eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Bienvenido Mr. EDUSI o la política verde por arte de magia

Algunos alcaldes  han descubierto la eficiencia energética, empleos verdes, optimización de recursos, movilidad, inclusión y derechos, energías renovables, reducción de emisiones, desarrollo sostenible y otras palabras por el estilo que antes ignoraban o repudiaban aparecen como por arte de magia en sus discursos y propuestas gracias a Mr EDUSI.

- PUBLICIDAD -
El otoño será más cálido después del tercer verano más caluroso en 51 años

EFE

Vamos a repasar qué hay detrás del acrónimo de moda.

EDUSI, corresponde a las siglas de Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado, y se trata de un documento que los Ayuntamientos deben redactar y presentar para poder optar al reparto en "competencia" de los 1.000 millones de euros que la Unión Europea ha destinado a España durante este año para llevar a cabo su estrategia de crecimiento y empleo Europa 2020.

Para conseguir los ambiciosos objetivos de esa estrategia, la UE establece que el "crecimiento" debe ser inteligente, sostenible e integrador y los concreta en el ámbito del empleo, el I+D+I, la educación, la integración social y la sostenibilidad, eficiencia energética, reducción de emisiones y energía renovable.

Hasta ahí, todo ok: la Unión Europea tiene como objetivo el desarrollo sostenible e integrado y pone a disposición de sus países miembros el dinero para conseguirlo a través de los Fondos FEDER.

La cosa empieza a complicarse cuando la distribución de esos fondos se hace en concurrencia competitiva, es decir, que las ciudades ( mayores de 20.000 hab) que pueden optar a esos fondos deben competir entre ellas para obtenerlos. Para ello se les exige que presenten estrategias con proyectos concretos que justifiquen el cumplimiento de los objetivos, que luego son puntuados como en un exámen, en función de cuyos resultados se repartirá el dinero.

La primera de las convocatorias, que repartió el 70% de los fondos el pasado mes de Noviembre, puso en evidencia muchos aspectos interesantes. También a muchos Alcaldes y gobernantes. Municipios como Villena, que presentaron un documento real y creíble en consonancia con los objetivos de la UE como con la línea política de su equipo de Gobierno (de ideología verde), obtuvieron la máxima puntuación y muchos millones de Euros para llevar sus proyectos a cabo. Otros como Alhaurín de la Torre, donde las políticas y el proyecto, los hechos y las palabras no tienen nada que ver entre sí y mucho menos con lo que quiere la UE, ni siquiera obtuvieron la puntuación mínima necesaria para ser considerados en el reparto de las subvenciones.

Pero la cosa no queda ahí. Como tan bien retrató el genial Berlanga en su Bienvenido Mr Marshall y con permiso de los actores Moran e Isbert, los alcaldes de nuestras ciudades están protagonizando un cutre "remake" de la película en la que travestían un pueblo para recibir las ayudas del extranjero que nunca llegaron.

Muchos de nuestros alcaldes, acaban de descubrir que esos conceptos e ideas tan raros que a veces nos escuchaban a los concejales verdes coinciden con lo que la UE exige y puntúa para el reparto de sus fondos. Eficiencia energética, empleos verdes, optimización de recursos, movilidad, inclusión y derechos, energías renovables, reducción de emisiones, desarrollo sostenible y otras palabras por el estilo que antes ignoraban o repudiaban aparecen como por arte de magia en sus discursos y propuestas gracias a Mr EDUSI.  Hasta, !Oh milagro! se están volviendo peligrosamente parecidos a esas "sospechosas" organizaciones y movimientos asamblearios y participativos,  y convocan reuniones y encuestas para escuchar a sus ciudadanos, que sólo sirven para completar el expediente y de paso cumplir otra de las exigencias de la UE para poder optar a los fondos.

Y no crean que se dejan asesorar por los técnicos municipales o por los grupos de la oposición, los proyectos que se envían para buscar fondos los encargan a consultorías y expertos de turno, sospechosas empresas reconvertidas o surgidas en cuestión de meses como las setas, especialistas en aprovechar la coyuntura y en redacción de Estrategias EDUSI , cuyo trabajo consiste en pintar de verde los proyectos que ya tienen decididos los alcaldes para que cuelen como sostenibles para la UE. Busquen la definición de Greenwashing.

Permítanme que en este punto vuelva al ejemplo de Alhaurín, donde entre la redacción de un Plan Estratégico (21.778 €) , el seguimiento del Plan Estratégico (21.538 €), la redacción del I EDUSI en Noviembre y el segundo en Diciembre (30.000 €) el Ayuntamiento lleva gastados mas de 70.000 euros en un ejercicio de greenwashing que hasta el momento no les ha funcionado. El alcalde y sus concejales no entienden por qué fuimos los únicos en votar en contra del Plan Estratégico de Alhaurín de la Torre en el mes de mayo, ni por qué esta semana no apoyamos el nuevo EDUSI que va a presentar el Ayuntamiento a la repesca de subvenciones, cuando sin embargo, hemos sido los concejales (los únicos) que mas hemos intentado aportar y participar en todo el proceso de elaboración y propuestas.

Pero el tiempo todo lo explica. Si el Plan Estratégico de mayo hubiese sido bueno, bastaría con haber extraído de él las estrategias concretas para redactar los EDUSI y optar a las subvenciones. Si se creyesen los EDUSI y actuasen en consecuencia, los hechos y las políticas serían el mejor aval para solicitar subvenciones a la UE. Si olvidasen sus macroproyectos especulativos y ladrillistas y escucharan las alternativas que otros les proponemos…

Tampoco lo entienden la mayoría de los grupos de la oposición que apoyan y aplauden estos proyectos, mirando hacia otro lado, como cuando los actores de reparto de la película de Berlanga se unen al desfile cantando lo de ". .os recibimos con alegría", haciendo el juego a los que gobiernan y acusando a los críticos con el peligroso argumento de que "no puede uno oponerse al dinero, venga de donde venga", olvidando entre otras cosas que ese dinero tambien es público, salido de nuestros impuestos.

Pues va a ser que no. Que no cuela. No somos pocos los que estamos advirtiendo que no es suficiente con pintar de verde los discursos, mencionar colectivos en riesgo o hablar en femenino. No es suficiente si no se cambian los hechos, si no cambian las políticas.

Y no es la postura mas fácil, al contrario, muchos asumimos que nos llegarán las críticas y los ataques por no hacer lo mismo que el resto. Pero es que, si fuese para hacer lo mismo que el resto, los concejales y organizaciones que defendemos la ecología política en nuestro país no estaríamos aquí. Nuestras negativas y abstenciones a los EDUSI son críticas y responsables y no significan que no apoyemos las estrategias y las ayudas hacia la transición sostenible de nuestras ciudades.

Al contrario, somos los mas críticos porque somos los que mas creemos y queremos aportar a ellas. Y aquí seguiremos proponiendo y transformando desde lo local pensando el lo global, incluso cuando acabe la moda de los EDUSI.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha