eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Peligro

- PUBLICIDAD -
Defensa de Pantoja pide un aplazamiento para poder celebrar conciertos pendientes

La Pantoja quiere colaborar con la Justicia, lo mismo que la Junta de Andalucía con la señora Alaya, y ha pedido cantar antes de ingresar en el maco. Se conoce que los jueces valientes han comenzado por la P de Pacheco, Paquirrín y gente púnica, y de podredumbre, populismo y parné pintiparado.

La obsolescencia programada es una cosa muy rara que maneja con especial destreza y mala leche el personal maquiavélico, digamos que la sombra de Ánsar es alargada.

Los cínicos juegan solos. El doble lenguaje en boga gana siempre por la mano. Ojo con los anuncios en defensa propia de un par de bancos y otras tantas adjudicatarias fenicias. Los cínicos eléctricos muestran a una familia revoleada por una montaña rusa de precios caprichosos y sablazos en do mayor. "Si no quiere sorpresas con la factura, elija usted el método de robo, una cantidad fija, levante las manos, esto es un atraco". Y la familia alza las manos, pinta signos de exclamación en el aire y sale indemne de puro milagro. Esquilmados a lo tonto, víctimas felices de esta ola de quebranto, los Peláez echan de menos el porvenir. Los cínicos financieros van a la yugular: "¿Has pensado en tu futuro?" Oiga usted, no me trate de tú.

La indignación va por barrios, los ricos también se indignan, los señores X lucen indignados con el carrito del helado. Mariano asegura en Bruselas que en Expaña se cumple la ley, y lo dice el mismo día que un juez confirma que las obras de la sede del PP se apoquinaron con dinero moreno. Los indignados, apresados en el interior de un fotomatón. Vienen a salvarnos, vienen a robarnos, habrá que echarlos o algo. 

Rebuscando entre la basura, a riesgo de caer en un delito para pobres, hallamos razones para caer rendidos al pánico que producen las encuestas del futuro. ¿Truco, trato o Podemos? Pa mí que los grandes empresarios del Ibex no se reunieron la otra tarde para proponer la reducción de la tasa de desempleo, mayor cinismo imposible, sino que hablaron de Pablo Iglesias y la ira ciudadana. Y declararon en desuso las urnas electorales. La próxima vez votaremos en los cajeros automáticos. Lo pagarán caro.

Los malandrines de hoy en día se comportan como si la cosa no fuera con ellos, como si pasaran por aquí. Qué manera de despejar a córner. La Cospedal, máximo exponente del cinismo leninismo, confiesa que la Esperanza es lo siguiente que se pierde.

El tres por ciento de la mordida, rabia contenida, un telediario a fuego vivo y la cofradía del perdón. Verdugos que caen en desgracia, advenedizos profesionales, medias raciones de amnesia, silencios y columnas de humo. Que devuelvan el dinero, clama el populacho en la plaza de armas.

Menos mal que en Andalucía no hay corrupción. No, qué va. La corrupción, prima hermana de la especulación, viene del norte, como el viento del norte, y habla haciendo eses. Al menos, el Sur del Sur exporta corruptos mucho más interesantes que las tierras mesetarias, donde la gente de Villalobillos de Abajo está del mangoneo hasta el corvejón. Que viva la Degeneración Democrática, que viva Soraya y viva Susana, ¡viva!, y que declinen sus responsabilidades todos los doctores horroris causa del milagro expañol y que los usureros vuelvan a dejar fiao y que suenen con alegría los cánticos de esta tierra, se me enamora el arma. Y está cargada.

Por cierto, Mariano, ¿quedamos en que gobierna la lista más votada?

Hace unos días, junto a la Base de Rota, allá donde descansan los marines, un gachó deletreaba con su altavoz: "Ur-dan-ga-rín". Un nombre que se libra, uno de los hombres impunes de este Rato tan entretenido. Peligro, Podemos. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha