eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

El 20D, el PSOE y una "reina en el sur"

Los resultados que auguran las encuestas muestran un PSOE en el que Susana Díaz parece tener un as en la manga para cantar victoria dentro de su partido en muchos de los escenarios que se presentan.

- PUBLICIDAD -
Detrás de un gran hombre

EFE

Lo ha dicho en campaña. A Susana Díaz no le gusta perder  "ni al parchís".  Y en este particular Juego de tronos (ahora que está tan en boga entre nuestra clase política) y a la luz de las diferentes encuestas, queda una sensación de que los socialistas andaluces cantarán victoria la noche del 20 de diciembre. Será una cuestión de gestión de expectativas pero Díaz, al hilo de la saga literaria, podría proclamarse "reina en el Sur", como el joven Stark que se autoproclamó "Rey en el Norte" para hacer de su capa un sayo en su zona mientras el resto de los reinos andaban a la gresca. No obstante, las posibilidades son muchas.

Si Pedro Sánchez  tiene alguna posibilidad de formar gobierno, Díaz no va a dudar en atribuirse una amplia parte del mérito. No en vano muchas encuestas les dan a los andaluces alrededor de 20-25 escaños, casi un tercio o un cuarto (depende de los resultados) de los diputados del PSOE en el Congreso. De hecho, a Sánchez se le ha llenado la boca asegurando que “Andalucía es el corazón del socialismo” y Díaz no ha escatimado arengas a la hora de llamar al voto y la movilización para apoyar al candidato. Así que, si ese escenario se produce, Pedro Sánchez tendría que entrar en el Congreso con la sensación de que “le debe algo a los socialistas andaluces” y, por extensión, a Díaz, que no ha sido exactamente su bastón en el desierto.

Si Pedro Sánchez se estrella, si una de las dos fuerzas emergentes queda por encima del PSOE en la distribución de votos, y Susana Díaz sigue como primera fuerza política en Andalucía, por mucho que haya perdido votos y escaños, cantará victoria. Porque significaría el cuarto logro electoral de Díaz desde su llegada a San Telmo. Y ante un PSOE abofeteado por los votantes, reclamarían su papel de bastión socialista, y como en el parchís, Díaz se comería una y mandaría a Sánchez a casa.

Hay un tercer escenario regional, con las encuestas en la mano. El más desfavorable para los socialistas andaluces, en el que el PP podría quedar por encima del PSOE en la comunidad. Los de Díaz no cantarían victoria pero echarían balones fuera. Al fin y al cabo, se puede argumentar que se trata de unas elecciones generales, que Susana Díaz no ha sido cabeza de cartel y no va en ninguna papeleta, y que el perdedor es Pedro Sánchez. Entonces, de cara al partido socialista, aunque no del mismo modo, Díaz saldría en una mejor posición que el candidato.

En esta canción épica, esta figura, la hipotética “reina en el sur”, parece pues salir airosa. No obstante, ¿Sería un verdadero triunfo? Habrá que hilar muy fino el día después de las elecciones porque los matices van a ser, más que nunca, importantes. Nadie sabe el tamaño del golpe que Ciudadanos y Podemos van a asestar a PP y PSOE. Nadie sabe cómo va a ser la victoria o derrota en otras regiones para los socialistas, ni la reacción de sus barones, muchos ahora en gobiernos autonómicos. Nadie tiene un oráculo mágico que augure con precisión lo que decidirán los votantes el próximo domingo. Y menos mal.

Lo que está claro es que, en el PSOE, el desgaste en cualquiera de estos escenarios lo asumirá Pedro Sánchez,  y que, una vez más, el futuro inmediato de los socialistas va a depender en gran medida de los designios del "santoral" andaluz (San Vicente y San Telmo) y de su actual líder.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha