eldiario.es

Menú

El plasma de Rajoy

Atención, atención, atención. Se vende urgentemente televisión de plasma, usada, de segunda mano y lleva el mando incluido. Razón La Moncloa, Gobierno de España, Madrid. A continuación, les mostramos la hoja de especificación de características técnicas de este magnífico modelo de televisor de plasma. Aprovechen la oferta y llévenselo, por favor.

MARCA: La marca de España.

MODELO: Modelo agotado.

Seguir leyendo »

Rajoy el empecinado

No son previsiones señor Rajoy. Como a usted le gusta decir, son hechos. En todo el año 2012 en Andalucía se destruyeron 133.500 empleos; en el primer trimestre de 2013, 132.500. En el total de España las cifras son similares, 885.700 en el 2012 y 782.600 en 2013.

“Todo el mundo tiene que adaptarse a la realidad”, dice usted con vehemencia. Pero ante esa realidad, señor Rajoy, usted nos promete seguir “con la misma política económica, con el plan nacional de reformas y reduciendo el déficit”.

Dice usted: “Yo no puedo hacer la misma política económica como la que nos ha traído hasta aquí”. Precisamente, señor Rajoy, su política económica, su reforma laboral, su subida de impuestos a las clases medias trabajadoras, etcétera, son las que han llevado al susto del primer trimestre del año. Ese susto que le ha obligado a usted a cambiar sus previsiones y anunciar el desastre de un país sin esperanza.

Seguir leyendo »

Narcotizados

"Hola, buenos días, vengo a que me escuchen". No hay tiempo, ni presupuesto. Métase en un fotomatón o tómese la penúltima en el rincón del olvido. "Traigo una maleta llena de nervios y un historial académico; más respeto, oiga". De acuerdo, hable.

El reloj de arena quiebra la cintura a los protagonistas de la escena, captada al vuelo en cualquier ambulatorio andaluz, y se acaba el tiempo. Nadie escucha, ni siquiera el facultativo de turno, que aprovecha la ocasión para largar fiestas sobre el sistema, criticar a sus jefes, vituperar a los prebostes de la cosa pública y narrar con todo lujo de detalles su perra vida al presunto paciente impaciente, que pierde los papeles y comenta a su partenaire: "Este hombre está peor que yo. Iba a contarle que me echaron del trabajo, que estoy hecho un trapo, baja autoestima, rabia contenida, cofradía del dolor". Otro día. El médico de cabecera extiende un talonario de recetas y endiña su correspondiente botellón de ansiolíticos al pobre visitante ocasional, que arruga el papel y lo deposita en la papelera de reciclaje de seres urbanos con mucha educación. Canasta de tres puntos. Qué clase.

A los diez días, vuelta a las andadas. A ver si encontramos a un guardameta menos grillado. "Hola, buenos días, soy el mismo de antes. No quiero pastillas, quiero que me escuchen". El parachoques sanitario, sin más contemplaciones, abre los ojos como platillos volantes y espeta, revolviéndose en el asiento:"¿Quiere usted una consulta gratuita con el psicólogo, con el psiquiatra, con el sociólogo de cercanías? ¿No le gusto? ¿Le parezco poco preparado? ¿Insinúa que soy un mierda?".

Seguir leyendo »

¿Y si la nueva burbuja es la crisis?

Trabajadores y usuarios del Hospital Carlos III se encierran en protesta por "el desmantelamiento"

Desde que estalló la crisis inmobiliaria, para algunos la gran preocupación ha sido descubrir el nuevo pelotazo que nos sacará de ésta. Si una burbuja nos metió, otra burbuja nos tiene que salvar. Al fin y al cabo, y como nos ha enseñado el economista John Kenneth Galbraith en su visionario ensayo Breve historia de la euforia financiera, publicado en 1991, la historia económica de los últimos 300 años ha sido una sucesión de efímeras pompas de jabón especulativas: de la fiebre de los tulipanes en la Holanda del siglo XVII al desquiciado boom de las acciones de la Compañía de los Mares del Sur en el XVIII, que condujo a la aprobación en Gran Bretaña de una ley reguladora llamada, justamente la Bubble Act, que por supuesto fue posteriormente revocada. De ahí, hasta llegar al gran crack de 1929. Y el resto ya lo conocemos.

En España, cuando el ladrillo comenzaba a mostrar leves signos de agotamiento, hubo quien lo apostó todo a las energías renovables. Las jugosas subvenciones que estaban en juego hicieron enloquecer a los especuladores. Tengo un conocido cuyo trabajo, durante meses, fue trasladar paneles solares de un terreno a otro, de noche y en furgoneta, para engañar a quienes repartían las primas y hacerles creer que había más instalaciones generadoras de las reales. Una versión tecnológica de los famosos olivos de cartón de su tiempo. Sea porque el truco era demasiado burdo, sea porque había en juego otros intereses -de las grandes eléctricas, fundamentalmente- lo cierto es que la burbuja de la energía verde pinchó antes casi de terminar de inflarse. Las administraciones cerraron el grifo y los reyes del dinero rápido se marcharon con sus billetes a otra parte. Mientras, el fútbol hinchaba su propio globo, alimentado por el embriagador oxígeno de la locura inmobiliaria.

¿Y ahora qué? ¿Cuál será la próxima burbuja? ¿La tendrán ya localizada los especuladores? ¿Y si fuera la propia crisis? Si en la década pasada muchos se llenaron los bolsillos con nuestra euforia y nuestra despreocupación, ¿lo harán ahora con nuestro miedo? Si entonces nos hicieron creer que todos podíamos pertenecer al club de los ricos, ahora la fórmula parece ser la contraria: convencernos de que somos pobres de solemnidad, de que no hay dinero para nada. Nos hacen asumir que la crisis es una fatalidad, una maldición que ha caído sobre nuestras cabezas, de la que sólo saldremos con grandes sacrificios. Pero no lo lograremos mientras sea un negocio para otros. Mientras a alguien le interese que nada cambie, al menos por un tiempo.

Seguir leyendo »

Una de Sanz y otra de Arenas

Nuestras eximias autoridades competentes (y perdonen la extravagante conjunción de palabras) siguen dando por buenas las encuestas que se realizan en este doliente país, que indican que todos los dirigentes políticos son habitantes de otro planeta (muy, muy lejano) que no se enteran de lo que pasa en este mundo y mucho menos en Andalucía. O lo que es peor, que son terrícolas abducidos por los mercados y devueltos a la Tierra para predicar la buena nueva de la Federación de Comercio y del Imperio Alemán, y perdonen la redundancia.

Y si bien esta contumaz postura de los líderes partidarios es común a todos ellos, no se puede negar que los más aplicados alumnos son los recalcitrantes prebostes del PP, empeñados una y otra vez en tomarnos por memos, que no diré yo que no lleven razón y a los resultados electorales me remito. El último que nos ha llamado tontos del bote ha sido el secretario general del PP-A, José Luis Sanz, al que le han pillado con las manos en los langostinos y en las copas de balón, pagados con el presupuesto del Ayuntamiento de Tomares, bonita localidad sevillana de la que es alcalde, no me pregunten por qué.

Preguntado por las razones de tanto homenaje a base de gambas y güisqui, el susodicho Sanz ha respondido que también los otros lo hacen y que es su obligación como alcalde agasajar a los ilustres visitantes de su pueblo, entre ellos un futbolista de postín y otros intelectuales. Aunque lo peor del caso ha sido la defensa cerrada que su jefe de filas, Juan Ignacio Zoido, ha hecho de la generosidad de su subordinado con nuestro dinero. Y como en su excelsa persona concurre el agravante de que es el alcalde hispalense, deducimos que también en la capital andaluza se homenajea al regidor y a sus visitantes con el dinero de todos, eso sí, para mayor gloria de Sevilla y de España.

Seguir leyendo »

Las razones de Braulio Medel

Tras 25 años al frente de Unicaja, muchos de ellos como presidente y vicepresidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorro, Braulio Medel ve como su mundo se desmorona a su alrededor. Él, agarrado al clavo de que el que resiste gana, se aferra a la única entidad que aún se mantiene en pie tal cual era antes del terremoto de la burbuja inmobiliaria, la malagueña Unicaja.

“Bruselas quiere que Medel cierre ya la fusión con Caja España-Duero”, decía a mediados de abril la prensa castellana. “Medel mantiene el pulso a la espera de que la entidad castellano y leonesa se encuentre 'limpia'” añadía otro medio leones. “Unicaja reclama 400 millones para cerrar la adquisición de Caja España”, terciaba la prensa de Madrid.

Y todo ello, tras más de dos años de negociaciones, enmarcado en una fecha clave: si el 30 de abril no se hubiera cerrado la fusión, la entidad, otrora orgullo de la vieja Castilla, se convertiría en el cuarto banco público de la crisis bancaria española. El 30 de abril pasó, vencido el plazo, Medel hace saber que no fue él quien lo impuso.

Seguir leyendo »

Huesos de aceituna en el suelo (con paro y todo)

Uno no sabe qué tiene más problemas, el maletín de un abogado, un cuadernillo Rubio del 9, la bandeja de entrada de Chamizo, o Andalucía entera. Devoremos los problemas como si fueran montaditos.

1. Paro: Pero… ¿todos los martes?

Para empezar, un chiste. Un empresario se vuelve loco, llama a sus trabajadores y les dice: "¡A partir de ahora sólo se va a trabajar los martes!". Y hay uno muy flojo que dice: "Vale, ¿Pero todos los martes?".

Seguir leyendo »

La Junta no quiere juntas

Los principios llegan a ser buenos o malos dependiendo de su continuidad. “Por principio” todo queda en la incertidumbre del suspense, algo que sólo es un tránsito hacia una meta. Hay buenos principios que terminan fatal, y principios terribles que en manos sabias capaces de rectificar alcanzan finales maravillosos.

Es ese final el que escribe la historia y el que con frecuencia oculta todo lo que ha llevado hasta él. ¿Cómo ha quedado el partido?, ¿cómo termina la película?... nos preguntan para saber el resultado. Parece que conocer el final ya justifica todo lo anterior, sobre todo cuando coincide con lo que previamente deseamos, algo que no es de extrañar cuando quien lo cuenta es el que ha ganado la disputa.

Los humanos somos una especie finalista, buscamos un destino inalcanzable y por eso le damos trascendencia a la vida a través del final de la muerte. Quizás sea esa la razón por la que con frecuencia olvidamos nuestros principios, nuestra insignificancia, también de dónde venimos para así no tener otra atadura que la propia ambición, aunque sea ajena e “impuesta por las circunstancias”.

Seguir leyendo »

Un panorama laboral desolador

La publicación de los datos de empleo de la Encuesta de Población Activa del primer trimestre de 2013 coincide con lo que podríamos considerar como el año de aplicación de la reforma laboral de 2012. Con seguridad no es la reforma laboral el factor más influyente de la situación en la que se encuentra el mercado de trabajo, pues ello se debe en gran medida a la evolución general de la crisis económica y al impacto de las políticas desplegadas por el actual Gobierno, casi exclusivamente centradas en contener el déficit público, sin ningún tipo de contrapeso que permita impulsar el crecimiento económico.

En todo caso, la impresión más fundada es que lo hecho desde el Gobierno con la reforma laboral ha acentuado los elementos más negativos de la crisis desde el punto de vista del empleo, de modo que sin paliativos puede afirmarse que todos los datos al respecto muestran un panorama desolador, claramente negativo y sin que se vislumbre que el plan de adelgazamiento al que nos vienen sometiendo propicie un fortalecimiento de la musculatura de la economía y, por efecto derivado, del empleo.

Por el contrario, lo que se presenta como una intervención de choque, como revulsivo, está provocando daños estructurales, de los que parece nos vamos a resentir durante mucho tiempo.

Seguir leyendo »

La situación del Mercado de Trabajo español

Es difícil valorar, tras algo más de un año, los efectos de la última reforma laboral (Real Decreto Ley 3/2012, de 10 de febrero), ya que hay medidas cuya implementación en la práctica lleva tiempo. Desde luego, los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre de 2013 nos indican que no se ha producido ningún milagro, sino más bien una inercia negativa (número de parados, tasa de paro, destrucción de empleo, etc.), y ello a pesar de que la Semana Santa fue en Marzo (primer trimestre).

Las cifras de paro, además, se están incluso distorsionando, por el "efecto desánimo" que se va extendiendo entre los buscadores de empleo, lo que les lleva a abandonar la población activa y por tanto el paro, por lo que deberemos concentrarnos en las cifras de empleo.

En los últimos trimestres se ha observado una mejoría de la competitividad de la economía española en comparación con la zona euro en términos de productividad y coste laboral unitario, pero en ello ha tenido mucho que ver la severa destrucción de empleo española; aunque también es cierto que las remuneraciones de los asalariados se han moderado más en España que en la zona euro, y en eso sí puede tener que ver la "amenaza" que suponen los instrumentos que ha puesto la reforma laboral en manos de los empresarios, como la regulación más laxa del despido por causas económicas, la mayor flexibilidad interna, la posibilidad ampliada de descuelgue de convenio, la no necesidad de autorización administrativa para los despidos colectivos, etc. En suma, el péndulo negociador ha sido empujado en favor de los empresarios.

Seguir leyendo »