eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Impunidad expañola

- PUBLICIDAD -
Sindicatos y empresas de limpieza de Madrid se reúnen de nuevo sin visos de llegar a un acuerdo

De los creadores de "¿Qué no daría yo?", llega a las pantallas pseudoelectorales la flamante producción de Grandes Ladrones Pictures: "Impunidad expañola de las Jons". Sus protagonistas estelares firmarán mañana, en lugar y hora indeterminados, los programas de mano de la inminente catástrofe mayor. Y servirán canapés de paté nuclear y chupitos de Enemigos en Casa, Elixir del Diablo y Erasmus con Beca o sin Tabaco, a la elección del ex consumidor. Por supuesto, pasarán por el fotocol de Bruselas junto a las rubias de bote favoritas de la farándula irreal: Letizia Rocambolesca y Belén Espera, las princesas de la ciudad sin ley y del pueblo tonto, respectivamente.

Dice Ana Basura que a ella no le incumbe, se declara incompetente, pasa un kilo y medio de la huelga de pecados reciclables y flores silvestres que los futuros despedidos han montado con nocturnidad y alevosía. Allá se las arreglen los mafiosos y sus lacayos malayos, que en casita me aguarda un spa de gran categoría para mayor gloria de la democracia irreverente y mayormente heredada.

Si usted no pertenece a la dinastía de los mangantes servidores de la patria mundial del dinero guarrindongo, se siente. Si aspira a mejorar su status quo y su deep purple, rellene las instrucciones que se adjuntan al dorso y no olvide financiar nuestros deseos más esdrújulos. La basura se recoge temprano, como las procesiones que van por dentro. Al Cupone era un santo. Relaxing orgullo cañí in the vertedero.

Hágase la luz en casa del fiscal menor del reino de la duda. Por la legalización de todo lo robado. Impunidad expañola externalizada. Burning Madrid y alrededores. El espectro pseudoelectoral se parece al fantasma del Roxy. Rifan guantazos sin mano a la diestra y a la siniestra: descaros sublimes por orden ministerial, déficits de vergüenza y expedientes de regulación de empleo virtualmente sangrantes.

De los creadores de "Siempre puede ser peor", la electrizante historia de los presidentes cómplices de la escandalosa subida de la luz. Felipe y Josemari, encantados de conocerse a sí mismos, prebostes de su propia fundación subvencionada, asesores de la nada, amigotes íntimos de nuestros amos y señores que un día, desde lo más profundo de su fuero interno, perdieron la vez y nos mangaron el futuro. No sin antes echarse de menos, configurar un panorama sombrío de luz privatizada para meter mucho miedo y alzarse sobre las ruinas del pequeño mundo y así facilitarnos el estudio y análisis de tan egregias figuritas de mazapán del ego descomunal y el macromecenazgo de lujo por la misma cara. Calidad de vida, tío.

A la postre, cinco estudiantes franceses hartos de vino se llevan prestada una llama de un circo de Burdeos y se largan de marcha con ella a riesgo de morir a gargajo limpio, como los sujetos antes mencionados.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha