eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

La corrupción mata

21 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Rajoy responde el miércoles en el Congreso a preguntas sobre la Fiscalía y la corrupción del PP

Rajoy en el Congreso

En uno de sus grandes cursos en el Collège de France, Pierre Bourdieu reflexionaba sobre la corrupción. Trataba de encontrar un modelo a partir del cual se pudiera comprender mejor la corrupción en Europa. Su fuente de inspiración la encontró en la corrupción de la China imperial.

En China, la corrupción había devenido en institucional, estructural, empezando por el emperador y terminando en el último de sus mandarines. La corrupción es institucional, decía, cuando la lealtad se convierte en uno de sus pilares, cuando de arriba abajo se crean subcorrupciones, y cuando éstas, las de los intermediarios, a veces simples gabelloti (en terminología siciliana)  se toleran desde los principales, generando y cultivando mentiras piadosas. 

La corrupción funciona en red y qué mejor que las familias o los partidos, la familia política, para articularla. Como la corrupción originaria, la estructural aspira también a ser dinástica. En el mantenimiento de la corrupción participan todas las instituciones y desempeña un papel central el periodismo sinfónico que ejecuta a la perfección la partitura escrita por los  principales de la trama corrupta.

¿Cómo luchar contra la corrupción? Pues el modelo muestra que solo cabe acabar con el principal, con el origen de toda la corrupción. El sociólogo francés afirmaba que "el principal no puede conceder en la lucha contra la corrupción sin engendrar una dinámica capaz de destruirle". De ahí que el problema si sitúe en todo lo alto .

La corrupción en España ha alcanzado niveles estructurales, institucionales que cortocircuitan el sistema democrático y nos ponen en situación de alerta ante una emergencia social sin precedentes.

El actual Gobierno no está en condiciones de acabar con la corrupción. Es más, lo observado, siguiendo el modelo chino, parece más estar construyéndose para blindar toda posibilidad de acabar con esta patología antidemocrática. El poder no está interesado en acabar con ella porque sería tanto como acabar con ellos mismos.

La moción de censura

En democracia gobierna el que gana unas elecciones o el que consigue los apoyos necesarios en el Parlamento. Para cambiar hay que perder  apoyos, esperar otras elecciones o aplicar las Constitución y sus mecanismos de revocación; a saber, la moción de censura. La situación creada permite considerar que no es bueno para la democracia mantener este estado de cosas por más tiempo y esperar que ésta se desangre.

La alternativa es el cinismo parlamentario. Es decir, comparecencia tras comparecencia, comisiones tras comisiones, casos y más casos, filibusterismo institucional, mentiras y colonización de las herramientas de lucha contra la corrupción desnaturalizando sus funciones, por ejemplo, el ministerio fiscal.

La moción de censura es una herramienta de la oposición, cuando existe, en un Parlamento que ejerza sus funciones, cuando la ejerce. El Parlamento es en el sistema democrático el lugar del consenso organizado o mejor de la disensión regulada. Claro, puede ser, sostenía Marx, un teatro de espejos, de sombras, quizá chinescas, que refleje solo la apariencia, la del poder que,  en realidad, estaría  fuera del Parlamento. Yo no creo que Marx tuviera razón o mejor dicho no me lo quiero creer. El poder está en el Parlamento y no fuera; no le quiero dar la razón, por eso, es ahí donde quienes no estén a favor de statu quo actual que pervierte la democracia deben derrotarlo, aunque se empiece por su debilitamiento. No está mal una función democrática en donde la ciudadanía asista al desnudo integral del poder basado en un sistema corrupto.

La corrupción mata, afirmaba entre sollozos uno de los familiares de las víctimas del Yak-42. La corrupción institucional, amparada por el establishment, acabó con la vida de 62 militares, servidores públicos. La corrupción mata a personas pero, si no ponemos remedio, acabará matando a la democracia ya malherida .

 

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha