las últimas horas han salido de la boca de destacados dirigentes del PSOE-A contra el secretario general del partido, Pedro Sánchez, al que no toleran su órdago de proponer primarias el 23 de octubre y congreso en diciembre para decidir el liderazgo del partido sin que se haya cerrado la configuración del Gobierno se España.

La  sensación que se ha instalado en las filas del PSOE-A es que están en condiciones de forzar la dimisión de Pedro Sánchez, pese a que el secretario de Organización de la potente federación, Juan Cornejo, aseguró este martes que no va a "hacer cálculos" del porcentaje de votos que pueden sumar los críticos con la decisión de Ferraz. Lo que en cambio no tiene intención de ocultar el PSOE-A es la capacidad de su jefa de filas para manejarse en lo orgánico y mostrarse como una de las comunidades autónomas en la que hay mayor unidad en torno a la posición de los socialistas en medio de una crisis como esta.

Estos reproches que le han hecho llegar en las últimas horas a Pedro Sánchez han sido con nombres y apellidos, sobre todo desde las direcciones provinciales y en vísperas del comité federal del 1 de octubre en el que en principio se votará la propuesta del secretario general para adelantar la batalla por el liderazgo, pese a que hay quien en el PSOE-A barrunta que "todo se va a resolver antes", confiando en que el líder dé su brazo a torcer.

Ya después del mediodía se producía una primera escaramuza en una reunión del grupo en el Congreso de los Diputados, donde ocho de la quincena que ha hablado en contra de los planes del secretario general son parlamentarios por Andalucía, que suman 20 y suponen prácticamente uno de cada cuatro del pobre balance de las últimas elecciones generales.  El secretario de Política Federal, diputado por Sevilla y responsable de la interparlamentaria,  Antonio Pradas, se mostraba seguro de que defienden la postura "mayoritaria" en el grupo y espera que se plasme el sábado.

Este cierre de filas se produce no sólo de cara al comité director que 48 horas antes, este jueves, reunirá al PSOE-A para conjurarse para el comité federal, sino después de que su secretaria general, Susana Díaz, haya afirmado este martes que está dispuesta si tiene que hacerle frente en unas primarias: "estaré donde me pidan mis compañeros y sea útil para el partido".

La veda ya la había abierto Verónica Pérez, secretaria provincial de Sevilla, la agrupación más numerosa del PSOE y amiga de Susana Díaz, quien cuando se conocían los resultados de las elecciones autonómicas en Euskadi y Galicia, que redundaban en el descalabro electoral del partido, ya se preguntaba "¿y ahora qué?", harta de estas marcas "históricas".

Pero fue a raíz de que Juan Cornejo  pidiera abiertamente este lunes "responsabilidades políticas" a Pedro Sánchez, en lugar de "correr cortinas de humo con congresos", mientras todavía se reunía la ejecutiva en Ferraz en la que se ponía sobre la mesa la propuesta del líder, cuando el mensaje que había que mandar desde Andalucía estaba claro, en una federación en la que Susana Díaz ha conseguido desde que tomó sus riendas una apariencia de unidad y fortaleza a base de triunfos en las urnas, que hacía tiempo que no se veía.

Por eso, este martes, cuando la baronesa ha roto su silencio en Puerto Real (Cádiz) criticando la estrategia de Pedro Sánchez y exhibiendo que está dispuesta a asumir su reto y dar un paso al frente para liderar el partido, sus fieles han salido en cascada a lo largo de toda la tarde.

Perplejidad

El presidente del PSOE de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, con quien Susana Díaz mantiene una relación tan estrecha que más de una vez lo ha llamado "mi tito", ha secundado las palabras de Verónica Pérez, e incluso ha ido más lejos: "Si fuera Pedro Sánchez, lo que haría es irme a casa". E igual que hizo Juan Cornejo, le ha puesto los ejemplos de los exsecretarios generales del PSOE Joaquín Almunia y Alfredo Pérez Rubalcaba. 

También ha hablado en este sentido su homólogo en Jaén, Francisco Reyes,  para instar a Pedro Sánchez a comprobar qué han dicho las urnas:  "Hay algunos que con esos resultados nos hubiéramos ido con la ropa de verano y la de invierno. [...] Tras el malísimo resultado en Galicia y Euskadi, la solución no es un congreso exprés o apresurado". De hecho, ha hecho suyas las palabras de Juan Cornejo de que es necesario un debate en profundidad, pero cuando ya se haya solucionado el bloqueo en el Congreso de los Diputados, para ir incluso a un "congreso de refundación". 

Exhibía con ello la misma perplejidad por la estrategia de Pedro Sánchez que había mostrado horas antes la secretaria provincial en Cádiz, Irene García, para quien no tiene cabida un proceso de este tipo en estos momentos. "Más allá de las personas, por encima de todo, está el proyecto político, que siempre ha tenido una vocación de mayoría", ha subrayado.

Desde Granada, la secretaria provincial, Teresa Jiménez, ha declarado este martes a Europa Press que la propuesta de Pedro Sánchez "carece de coherencia", entre otras cosas porque con esa premura no va a ser posible "un debate interno en profundidad". Igualmente, se ha mostrado convencida de que "Susana Díaz va a velar por los intereses de Andalucía sin perder de vista el de todo el partido", sin querer entrar, "porque es política ficción", en el momento en que se vea en la tesitura de elegir entre la secretaria general del PSOE-A o Ferraz.

Precisamente en Granada, igual que en Málaga pese a que no han conseguido votarlo en asamblea, se concentran los apoyos más visibles a Pedro Sánchez en el territorio. La pasada semana, la agrupación de la Ciudad de la Alhambra aprobaba en asamblea mostrar su respaldo a la hoja de ruta de Pedro Sánchez porque es "la ratificada en el último comité federal". El secretario general de esta agrupación, José María Rueda, se ha reiterado en este apoyo, empeñado también en que "es absolutamente necesario que el partido clarifique de manera definitiva su posición política y su estrategia".

En medio, también aparece una matización de una de las referentes del partido en Andalucía, la diputada por Jaén y presidenta del PSOE, Micaela Navarro, que se ve obligada a navegar entre su cargo mano a mano con Pedro Sánchez y el sentir de su federación. Pese a que se ha mostrado también contraria a la convocatoria de este congreso, ha reculado en las exigencias a Pedro Sánchez. De sus palabras iniciales se podía desprender que se sumaba a la petición de "responsabilidades" al jefe por los malos resultados, pero luego ha precisado que ella no ha pedido su dimisión: "No tengo motivo", ha zanjado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha