eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

El Ayuntamiento de Córdoba lucha con remedios ecológicos contra las plagas en parques y jardines

Emplea tratamientos naturales para rebajar el uso de productos químicos

Especies depredadoras acaban con el pulgón, polillas o araña roja

- PUBLICIDAD -
Patio cordobés en la calle Trueque, 4.

El Pacto por el Clima que los grupos políticos del Ayuntamiento de Córdoba –excepto el PP- firmaron en diciembre del año pasado, y un acuerdo municipal posterior contra el uso del glifosato de los herbicidas químicos han dado a luz en la práctica una medida innovadora para el cuidado de los jardines públicos: emplear tratamientos naturales y ecológicos para eliminar las plagas que afectan habitualmente a las plantas y eliminar así el uso de productos químicos.

De una manera experimental cuyos resultados se evaluarán a final de año, los Jardines de Orive, el Parque Juan Carlos I y la rosaleda de la Plaza de Andalucía de la capital cordobesa han sido los tres espacios seleccionados como particular laboratorio medioambiental en este proyecto. En ellos, se ha sustituido el uso de los productos químicos y herbicidas tradicionales por especies depredadoras que, de manera natural, acaban con las plagas que merman a las plantas en el período estival.

Ejército biológico

Así, contra los pulgones, las polillas, las cochinillas y las arañas rojas que pueden invadir los jardines, se han soltado de manera controlada especies que, de forma biológica, mantienen a raya a las plagas que azotan los espacios verdes. "Se trata de introducir especies que acaban con las plagas de manera natural dentro de su cadena biológica", explica a eldiario.es la concejala de Medio Ambiente en Córdoba, Amparo Pernichi.

Para reducir los efectos del pulgón, actuarán mariquitas, varias especies de avispas y el aphydoletes, un depredador específico de esta plaga. Para frenar a la araña roja, otros dos insectos depredadores y otros arácnidos que actúan también contra las polillas. Y, en un cuarto parque del centro de la ciudad, los Jardines de Colón, se empleará próximamente un quemador específico para acabar con las malas hierbas de manera natural sin que pasen por los herbicidas.

Los máximos beneficiados de estos tratamientos naturales pero específicos serán los rosales, las catalpas, jacarandas y árboles cítricos que acusan la invasión de estas plagas de insectos y que forman parte de los jardines y espacios verdes seleccionados para introducir estos tratamientos biológicos. 

Feromonas para el exterminio

Junto a la suelta de depredadores, se ha aplicado también otra forma de contrarrestar de manera biológica las especies que perjudican los parques y jardines de la ciudad, como es con la exposición de feromonas: hormonas que atraen a los individuos que conforman las plagas para que puedan ser exterminados de manera natural.

"Sin duda,  es la mejor forma de captar en un primer estadio las plagas y poder reducir la emisión de productos químicos perjudiciales para nuestros vecinos y mascotas", defienden desde el Ayuntamiento, que apuesta por restablecer la cadena biológica natural como forma de luchar contra las plagas de insectos y lograr así "espacios más sostenibles y más saludables".

Los servicios de Parques y Jardines sobre este proyecto evaluarán la efectividad de un método de control biológico que ya ha sido probado en ciudades como Almería o Salamanca y cuyas experiencias se mostraron en el último Congreso Nacional de Parques y Jardines celebrado en Huesca. Si los resultados son positivos como se espera, estos tratamientos se extenderán a más zonas verdes de la capital cordobesa.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha