eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Patrick Wayne: "Sólo me arrepiento de no haberme comprado una casita en Aguadulce hace 40 años"

El actor norteamericano Patrick Wayne ha viajado hasta Almería para recoger su Premio 'Almería Tierra de Cine'.

- PUBLICIDAD -
Patrick Wayne: "Sólo me arrepiento de no haberme comprado una casita en Aguadulce hace 40 años"

El actor norteamericano Patrick Wayne ha viajado hasta Almería para recoger su Premio 'Almería Tierra de Cine' durante la Gala Inaugural del Festival de Cortometrajes 'Almería en Corto'. Después de visitar la Diputación, firmar en su Libro de Honor y descubrir su estrella en el Paseo de la Fama de la capital, Wayne, ha afirmado que "sólo se arrepiente de no haberse comprado una casita en Aguadulce hace 40 años".

En una entrevista concedida a Europa Press, Patrick Wayne ha explicado sentirse "muy orgulloso de volver a esta tierra" que no visitaba desde hacía ya muchos años. Wayne, hijo del mítico actor John Wayne, ha rodado tres películas en Almería: 'La quebrada del diablo', 'Simbad y el ojo del tigre' y 'Esos locos cuatreros'. Del rodaje de Simbad, además, se cumplen ahora 40 años.

"Ha pasado tanto tiempo que es difícil recordar las cosas, pero lo bonito de eso es que sólo se recuerdan las cosas buenas", asegura Wayne al preguntarle por su estancia en la provincia. El actor tan sólo lamenta "no haber comprado una casita en Aguadulce hace 40 años, lugar en el que estuve cuando rodé aquí por última vez".

Estas palabras demuestran la gran relación de Patrick Wayne con Almería, pero también con el país en general. "Es maravilloso poder volver a España, la tierra de mis abuelos maternos. Había viajado antes con Tom Delacalle y sabía que era un viaje muy divertido". Wayne también ha declarado sentirse "sorprendido y muy agradecido" en el momento en el que le informaron de que había sido galardonado con el Premio 'Almería Tierra de Cine".

Uno de los trabajos más destacados de Patrick Wayne en Almería es la cinta 'Simbad y el ojo del tigre', en la que ostenta el papel protagonista. Una película rodada en 1978, que se convirtió en uno de los iconos del cine fantástico de la época. Sus efectos visuales corrieron a cargo de Ray Harryhausen. "Hay una diferencia entre el cine de antes y el de ahora. Un antes y un después. Pero el trabajo de Harryhausen era una forma de arte, otra forma de arte. La paciencia que tenía que ejercer era fascinante. Por cierto, Harryhausen era un hombre muy humilde", explica Wayne.

La primera intervención de este actor en la gran pantalla fue en el clásico 'Río Grande', junto a su padre, John Wayne. Él fue quien le inculcó el gusanillo por el cine ya que "desde los 8 o 9 años le acompañaba a los rodajes. Me encantaba porque tenía a mi padre sólo para mí", dice Wayne.

De la mano de su padre consiguió trabajar en grandes títulos de la historia del cine, de mano de directores de gran prestigio, como John Ford y su propio progenitor, quien lo dirigió en 'El Álamo'. De él aprendió "a estar preparado, a ser un buen profesional". Pero sin duda, lo que más valora Patrick Wayne de su padre son "los valores que le transmitió como persona. Procedía del medio oeste estadounidense y tenía unos valores muy importantes, como la amistad, la confianza, la lealtad a los amigos. Cosas sencillas pero muy importantes".

"Era una persona independiente, seguro de sí mismo y valiente. Demostró esto más en las últimas seis semanas de su vida que en ningún otro momento", ha explicado algo emocionado al recordar la figura de su progenitor. Una persona que le ha inspirado profesionalmente no sólo en el cine, sino también para poner en marcha la 'John Wayne Cancer Foundation'. "La decisión de crear la Fundación fue una decisión conjunta con mis hermanos. Creo que mi padre se habría sentido muy orgulloso", declara el actor. John Wayne, fallecido en 1979 a causa de un cáncer, quería investigar medidas para reducir la incidencia de esta enfermedad, ha apuntado Patrick.

Es su labor en la Fundación de Lucha contra el Cáncer la que mantiene ocupado a Patrick Wayne desde que se retirase del cine en 1997. Sin embargo, Wayne reconoce que "del cine nunca te retiras. Sí me gustaría volver a rodar a Almería, especialmente si fuese una semanas entre los meses de marzo y abril", nos explica sonriendo. Wayne asegura que lo que más le gusta de Almería es que se siente "como en casa", al ser un clima y paisaje muy similar al de su residencia en Arizona.

El actor, algo más serio, ha declarado que "estaría encantado de volver aquí y rodar donde fuera, pero necesito saberlo con tiempo para organizarme. Antes tenía reuniones con la Fundación de Lucha Contra el Cáncer dos veces al mes, y ahora cuatro a la semana. Estoy muy involucrado con el hospital, consiguiendo que nos apoyemos mutuamente en la lucha contra esta enfermedad. Estoy encantado de volver, pero es complicado", ha concluido.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha