eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

El obispo emérito de Cádiz dice a la jueza de los ERE que pidió "con buena voluntad" una ayuda de 300.000 euros

Antonio Ceballos, inestigado en la causa, explica que escribió al consejero de Empleo "en defensa de los puestos de trabajo en peligro"

El exresponsabe de la Dirección General de Trabajo dice que "no comprobaban que los beneficiarios de los expedientes coincidieran con los beneficiarios de las pólizas"

- PUBLICIDAD -
El obispo emérito de Cádiz pidió una ayuda de los ERE "con buena voluntad" para "salvar" puestos de trabajo

El obispo emérito de Cádiz y Ceuta, Antonio Ceballos, ha declarado este martes como investigado ante la juez María Núñez Bolaños, que investiga el caso de los ERE irregulares, y ha asegurado que solicitó una ayuda sociolaboral para el Centro Geriátrico del Obispado de Cádiz "con buena voluntad" y porque es "sensible" con los puestos de trabajo.

En declaraciones a los periodistas tras comparecer ante la magistrada por espacio de diez minutos, el obispo emérito de Cádiz ha añadido que la ayuda, de 300.000 euros, se le concedió y por ello "le dio las gracias" al consejero de Empleo, ya que "estos puestos de trabajo están hoy ejerciéndose". "Lo mismo si se hubiera tratado de ustedes hubiera hecho lo mismo", ha indicado.

Fuentes del caso, de su lado, han indicado que el obispo emérito ha comenzado su declaración señalando que, por razones de enfermedad, "he estado a punto de comparecer ante otro juez, el de la tierra y el cielo, que es Jesucristo", pero "con la misma sinceridad y transparencia comparezco hoy ante usted".

En este sentido, y según las mismas fuentes consultadas, Antonio Ceballos ha explicado que remitió una carta al consejero de Empleo solicitándole la ayuda y "en defensa de los puestos de trabajo en peligro".

Según las fuentes, y cuestionado por la juez sobre si era consciente de estar haciendo algo ilegal, el obispo emérito ha afirmado que le "agradeció" al consejero la ayuda porque "se salvaron los puestos de trabajo", de forma que "el dinero se aplicó para ello", aunque ha querido dejar claro que él únicamente pidió la ayuda y no intervino en nada más, de forma que el dinero lo gestionó la oficina del Obispado.

"Mucha sensibilidad"

Asimismo, ha manifestado que, por su condición de obispo, tiene "mucha sensibilidad" con los colectivos de pobres, trabajadores y enfermos, motivo por el que solicitó la ayuda, "porque iba a salvar puestos de trabajo en un geriátrico que daba muy buen servicio a los ciudadanos de Cádiz".

Durante la comparecencia, la Fiscalía Anticorrupción ha aclarado que no ha solicitado la declaración como investigado del obispo, que ha sido acordada por la juez tras recibir un atestado de la Guardia Civil al respecto.

Por la ayuda al Centro Geriátrico también han comparecido ante la juez como investigados el exconsejero de Empleo Antonio Fernández, que se ha acogido a su derecho constitucional a no declarar, el exviceconsejero Agustín Barberá, que únicamente ha contestado a las preguntas de su defensa, y el exdirector general de Trabajo Juan Márquez, quien ha dicho que "no sospechaba de ilegalidades" y ha añadido que disponía de un equipo que examinaba los expedientes.

Según las fuentes consultadas por Europa Press, Márquez ha señalado que, en la Dirección General de Trabajo, "no comprobaban que los beneficiarios de los expedientes coincidieran con los beneficiarios de las pólizas", agregando, a preguntas del abogado de la Junta, que la Adninistración "lo ha comprobado seis años después" y a día de hoy "todavía no lo tienen controlado".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha