eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

De la realidad nacional

No, no hemos cambiado mucho. El álbum de fotos institucional de Andalucía podría ilustrar lo que entonces escribiera Chaves Nogales, entre toreros, graciosos,  legionarios, tonadilleros del papel o de las ondas y esencialistas de los localismos puros que no admiten disidentes

38 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Manifestación a favor del proceso autonomico andaluz.

Manifestación a favor del proceso autonomico andaluz.

Hace poco llegó a mis manos un libro sobre Cicerón. El político romano -cuenta- se vio obligado a defender a un rico comerciante gaditano, de la Bética, ante los ataques de un Senado conservador que ponía en cuestión que al de la tacita le hubieran  concedido la ciudadanía romana. Balbo, que así se llamaba el pisha, había destacado por su apoyo a Pompeyo, luego en guerra civil con César. Roma, agradecida por oportunidad,  por su apoyo al que quería mandar, al cabo, seguía considerándolo un extraño, un extranjero. No hay que añadir que una parte muy importante de la batalla por el poder en Roma se libró en la Bética. 

El libro me llevó a Chaves Nogales, el gran periodista sevillano, y su obra 'Andalucía Roja y la Blanca Paloma'. Chaves, de gira con corresponsales franceses de la época, cuenta cómo el plena República Andalucía se desenvolvía entre revolucionarios, Semanas Santas y romerías. Cuenta que un paisano le dijo, entre la multitud, ante las muestras de entusiasmo de hombres  adornados de banderas españolas al paso de la Virgen: no se equivoque, cada "viva la virgen" es un "muera la República".

No, no hemos cambiado mucho. El álbum de fotos institucional de Andalucía podría ilustrar lo que entonces escribiera Chaves Nogales, entre toreros, graciosos,  legionarios, tonadilleros del papel o de las ondas y esencialistas de los localismos puros que no admiten disidentes.

Hemos celebrado en Andalucía el 4-D; para algunos de nosotros, nuestro Día  Nacional. En 1977, cerca de dos millones de andaluces se echaron a la calle pidiendo autogobierno. Una gran demostración de músculo civil. Hoy ese músculo se ha transformado en flacidez; a Andalucía se le caen las carnes. Todavía hay gente que no se explica cómo ocurrió aquello. Yo tampoco. Algunos, una vez aprovechado el envión, hoy temen que pudiera volver a ocurrir. Fue intuición, memoria, voluntad, no sé, Lo cierto es que aquello cambió el acuerdo que los constituyentes tenían preparado para Andalucía. Seguramente que los allí presentes no habían oído hablar de la Constitución federal de Antequera de 1883, primer intento de autogobierno; ni del Manifiesto de Córdoba de 1919, donde se afirmaba el carácter nacional de Andalucía; ni tampoco que el Proyecto de Estatuto de Autonomía de 1936, sus señorías, en julio, en vacaciones parlamentarias, no vio la luz por un golpe de estado fascista. Seguro que no, pero a veces el sentir aflora.

A Andalucía, en los años de plomo de la dictadora franquista le habían robado lo peor que se le puede robar a un pueblo: la memoria. Los andaluces tomaron real y simbólicamente la calle y pusieron a disposición de sus representantes un capital político y simbólico inapreciable para hacer de Andalucía, como han sostenido los que siempre han luchado por ella, un país libre dentro de la federación libre de los pueblos de España. Y Andalucía caminó, y rompió el diseño excluyente de los constituyentes españoles, servidores de un Estado desigual.

España, dice la Constitución, es una nación, pero no todos  los españoles tienen por qué ser nacionalistas. Andalucía es una realidad nacional, dice su Estatuto, tan constitucional  como la  propia Constitución, pero no todos los andaluces tienen que  ser nacionalistas. Basta con que los unos y los otros sean ciudadanos y, por qué no,  patriotas. Patriotas de la gente, no de las banderas, pulseras, himnos y cabras desfilantes. Patriotas de la igualdad , la justicia social, las políticas públicas, la dignidad de vivir con un salario suficiente, disponer de una vivienda, tener derecho  a la salud, la educación y la seguridad. Patriotas de pensar en España y Andalucía, no en Panamá o Suiza. 

Este 4-D se cumplen 39 años de aquel. Hemos avanzado, sin duda; tenemos instituciones propias también, pero las instituciones son un instrumento, una herramienta, no el fin. Seguimos a la cola del paro, la desigualdad permanece, la territorial también,  hay pobreza, entre otras energética, salarial, somos un desierto industrial y nuestras infraestructuras muestran déficits inquietantes, así como la educación y la sanidad. Me decía un viejo luchador: al  final,  hemos construido en Andalucía una pequeña España, no con sus virtudes sino con sus peores defectos: centralismo, localismo, clientelismo, corrupción... 

El modelo productivo no cambia, los centros de decisión política, económica y financiera no dependen de nosotros. Andalucía sigue siendo dependiente en todo. Para colmo,  está siendo utilizada como ariete para la perpetuación de una España que languidece, que no es la España distinta, nueva, pluricultural, plurilingüística, plurinacional,  la única viable y rica para hacernos, con nuestras diferencias, a todos ricos y unidos.

Andalucía es centro de las invectivas  de los conservadores de siempre: insultos, desprecio; en el fondo,  ideología al servicio de la dominación nortesur que llevamos padeciendo durante los últimos siglos. Y lo más grave, sus peores cómplices y colaboradores necesarios están aquí, entre nosotros, muchas veces disfrazados de folclore y algarabía, universalismo y "to er mundo e güeno". 

Como siempre Andalucía es una realidad nacional , dice nuestro Estatuto. Una nación olvidada, decía hace poco el líder de Podemos, ¡por fin!, después de reproducir en su propia formación emergente el diseño de Herrero de Miñón: Catalunya, Euskadi, Galicia y Castilla con su resto peninsular. Iglesias se ha dado cuenta que Andalucía no es resto peninsular de nadie, pero no es una nación olvidada; es una nación ignorada, empezando por sus propias instituciones y gobiernos respectivos.

Lo decía antes: no hace falta ser nacionalista, basta con aprovechar la  fuerza que proporcionó al autogobierno el pueblo andaluz un 4-D, y transformarla en poder político. No ha sido así, losGobiernos de Andalucía en estos años, monocolores o coaligados, no lo han conseguido: Andalucía sigue siendo dependiente, muy dependiente. Se mira más a Madrid que al pueblo que con su fuerza hizo posible el autogobierno. De la realidad nacional al reality show, esa es la triste realidad.

En las ventanas de España, los asomados siguen viendo aquí a César y Pompeyo, las ferias, semanas santas, romerías, pescaítos y flamenquitos; un plató, patio trasero de Madrid o Barcelona, donde celebrar bodas, bautizos y comuniones. Y algún que otro compló.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha