eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Congreso Comedy Channel

- PUBLICIDAD -
Rajoy, premio al mejor orador y Pedro Sánchez al "Azote del Gobierno"

Ana Pastor y Pablo Iglesias en los premios de la Asociación de Periodistas Parlamentarios EFE

Los parlamentarios españoles se acaban de revelar estrellas del Club de la Comedia. Al recoger los premios de la Asociación de Periodistas Parlamentarios, en el ambiente desinhibido de cena de empresa navideña, ante el micro, han cambiado la gresca por el humor. La mayor revelación ha sido la presidenta del Congreso, Ana Pastor, imitándose a sí misma mandando a callar al “Señor Rufián”, cómplice con Errejón por su adicción al Twitter y con su chiste: “ Yo sí que quiero pasar a mejor vida y ser senadora o eurodiputada”, recibido con risas, aplausos y vítores de periodistas y políticos.

¡Qué tiemblen Dani Rovira y Andreu Buenafuente! La puerta giratoria con la que sueñan los diputados de la XII legislatura no lleva al Consejo de Administración de una eléctrica. 

Si la magia de la Navidad -o del champán- hiciera que una concordia duradera brotara entre los partidos, o dentro de las facciones de cada uno, y este 2017 le dieran un cauce útil para los ciudadanos, sería estupendo. Ojalá el talante les llevara a tejer un mínimo consenso acerca del drama que sufren los refugiados y acordaran cumplir de una vez el compromiso de acoger a los 17.680 de los que han llegado 687

Pero el buen rollo ha sido efímero. Tras el pico de la paz de Iglesias y Errejón bajo el muérdago que les llevó la Thais Villas del Intermedio, cual paloma con rama de olivo, pablistas y errejonistas han vuelto darse leña. Sanchistas y susanistas, por su parte, tienen nuevo hueso que disputarse: el pacto al que la Gestora ha llegado con el PP sobre los límites de la reforma constitucional, cuando este órgano no ha sido elegido por los militantes, es transitorio, y si se perpetúa, de dudosa legitimidad.

Las izquierdas españolas, tan unidas nominalmente como cainitas, pierden en sus batallas internas las fuerzas precisas para articular una alternativa ganadora a este PP elitista que ha usado la estafa financiera y el austericidio para aumentar la riqueza de los privilegiados y precarizar a los empleados, uno de cada cinco no puede ya vivir de su salario, cuyos hijos están condenados a seguir su camino pues estudiar en la Universidad es, cada vez más, un sueño inalcanzable. Sobre todo si tras el mayor esfuerzo, el horizonte para los titulados es emigrar. 

El panorama internacional, con la victoria de Trump en EEUU, su alianza con la Administración rusa de Putin y el auge del neofascismo en Europa que sirve de excusa a los partidos populares y socialdemócratas europeos para enrocarse en el conservadurismo están contagiando el derrotismo entre la ciudadanía. Incluso quincemayistas convencidos sucumben al “No se puede”. 

En este contexto no es inocuo dejar vaciar el poder crítico del humor. Un chiste sobre la vagancia de senadores y eurodiputados en Mongolia, el Mundo Today, Vaya semanita, Polonia, o el Intermedio -como las viñetas de Hermano Lobo, El Jueves, La Codorniz o Por Favor, durante la Transición- es denuncia y germen de subversión. 

Ese chiste en boca de la presidenta del Congreso, es una burla a los ciudadanos, que al arrancar la carcajada y aplauso del arco parlamentario, traslada a la sociedad el mensaje de que está perdida la batalla de la regeneración en esas cámaras. Ajo y agua.

Ya sé que esta gala del Congreso Comedy Channel es copia de la cena de corresponsales de la Casa Blanca. Y que vivimos en una sociedad del espectáculo. Sé que sueno aguafiestas, yo, que de 2002 a 2008 he vivido, gracias al programa Nuevos Cómicos, de Paramount para, por y del humor. Puestos a mezclar políticos y risas en un show, ¿por qué no homenajear a Gila y emitir este 28-D un vídeo en el que Javier Fernández llame a Pedro Sánchez y Pablo Iglesias a Sergio Pascual y les digan que se han arrepentido y quieren que vuelvan a casa por Navidad? ¡Ya les veo gritar: “Inocente, inocente”! Justo como Monedero tras amenazar al compañero Yllanes. ¡Humor estalinista! ¿No lo pilláis?

Que no decaiga la risa en estas tristes fiestas. Que el que la excusa para gastar -quien pueda- sea el nacimiento del miserable hijo de perseguidos en Oriente Próximo no nos recuerde a niños como el iraquí Alí Tomán, de 6 años, refugiado en Chipre, enfermo de bronquitis, al que la UE impide reunificarse, en Alemania, con su madre o a los huérfanos del devastado Alepo. Si un atisbo de conciencia nos amarga, si la impotencia nos estrecha la garganta y ni una uva pasa, pensemos que la II edición del Congreso Comedy Channel está a la vuelta de la cuesta de enero. Febrero de carnaval, será este año de Congreso Nacional del PP y el Vista Alegre 2 de Podemos. ¡Nos vamos a tronchar!

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha