eldiario.es

Menú

Andalucía federal

Banderas de Andalucía con motivo del 28F/Foto: Luis serrano

Entre la infinidad de incertidumbres que genera el referéndum del primero de octubre, una de las pocas certezas es que los gobiernos de Catalunya y España se están comportando como el caballo y el lobo en las aventuras del barón de Münchhausen. El caballo tiraba del trineo cuando el lobo saltó por encima del barón, clavó sus fauces en la grupa y lo fue devorando hasta terminar ocupando su puesto. El Gobierno de España se considera caballo y considera lobo al catalán. Y para éste, la percepción es la contraria. En verdad, poco importa quién sea lobo o caballo si al final arrastran el trineo hacia el mismo destino: engordar sus respectivos intereses políticos, mientras algunos aprovechan el ruido para esconder sus miserias. En medio, como siempre, el pueblo. El único que debiera llevar las riendas.

Una abrumadora mayoría del pueblo catalán quiere expresar su voluntad democráticamente. Su aspiración es legítima y la ha demostrado en reiteradas ocasiones de una manera elocuente, pacífica y ejemplar. Como hizo el pueblo andaluz aquel 4 de diciembre de 1977, cuando exigió en las calles su derecho a decidir para acceder a la autonomía plena en idénticas condiciones que las denominadas "nacionalidades históricas".

La movilización ciudadana generó un problema de Estado hasta el extremo de condicionar la redacción de la Constitución y forzar el infame art. 151 que abrió las puertas al referéndum del 28F. Reivindicar ambas fechas claves en la historia de Andalucía y de la transición democrática, no es un ejercicio de melancolía sino de vanguardia por dos razones: pone sobre la mesa un precedente constitucional para una reforma que permita votar con todas las garantías al pueblo de Catalunya; y levanta acta de la identidad jurídica y política de Andalucía como línea roja ante una necesaria modificación del modelo territorial del Estado.   

Seguir leyendo »

EQUO Andalucía en la encrucijada verde

Carmen Molina, en el registro

En estos días el partido verde en Andalucia, EQUO, debate su futuro de cara al próximo ciclo electoral y se enfrenta a una histórica decisión, que sin duda, agitará el tablero político regional.

En el anterior articulo de opinión, apuntaba al derecho y necesidad de que EQUO recuperase la denominación “Los Verdes”, legal pero ilegítimamente utilizada en Andalucía por otra fuerza política desde hace años. Este asunto, será junto a la formula electoral bajo la que se presentará a las próximas elecciones y la continuidad en el grupo parlamentario con Podemos, uno de los puntos básicos que militantes y simpatizantes debatirán en la conferencia política que se celebrará en octubre en Sevilla.

Al contrario que a nivel estatal, EQUO Andalucía decidió por mayoria aceptar las condiciones de una negociación con Podemos para integrar en sus listas a candidatos de EQUO en las anteriores elecciones andaluzas, sin que fuesen visibles las siglas ni en campaña ni en papeletas, aceptando la posición que el propio Podemos les otorgaba. De salida ningún representante de EQUO obtuvo representación, aunque poco después la baja de un parlamentario por Málaga permitió a Carmen Molina, obtener su acta de diputada e integrarse en el grupo de Podemos.

Seguir leyendo »

El sueño eterno  

"Todos piensan en cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo" (León Tolstói)

Corren días de debate interno en las asambleas de base de IU Andalucía y, mientras intentamos desarrollar un proceso de clarificación política, nos topamos con reflexiones que bien pudieran llevarnos a pensar que nuestros coordinadores andaluz y federal, Antonio Maíllo y Alberto Garzón, han decidido embarcarnos a todas en una serie de cambios organizativos que no sabemos muy bien a qué responden.

Se plantea este relato obviando que justamente lo que hacen las direcciones de IU e IU Andalucía en este momento es responder con medidas a las debilidades que nuestras asambleas han detectado de forma masiva.

Seguir leyendo »

El dinosaurio todavía estaba allí

Se juzga por lo que se hace, no por lo que se dice.

(Antonio Gramsci, Passato e Presente)

El escritor sudamericano Augusto Monterroso escribió uno de los microrelatos más breves de la literatura: “Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”. No voy a escribir sobre reptiles prehistóricos, sino de la “vieja” y la “nueva” política en Izquierda Unida.

Seguir leyendo »

Andalucía como nación solidaria

Pedro Sánchez

La Mesa de Coordinación Nacional de Iniciativa Andalucista promoverá una Proposición No de ley en el Parlamento de Andalucía para que éste se reafirme en nuestra condición de nación solidaria.

Izquierda Andalucista (integrada por Iniciativa del Pueblo Andaluz e Izquierda Andalucista) ha valorado esta mañana la propuesta del PSOE para la plurinacionalidad en el Estado, lamentando que no incluyera a Andalucía entre las Comunidades Autónomas con el rango de nación, como la que más, ya que el pueblo andaluz demostró como propia  la política de reconocernos como nación cuando elegimos la vía del artículo 151 de la Constitución, a pesar de todas sus dificultades, y logramos cambiar materialmente la Constitución mediante una interpretación más equilibrada territorialmente y más justa de su Título VIII, propiciando una dinámica federalizante.

Andalucía, además, por la tradición del andalucismo histórico, representa un concepto de nación para el siglo XXI al margen de cualquier exclusivismo. El concepto político de nación necesita romper con su asimilación a un Estado y convertirse en el reconocimiento de los sentimientos subjetivos de identidad y pertenencia de la ciudadanía. Pero, sobre todo, ser reconocida como nación hoy, en el Estado español, significa tener un primer nivel de autonomía política, y no nombrar a Andalucía como tal es un agravio y una injusticia que olvida nuestra sólida posición constitucional.

Seguir leyendo »

Andalucía: por una solución federalista y plurinacional (homenaje al pensamiento vivo de Blas Infante)

En este 81 aniversario del asesinato de Blas Infante, Andalucía, la tierra por la que dedicó su vida y por cuya defensa fue asesinado, se encuentra ante dos cuestiones vitales para nuestro presente y nuestro futuro.

Por un lado necesitamos hacer frente a la desigualdad estructural que padecemos porque nuestra estructura económica está cada vez más desarticulada y dependiente. Recordemos los datos que ni el gobierno de España ni el de Andalucía quieren que sean noticia: tenemos la mayor tasa de paro de Europa (28,25%). La brecha industrial ha aumentado hasta el punto que, sobre una media de 100% de ocupados en la Unión Europea, España tiene un 74% y Andalucía un 42,7%. La aportación de la actividad industrial al total español equivalente tiene porcentajes similares a los de hace 50 años. La renta per cápita en Andalucía es 25 puntos porcentuales inferior a la renta media en España. La tasa de riesgo de pobreza en Andalucía es del 35,7% habiendo descendido, entre las CC.AA. del puesto 14 al 17 después de la crisis (la media en España es del 15,5%). Andalucía está incrementando su especialización en actividades extractivas con graves daños ecológicos y sociales frente a las actividades industriales, financieras y tecnológicas, con el consiguiente efecto fuga de los multiplicadores de empleo y renta hacia las áreas centrales.

Por otro, asistimos como convidados de piedra al grave conflicto entre la Generalitat (y la sociedad civil catalana) con el Gobierno Central del PP, grave hasta el punto que la Generalitat ha anunciado unilateralmente la convocatoria de un referéndum para la independencia de Cataluña el próximo 1 de octubre. En cualquier caso, este conflicto va a generar una nueva distribución territorial del poder en la que, si Andalucía no participa de forma activa, vamos a perder todo lo conseguido en el cuatrienio andalucista (del 4D de 1977 al 28F de 1980) en donde afirmamos nuestra inequívoca voluntad de ser una nacionalidad histórica y una nación solidaria. Es más, corremos el riesgo de que se manipule nuestro profundo sentimiento andalucista para defender de tapadillo posiciones centralistas que en el fondo expresan un rancio españolismo excluyente.

Seguir leyendo »

Turismofobia, tu padre

AccióN contra el turismo masivo en Barcelona.

Si denuncias que hay camareros cobrando 700 euros al mes por 12 horas de trabajo diarias, de las que sólo están dado de alta cuatro, es que odias el turismo; si denuncias que hay camareras de piso que acuden empastilladas a trabajar para poder limpiar 20 habitaciones diarias a 1,5 euros cada una, es que odias el turismo.

Si denuncias que los guiris borrachos se alojan en apartamentos ilegales y te vomitan tu patio, es que odias el turismo; si denuncias que tu alquiler ha pasado de 500 euros al mes a 900, porque al casero le es más rentable alquilar la vivienda ilegalmente por días que por meses de manera legal, es que odias el turismo. Si denuncias que los antiguos pequeños comercios y bares de toda la vida de tu barrio ahora son franquicias donde pagan 700 euros al mes a los camareros con contratos parciales que se convierten en jornadas de sol a sol, es que odias el turismo.

Si denuncias que estudiaste Turismo y estuviste viviendo en dos países varios años para perfeccionar tu nivel de idiomas y que ahora el hotel donde trabajas de recepcionista te paga 900 euros al mes, es que odias el turismo; si denuncias que estás harto de no poder salir de tu casa porque las manadas de turistas en fila india tienen bloqueado el portal de tu casa, es que odias el turismo.

Seguir leyendo »

La que se avecina

A pocos días de que se inicie la Feria de Málaga, es nuestra responsabilidad desde la Asociación de Vecinos Centro Antiguo hacer un balance sobre cómo están evolucionando los conflictos que más nos atañen, sobre cuánto afectan a nuestra vida diaria las decisiones que desde el Ayuntamiento o la Junta de Andalucía se han tomado, o bien se han dejado premeditadamente de adoptar pese a ser objeto de reclamación desde hace ya años. Sin duda, la Feria que se avecina será, de nuevo, la máxima expresión de todos esos problemas.

Somos muchos, no solamente sus residentes, los que pensamos que el Centro Histórico ha tomado una rápida y peligrosa deriva hacia lo contrario de lo que oficialmente ‘venden’ las instituciones: Ciudad Cultural y de los museos, de agradable convivencia de propios y extraños, se dice, cuando cada vez estamos más cerca del ‘modelo Magaluf’. Nuestras numerosas alegaciones públicas, e intervenciones en prensa, radio, televisiones locales, regionales y nacionales, e incluso en Pleno Municipal, solo han servido para constatar la ceguera con la que nuestras autoridades enfocan los problemas de la gentrificación y la turistificación, haciendo oídos sordos a cuantas recomendaciones hayan recibido. No solo las nuestras o de las del municipal OMAU (Observatorio de Medio Ambiente Urbano). Por ejemplo, el III Encuentro de la Plataforma Vecinal Europea Vivre la Ville Europe!, en el que participaron este mes de marzo más de 80 asociaciones de España, Bélgica, Francia, Italia y Portugal, constató que Málaga era un “ejemplo a no seguir” y apoyó de forma unánime a nuestra Asociación de Vecinos. Mientras muchas ciudades de Europa y España están tomando medidas para preservar sus Centros Históricos de problemas similares a los que padecemos en Málaga, aquí se practica la política del avestruz. Cuando otros arrían velas, nosotros las izamos con lunático alborozo.

En el barrio del Centro Histórico nos sentimos cada vez más como extraños en nuestra propia casa: formamos parte de un decorado saturado por el exceso de ocupación, en el que no se respetan nuestros derechos constitucionales y en el que se nos excluye de la toma de decisiones. El espacio público es invadido y privatizado sin ningún tipo de control gracias al acuerdo tácito existente entre las partes implicadas en su sobreexplotación. Y ello, a la espera de una nueva Ordenanza que dé por bueno todo lo que hoy por hoy no se quiere controlar, poniendo como excusa que las actuales ordenanzas están “obsoletas”. Calles impracticables por terrazas que crecen, elementos que estrangulan los pasos, privación del espacio para circular y aparcar, horarios irracionales inéditos en Europa, continua ‘toma de la calle’ para eventos de masas, basura amontonada entre la que desfilan despedidas de soltero y fanfarrias, etc. ¡Ay, pero es verdad, se nos había olvidado! Es lo que genera empleo, el motor del ‘crecimiento’… Eso si no tuviéramos en cuenta que expertos de todo el mundo están alertando del riesgo de poner todos los huevos en la misma cesta, de la decreciente rentabilidad del modelo: vienen más turistas, pero a costa de precarizar las condiciones de trabajo de quienes les sirven y de aumentar exponencialmente los costes (agua, saneamiento, residuos, seguridad, pérdida de la identidad histórica y social) para todos los ciudadanos de Málaga, no sólo los del Centro. La pregunta clave es quién se lucra, quién se beneficia de este modelo. ¿Se traslada todo este supuesto ‘boom’ a la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos o solo beneficia al empresariado turístico o, mucho peor, a opacos holdings de inversión?

Seguir leyendo »

Ideas para el cambio de imaginario en torno a la vivienda

Hace casi un siglo la escritora Virginia Woolf reflexionaba sobre la relación entre pobreza relativa y desarrollo de la persona. Lo hacía en un ensayo que tituló Una habitación propia, y para el que tomaba como hipótesis de análisis la escasa posibilidad que tenían las mujeres de acceder a su propio espacio habitacional básico, la habitación, y la limitación consecuente del desarrollo potencial de las mismas.

En la segunda década del s.XXI se hace necesario contribuir a entender y visibilizar la estrecha vinculación existente entre los espacios habitables y el derecho a una vida digna. Uno de los indicadores más claros de la situación de fractura social, y que requiere de un permanente diálogo público-social, es el acceso a la vivienda. La privatización y mercantilización del acceso a la vivienda han privado a ésta de su función social, y han provocado consecuencias en la salud, y las relaciones de las personas afectadas. En la actualidad, el sector financiero está legitimado para dirimir un mercado desregulado que lleva años provocando desahucios, y segregando espacios y personas.

Los desahucios en Andalucía, que en el tercer trimestre de 2016 alcanzaron el 26.9% del total nacional, comparten causas y consecuencias con los desalojos en los países en desarrollo. Por su parte, el impago del alquiler está suponiendo un motivo que se consolida poco a poco en el abandono de los inmuebles.

Seguir leyendo »

Carta abierta del padre adoptivo de Maloma: "El Gobierno nos tiene desasistidos"

Maloma Morales, durante una visita a Londres

Estimados amigos,

Hoy se cumple un año desde que Maloma declaró en la sede del ACNUR en los campamentos saharauis de Tinduf (Argelia) que su deseo era “volver a España”. Lo hizo a solas con el ministro consejero de Política de la Embajada de España en Argel, Gerardo Fernández-Gavilanes. Cinco minutos de conversación a solas, aunque en la puerta esperaban los familiares y miembros de la tribu de Maloma, que nunca han respetado la decisión de mi hija, ni han permitido que ejerza su derecho a llevar a cabo su decisión. Ella lleva ya más de 19 meses secuestrada.

Contamos los días desde que Maloma fue secuestrada por su hermano mayor, Mohamed Lamine Takio Hamda, el pasado 12 de diciembre de 2015 y ya suman 594 días de secuestro mientras nuestro Gobierno continúa “negociando” no sabemos qué ni cómo. El año pasado, teníamos un estrecho contacto con los altos cargos del Ministerio de Asuntos Exteriores, tanto en España con el Director General de Asuntos Consulares, Cristóbal Valdés, el Secretario de Estado, Ignacio Ybáñez, y hasta con el propio el ministro, José Manuel García-Margallo, como en Argelia, a través del Cónsul, Cristian Font. Doce meses después, ninguno permanece en su cargo.

Seguir leyendo »