eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

La magia de aprender a desarrollar el talento emprendedor en 48 horas

- PUBLICIDAD -
Dinámica de grupo en la convocatoria de Talento Emprendedor

Dinámica de grupo en la convocatoria de Talento Emprendedor

“Sois cinco en el equipo y tenéis que desarrollar una idea de negocio en 48 horas. ¿Estáis preparados?” Con esta propuesta arranca el concurso Talento Emprendedor, que estrenó su primera edición los días 16 y 17 de noviembre en Sevilla, con la participación de 100 estudiantes de Ciclos de Formación Profesional. Se trata de una de las actividades promovidas por Andalucía Emprende, Fundación Pública de la Junta de Andalucía, en su propósito de divulgar la cultura del emprendimiento y promover la actividad emprendedora en la región. Puesta por primera vez en marcha en este curso escolar como experiencia piloto, Talento Emprendedor busca ideas de negocio originales, promovidas por equipos multidisciplinares de estudiantes, y promueve su maduración transformándolas en proyectos empresariales reales. Y, ante todo, da a los estudiantes la oportunidad de descubrir su potencial emprendedor en la acción. ¿Cuál fue la idea y el equipo ganadores del concurso? 

La simulación y la gamificación para aprender a emprender jugando.

Talento Emprendedor se ha dividido en dos fases. La primera se inició con la difusión del concurso en los 19 institutos colaboradores y la preselección de los alumnos. Los que se animaron a participar, –bien por curiosidad, bien por interés en saber más sobre qué es eso del emprendimiento-, volcaron sus ideas en la web del evento, en alguna de las cuatro categorías que les proponían.  Talento Tech, para ideas que impliquen desarrollo tecnológico. Talento Móvil, para aplicaciones;  Talento Social, para los proyectos que quieran trabajar en pro de mejorar algún ámbito de la sociedad; y Talento Extremo, para las ideas locas, atrevidas e innovadoras, elevadas a su máxima expresión. De las 270 ideas presentadas en esta primera convocatoria se seleccionaron 100, siguiendo criterios de ideas innovadoras y pluralidad de centros, de géneros y de titulaciones. La idea ha sido alimentar un equilibrado abanico para dotar al concurso de diversidad de voces y equipos multidisciplinares.

Una vez preseleccionados los alumnos, el siguiente paso es el evento. En Talento Emprendedor los estudiantes tienen 48 horas para desarrollar su proyecto de negocio y presentarlo ante el jurado; a modelo de las Startup Weekend. El objetivo es, explica Nuria García, Coordinadora de Diseño y Estrategia de Andalucía Emprende, “fomentar el talento emprendedor desde una nueva visión: no se trata de decir cómo hacer emprendimiento, sino de hacerlo”. De ahí que esta actividad destaque por su metodología: la simulación de un proyecto empresarial en un corto espacio de tiempo y la gamificación, el aprender jugando. Herramientas para implicar a los estudiantes en la experiencia, motivándoles a ir cumpliendo los hitos que se plantean en el concurso. 

Formados en equipos de cinco alumnos, comienza la dinámica. Primero, los estudiantes tienen que defender sus ideas traídas de casa y elegir, porque de todas sólo una puede tomar vida en forma de proyecto empresarial. En el caso de Rafael, Andrés, Consolación, Manuel y Agustín, la elegida fue la ganadora del concurso:  Ear Aid Protect, una funda protectora para los audífonos de los niños. “Tras una lluvia de ideas, fue la más factible”, explica Agustín, estudiante de FP de Audiología Protésica. “El resto de mis compañeros son de educación infantil, administración y educación física. No conocían lo que era un audífono y estuve instruyéndoles. Rápidamente lo entendieron, absorbieron la idea y con mucha agilidad fueron proponiendo cómo desarrollarla. Al ser un equipo multidisciplinar, rellenamos con los conocimientos de cada uno todas las carencias que se nos presentaban”. Porque, una vez decidida la idea, el siguiente paso es materializarla en un plan de negocio: presentar el proyecto, el público objetivo y los clientes, las validaciones, los prescriptores, el prototipo… Apoyado en todo momento por los técnicos de Andalucía Emprende, que les orientaban en la consecución de cada uno de los hitos a superar, el equipo de Agustín trabajó en cada uno de estos con audacia, incluso yendo más allá de lo que se les pedía. Incluyeron un análisis DAFO del micro y del macro entorno y buscaron validaciones reales, para saber si gustaría o no la idea en el público y conocer si, en un entorno tan competitivo, sería viable. Para ello, le pidieron a un conocido con una afamada cuenta en Instagram que hiciera una publicación de  Ear Aid Protect. E n pocas horas, sumó los 1600 likes. “Nos quedamos asombrados con la acogida. Respondieron chicos que utilizan audífonos dándonos las gracias por pensar en ellos. Fue muy bonito y nos motivó a trabajar al 110 por ciento”, narra Agustín. 

Antes de concluir las 48 intensivas horas, los 20 grupos exponen sus ideas ante el jurado pero no de cualquier manera. Presentan un vídeo de 3 minutos en el que brevemente se explica con ideas clave el plan de negocio; estrategia conocida como  elevator pitch. Después, los alumnos lo defienden respondiendo a una batería de preguntas. En el equipo de Ear Aid Protect, “todos participamos, con respuestas breves y concisas”. Fruto de su trabajo en todo el proceso y de su resultado, ganaron y recibieron un IPad de regalo, patrocinado por Minerva-Vodafone. Pero para los integrantes el premio estuvo en algo más, “en la experiencia del concurso” y en el impulso que les ha generado para pensar: ¿Y si hacemos viable el proyecto? “Al menos intentarlo. No con el objetivo exclusivo de ganar dinero, sino de ayudar a las personas”, expone Consolación, otra de las integrantes del equipo, estudiante de FP de Educación Infantil. A fechas de esta publicación, los ganadores ya tienen cita para asesorarse y trabajar su plan de negocio con el apoyo de uno de los más de 200 Centros Andaluces de Emprendimiento (CADE), de Andalucía Emprende. “Si sale adelante, la satisfacción será importante. Estamos muy ilusionados”.

Normalizar el uso del audífono en los niños, y en los padres.  

Ear Aid Protect es una funda protectora para los audífonos de los niños de 0 a 14 años, pero no una funda cualquiera, sino que cumple una doble función. El primero, proteger el audífono de roturas y daños, –entre 1.500 y 2.000 euros cuestan las reparaciones-. “Si venden miles de fundas para los IPhone, ¿por qué no para los audífonos de los niños? Es importante protegerlo; es más caro que un móvil”, comenta Agustín. En paralelo, su objetivo es el de normalizar el uso de los audífonos en los niños y en los padres. ¿Cómo? Personalizándolo con el motivo que el niño quiera, su personaje de cómic favorito, una foto... “Los padres quieren esconderlo porque piensan que si se ve genera rechazo social, afectando al niño”. Por el contrario, “los pequeños lo ven como un juguete. De ahí que propongamos el atractivo del elemento decorativo, para que ellos desde el principio lo normalicen”, prosigue Agustín. Consolación añade: “En Educación Infantil, si se trabajan estas situaciones desde pequeños como un juego, sino como una diferencia, los niños no lo ven como un problema”. 

Algunas de las interesantes y divertidas propuestas presentadas por el resto de equipos en el concurso, han sido: un gimnasio infantil, una app que te ofrece un plan de ocio personalizado, un dispositivo para controlar los aparatos electrónicos del hogar, una aplicación que funciona como red social para deportistas, un reloj para facilitarle la vida a personas con trastornos generalizados del desarrollo (TGD), un comedor para los niños cuyos padres trabajan pero se han quedado sin plaza en el comedor del cole o una máscara que te maquilla al instante, entre otras. 

“Ahora tengo claro que quiero desarrollar mi propio proyecto” 

En Talento Emprendedor se busca sumar estrategias, además de las que se plantean en las aulas. Desarrollar las actitudes y la innovación necesarias para emprender y comprender el proceso de gestión de un proyecto empresarial, partiendo de la experiencia del participante en la acción del evento. Una actividad en la que el alumnado pone en juego sus capacidades de creatividad, crítica, autonomía, planificación, resolución de conflictos y trabajo en equipo, entre otras. Pero una cosa es la intención de la iniciativa y otra cómo haya resultado en su puesta en escena. En este caso, una y otra han ido en línea. 

Con IPad o no, todos los participantes han disfrutado de la misma experiencia y sensación positiva durante y tras el encuentro. “Muchos alumnos nos han escrito para decirnos que les ha cambiado la visión de la vida, comentando que “ahora tengo claro que quiero desarrollar mi propio proyecto”, destaca con entusiasmo Nuria García. “Otros nos comentan que para cuándo la próxima edición”. Alumnado y profesorado han expresado un positivo feedback.  En el caso de Agustín: “al principio no tenía mucho interés, lo veía como algo negativo por la mala fama que tiene el emprendimiento. Pensé que era un vende humo. Después vi que no, lo tienen muy bien organizado, fueron dos días muy intensos y dinámicos, conoces gentes, te lo pasas bien… Repetiría y lo recomiendo”. La experiencia de Consolación camina por similares derroteros: “Si no me dan a conocer el programa no me presento porque, aunque había pensado en emprendimiento, aún estoy estudiando. En el concurso aprendí muchísimo de mis compañeros porque somos diferentes y cada uno bueno en lo suyo, y de temas que jamás había tocado. Hubiésemos ganado o no, ha merecido la pena. “Ahora, vamos a intentar emprender nuestro proyecto”. 

“Con esta actividad estamos muy contentos porque la metodología ha tenido muy buena acogida”, comenta Nuria García. De ahí que, tras el éxito de la experiencia piloto, se planteen organizar próximas ediciones del concurso. Porque el espíritu emprendedor y proactivo se puede desarrollar. Esta es la pretensión de Talento Emprendedor y de Andalucía Emprende. 

 

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha