eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Científicos comparten café y preocupaciones con los estudiantes: "Nos quedamos sin cerebros"

La Semana de la Ciencia arranca en toda Andalucía.

En la Universidad Pablo de Olavide, en Sevilla, lo hace con el encuentro Café con ciencia. ¿Buscas respuestas?

Científicos enseñan a estudiantes de Bachillerato y Secundaria la importancia de la ciencia y la investigación.

Los jóvenes muestran interés y "motivación" en unas carreras que viven inmersas, dicen los profesionales, en la "catástrofe" de los "recortes" presupuestarios que abocan a la destrucción del sistema español de innovación y desarrollo.

- PUBLICIDAD -
Científicos se reúnen con estudiantes en la Semana de la Ciencia de la UPO.

Científicos se reúnen con estudiantes en la Semana de la Ciencia de la UPO.

Si el presente de la ciencia española es una "catástrofe" de "recortes "presupuestarios y migración de profesionales, un sistema dilapidado que coarta el desarrollo del país… ¿hay estudiantes dispuestos a ejercer la investigación en esta especie de 'laboratorio abandonado'? Sí, y "motivados" aunque hayan de labrar su futuro fuera de España. Como ejemplo, la Semana de la Ciencia, un evento europeo que celebra su decimotercera edición en la Universidad Pablo de Olavide (UPO).

Bajo la denominación Café con ciencia. ¿Buscas respuestas? se desarrollan ocho desayunos divulgativos en el que más de un centenar de alumnos de Secundaria, Bachillerato y Ciclos Formativos, charlan con científicos sobre cuestiones como el envejecimiento, la genética, la química o el oficio del investigador.

"Voy a estudiar para ser químico, aunque no sé todavía si decantarme por la enseñanza o por el trabajo en laboratorio". Habla Juan, estudiante de 17 años de edad. Hay "cantera", por tanto. Como María, de 15, convencida de estudiar "una carrera de ciencias aunque me tenga que ir fuera" a trabajar. Reciben el aliento de los profesionales, que también les advierten de una situación de crisis económica que está "destruyendo el futuro de la ciencia y de la investigación en España".

Un café con alumnos en un 'laboratorio abandonado'

Para el profesor Acaimo González, que charla a un grupo de estudiantes de instituto sobre Qué son y para qué sirven las células troncales (madre), la ciencia en España tiene un problema radical: "unos políticos que no merecemos". "Están cargándose el sistema" y eso provoca, dice, que el país pierda "a los mejores investigadores". Cuando hay inversión, que ahora escasea, el "potencial humano" del sector ofrece "un salto cualitativo importante".

Otra de las participantes fue Laura Tomás, con La vida a través de las proteínas. "Es una catástrofe lo que está sucediendo actualmente –relata– porque estamos dilapidando el futuro de este país" sobre todo después de haber invertido "muchísimo dinero en personal y equipamiento". Eso hizo que España fuese referente "a nivel científico" y ahora, sin embargo "todo el mundo se está yendo". "Nos estamos quedando sin cerebros", lamenta.

El científico Guillermo López, a cargo de ¿Podemos frenar el envejecimiento?, incide en que con los "recortes" presupuestarios "se está destruyendo el futuro de la ciencia y la investigación" en España. "Los gobernantes que tenemos ahora no ven la ciencia con una visión de futuro y se están equivocando" al no fomentar, entiende, el valor añadido de una labor de innovación que no saldrá "de comprarle las patentes a los demás, de que investiguen otros y nosotros paguemos ese precio".

"Quiero ser químico para ayudar a las personas"

¿Y qué piensan los estudiantes del futuro que se les presenta? "Que no se invierta en educación e investigación es un retroceso porque la ciencia al fin y al cabo no es un gasto, es una inversión que saldrá rentable". Quien habla es Juan Sebastián Mesa, de 17 años. Quiere ser químico para "ayudar a las personas" con los "experimentos" y posibles logros de una ciencia que percibe, con sus palabras, como "la piedra fundamental, digamos".

Igual que María Piñero, de 15 años, "motivada" por estudiar "criminología o fisioterapeuta" y que ve la investigación científica como "algo cercano que te puede ayudar en muchas cosas". "Que se recorte en esto", subraya, "puede influir en el futuro de un país". Aún así, estudiará "una carrera de ciencias aunque me tenga que ir fuera". Emilio Cruz, 16 años: "Si un país quiere salir de la crisis lo principal es innovar y apostar por el futuro". Touché, gobernantes.

Y sigue. "Si cortamos lo que nos puede sacar de ello, lo vamos a tener muy difícil". También quiere estudiar alguna rama de ciencias, y si aquí no ve salida… "pues no me importaría irme al extranjero, puedo encontrar una formación que a lo mejor aquí no consigo". Otro caso: Casandra Chávez, de 16, su ilusión es ser veterinaria. Está "súper en contra de esa gente" que están, resume, "quitando la educación a personas que no pueden llegar a fin de mes". La ciencia, dice, está "en todo", y emigrará sin problemas si aquí no encuentra posibilidades.

Descubrimientos científicos: de la aspirina al dispositivo electrónico

Regresamos a los científicos. El objetivo principal de encuentros de este calibre es, según Acaimo González, que los estudiantes perciban la importancia del "método científico, la investigación dirigida por una hipótesis de trabajo" y, en suma, "lo atractivo que es lo desconocido". Sin darse cuenta, prosigue, "ellos seguro se hacen preguntas que pueden entrar perfectamente en un proyecto".

"Necesitan tener algún tipo de referencias de lo que ocurre en el mundo y de dónde salen esos avances que están viendo, desde una aspirina a un nuevo envase para comida o un dispositivo electrónico", manifiesta Guillermo López sobre el interés del alumnado en la ciencia. En estas "ramas del saber", resalta, "no nos vamos a hacer ricos, y menos en España, pero lleva un premio personal que no se paga con dinero".

Hace falta, dice Laura Tomás, que se pierda "el miedo a la ciencia", que no es "algo ajeno, sino lo que rige nuestra vida". Es necesario, continúa, "crear juventud que se dedique a esto o estamos abocados al fracaso". El ejemplo palpable es que, cada día, "usamos cosas que están hechas gracias a descubrimientos científicos anteriores". Aunque es "una pena que quizás no puedan hacerlo aquí, pero puedes ser feliz en el extranjero". No podemos vivir sin ciencia, defiende.

La Semana de la Ciencia, del 4 al 17 de noviembre, está organizada por la Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación (OTRI) del vicerrectorado de Investigación y Transferencia de Tecnología de la UPO, coordinada por la Fundación Descubre con el apoyo de la consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de la Junta de Andalucía. Cuenta con actividades como exposiciones, proyecciones de audiovisuales de divulgación científica y un taller práctico para crear aplicaciones para teléfono móvil, entre otras.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha