eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Exaltos cargos imputados en el caso ERE reclaman grabar las declaraciones para evitar "verdaderos maratones"

Varios exaltos cargos de la Junta imputados en el caso de los expedientes de regulación de empleo (ERE) irregulares han solicitado a la Audiencia Provincial de Sevilla que las declaraciones que se realicen de aquí en adelante sean grabadas con medios audiovisuales o sonoros, ya que con ello "se aliviaría de manera más que significativa la ingente carga de trabajo" que soporta la juez Mercedes Alaya y se evitarían "verdaderos maratones" en los cuales las comparecencias llegan a concluir "a altas horas de la noche".

- PUBLICIDAD -

En un auto dictado el pasado 2 de octubre, la magistrada rechazó la petición realizada al respecto por el abogado José María Mohedano, que defiende en esta causa a los exdirectores generales de Presupuestos Buenaventura Aguilera y Antonio Vicente Lozano, éste último también exviceconsejero de Presidencia, un auto que el letrado decidió recurrir en apelación ante la Audiencia Provincial.

En distintos escritos, consultados por Europa Press, los abogados de los exdirectores generales de Finanzas del IFA Pablo Millán y Juan Vela, de la exsecretaria general de la Consejería de Empleo Lourdes Medina, y del exviceconsejero de Economía y Hacienda José Salgueiro, se adhieren al recurso de apelación interpuesto por José María Mohedano al entender que "se ajusta a derecho".

En el caso de Lourdes Medina, su abogado pone de manifiesto que las declaraciones del caso ERE "dan lugar en muchos de los casos a verdaderos maratones, con la incomodidad de un espacio reducido y habilitado con la mejor intención posible, incluso con sillas y sillones traídos de todas partes", lo cual "soportamos estoicamente, durante muchas horas".

Así, se "soportan" no sólo "la posible toma de declaración del propio imputado o el declarante, sino las interminables discusiones y correcciones una vez elaborada el acta de la declaración, con recursos y protestas en muchas ocasiones de alguno de los letrados intervinientes, y los razonamientos y decisiones, de hecho y de derecho, que la magistrada realiza al respecto".

"La dilación que esto supone ha ocasionado, en muchísimos casos, que las declaraciones se extiendan durante excesivo periodo temporal y se concluyan a altas horas de la noche, lo que incluso en algún caso puede ser especialmente delicado para algún declarante", dice el letrado, que califica la situación de "preocupante" y apuesta por ello por que se "adopten cuantas medidas puedan contribuir a mejorarla en garantía de los derechos de todos".

LA IMPORTANCIA DEL "CÓMO" SE DICEN LAS COSAS

La propuesta de Mohedano, "además de tener cobertura legal, evitaría o al menos paliaría significativamente esta situación", ya que las declaraciones "no tendrían que ser consignadas en papel y no cabrían discusiones sobre lo que se ha declarado o lo que se ha dejado de declarar", además de que "se aliviaría de manera más que significativa la ingente carga de trabajo que actualmente soporta el Juzgado, por todos conocida, y se conseguiría incluso una mayor celeridad en ésta y otras causas que se tramitan en dicho Juzgado".

En el escrito consultado por Europa Press, el abogado, de otro lado, defiende la conveniencia de grabar las declaraciones al razonar que "no sólo es lo que se dice, sino que en muchas ocasiones cobra vital importancia el cómo se dice, lo que es absolutamente imposible recoger en el sistema actual", añadiendo que "no hay mejor salvaguarda de los derechos de los imputados que, si a su derecho interesa, quede una constancia absolutamente objetiva de lo que ha declarado, de cuándo lo ha declarado, de cómo lo ha declarado y de la forma y la expresión exacta que ha utilizado". "Es materialmente imposible consignar todo ello en un acta escrita", aduce.

Para rechazar la grabación de las declaraciones, Alaya puso de manifiesto que "la trascendencia mediática" del caso y "la indeseable retransmisión en directo de las declaraciones daría lugar indudablemente a que las grabaciones audiovisuales de las mismas aparecieran en los medios de comunicación, en cualquier espacio de Internet, como si se tratara de cualquier vídeo de sobremesa, contribuyendo a una morbosidad innecesaria y a convertir un procedimiento judicial de extraordinaria importancia en una absoluta comparsa".

SOPORTE VIDEOGRÁFICO O SONORO

No obstante, el abogado entiende que "debe dejarse en todo caso que sea el propio imputado el que, consciente de estos hechos, decida si quiere que sus declaraciones ante la juez se recojan o no en soporte videográfico, o al menos sonoro".

De su lado, el abogado de Juan Vela y Pablo Millán considera que la grabación "sería la forma más adecuada para dejar constancia fiel de todas las vicisitudes de las declaraciones realizadas", señalando que precisamente la extensión de las comparecencias judiciales "hacen que a lo largo de las mismas existan múltiples intervenciones que no siempre acaban reflejadas en el acta escrita".

Tras insistir en que la grabación "refleja con absoluta certeza y nitidez el acto procesal completo", el letrado se refiere a la repercusión mediática de la causa aludida por la juez y señala que la misma "no debería afectar a la salvaguarda del derecho de defensa", añadiendo, sobre la "morbosidad" citada por la magistrada, que "mayor morbosidad se produce cuando las declaraciones y las actuaciones judiciales son publicadas en prensa de forma fragmentaria, según el interés o el criterio de quien produce la noticia".

"Es evidente que el carácter mediático de esta causa resulta prácticamente inevitable", y "a título de ejemplo" refiere que sus patrocinados "se enteraron por las noticias de prensa, y no por ninguna comunicación judicial, de su imputación", finaliza.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha