eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Resiliencia

- PUBLICIDAD -
Resiliencia

Resiliencia

No había oído nunca, ni leído, esta palabra: resiliencia. Creo. Y digo creo porque mi hermana, ingeniera, se sorprende de que no la haya escuchado nunca hablar de resiliencia de los materiales a ella o a mi hermano pequeño, también ingeniero. Me cuenta, además, que en ingeniería, se llama resiliencia de un material a la energía de deformación que puede ser recuperada de un cuerpo deformado cuando cesa el esfuerzo que causa la deformación. Dicho con pocas palabras (y peor), a la capacidad de recuperación del material cuando desaparece la causa que lo deforma. Interesante, ¿no?

Sin embargo, la acepción del término resiliencia que despertó mi atención puesto que, como ya he dicho, no la conocía, está relacionada con la psicología. Para esta rama del conocimiento, la resiliencia es, más  o menos, la capacidad de las personas para sobreponerse a períodos de dolor emocional y situaciones traumáticas. Lo escuché hace unos días en la radio, en la Cadena Ser: hablaban de resiliencia en humanos a raíz de la publicación de un libro gratuito y solidario titulado 100 ejemplos de resiliencia.

Si le echan un vistazo al libro comprobarán que estos 100 ejemplos de resiliencia que recogen han sido propuestos por internautas y han sido ilustrados, de forma maravillosa, por ilustradores dando lugar a una pequeña obra de arte que intenta, con la iniciativa de Acción contra el Hambre, concienciar de la gravísima situación que se vive en El Sahel, una de las zonas del mundo más amenazada por falta de alimentos. Cada una de las 100 ilustraciones tiene su historia, la que provoca el mensaje que la inspiró y todas ellas son bellas y valiosas. Pueden encontrar, por ejemplo, la de un refugiado que nos cuenta: "la guerra me hizo abandonar mis cultivos. Ahora, en el campo de refugiados, he podido plantar unos tomates. Me gusta verlos crecer". Eso es resiliencia, sí señor. Abandonar tu país por culpa de unos malnacidos, jugarte (probablemente) la vida en la huida, llegar a un continente donde no eres bienvenido y disfrutar viendo crecer tus tomates. Como lo es (también está en el libro) afrontar la caída del pelo con la quimioterapia con la idea de invertir el dinero ahorrado en champú en una protectora de animales. No les cuento más del libro, léanlo, es gratuito y  está aquí.

El caso es que desde que conocí la palabra la encuentro por todas partes aunque nadie la escriba. Resiliencia es lo que permitirá, espero y deseo, a los padres de Diego sobrevivir a su muerte, a su carta y a la sospecha de que se hubiera podido evitar si en el colegio de Villaverde hubiesen estado pendientes de su alumno. Resiliencia es la que necesitará la madre de Alicia para poder sobrevivir al recuerdo de un malnacido arrojando a su bebé por la ventana. Resiliencia necesitarán todos los refugiados sirios para iniciar una nueva vida fuera del infierno de su país y en el purgatorio de Europa. Todos estos son ejemplos de resiliencia humana, de fuerza y coraje para salir adelante, para seguir viviendo después de los más duros golpes.

Pero, si me permiten, el mejor ejemplo de resiliencia en este país lo está dando el Partido Popular que ha conseguido 7.215.752 votos en las pasadas elecciones después de 4 años de recortes en el bienestar público mientras se destapaban cada día nuevos casos de corrupción en sus filas. Y el colmo de la resiliencia, señoras y señores, sería que llegaran a investir a su candidato como presidente del Gobierno con lo que está saliendo de Valencia. De traca.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha