eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Cambio de marcha en Podemos Andalucía

Podemos vive un impasse extraño como si no supiera qué marcha activar: si dar una marcha atrás que mire a los anhelos pasados y batallas perdidas o mire hacia adelante con una marcha firme al tiempo que abierta, dialogante y transversal pero no por ello menos ambiciosa en transformaciones sociales profundas

- PUBLICIDAD -
Podemos de Andalucía.

Parece evidente que Podemos es la herramienta más interesante y útil que se ha puesto a disposición de los sectores populares en este país en mucho tiempo. La indignación se transformó en propuestas y un consenso social propio de cambios de ciclo en un régimen, el del 76, caduco y con una crisis de legitimidad no vista antes. La actual brecha abierta en el seno del PSOE que ha cristalizado en un gobierno continuista tanto en lo económico como en lo estético no es más que una muestra de que la ventana de oportunidad existe y que una propuesta transversal podría aglutinar a amplios sectores populares para construir un nuevo país.

El ciclo electoral al que nos hemos sometido ha sido al tiempo ilusionante y desgastante. Ha habido que acelerar de 0 a 100 a veces demasiado rápida lo que nos ha hecho incluso derrapar y gastar las ruedas. Hemos llegado a las últimas citas electorales con una carga difícil de capear. Es difícil y seguramente no deseable, forzar un relato de movilización permanente en el momento actual sobre una sociedad que se debate con liquidez 'Baumaniana' entre el miedo y la ilusión frustrada de cambio. Pero con la toma de posesión del nuevo gobierno -con biblia, crucifijo y notario mayor del reino- se escenifica el momento en el que toca cambiar de marcha: restauración por arriba (con aislamiento en el rincón de la protesta de las potenciales fuerzas de cambio) o avanzar en la construcción del nuevo bloque histórico (saliendo del rincón donde nos quieren los adversarios, permeando y sumando en y con las contradicciones de la sociedad actual, conduciendo los debates internos de manera democrática al tiempo que prudente, entre otras tareas).

El adversario ha jugado fuerte sus cartas con desprestigios, injerencias forzadas y trampas -en las que en ocasiones hemos caído- en medios e instituciones. No le ha sido suficiente. La brecha abierta es profunda y el intento de restauración complicado. El bipartidismo está fracturado y no hay consenso entre las élites para conducir el terremoto. Los últimos acontecimientos apuntan a que la apuesta estratégica pasa por sacrificar, al menos momentáneamente, al PSOE con objeto de intentar salir de la coyuntura institucional dándole la hegemonía y el timón al Partido Popular con esperanzas de poder hacer una recomposición estética y cosmética a medio plazo de un nuevo consenso por arriba.

Para poder avanzar hacia el cambio posible queda una pregunta clave por responder: ¿cómo y con quién conducir ese sustrato social aún existente para consolidar ese nuevo bloque histórico que busque y cambie el posible país nuevo por llegar? Pienso que en la coyuntura actual el régimen nos ha observado debilitados y ha aprovechado para sacrificar, de momento, la parte que representan las clases dirigentes mayoritarias del PSOE como elemento del bipartidismo a cambio de una gobernabilidad debilitada apostando a que pueda haber recomposición, como decía, estética y cosmética a medio plazo.

Podemos vive un impasse extraño como si no supiera qué marcha activar: si dar una marcha atrás que mire a los anhelos pasados y batallas perdidas o mire hacia adelante con una marcha firme al tiempo que abierta, dialogante y transversal pero no por ello menos ambiciosa en transformaciones sociales profundas.

Las condiciones en la que discurren los adversarios se dibujan extremadamente favorables. Por una parte el PSOE se está regionalizando y desdibujando sin un proyecto claro con un papel protagonista de la federación andaluza capitaneada por Susana Díaz que no ha tenido ningún reparo en mostrar lealtad ruborizante al régimen caduco y ofrecerse, a riesgo de minar su imagen, para descuartizar a su propio partido con vistas a desdibujar a las posibles fuerzas del cambio y alto riesgo de entregarle la hegemonía al Partido Popular, incluso, en Andalucía. Además, el recién estrenado gobierno tendrá que afrontar recortes impuestos por Bruselas que rondan los 8 mil millones de euros. Es más que probable que lo haga con el continuo chantaje al congreso de elegir entre recortes y nuevas elecciones. Eso puede favorecer el empuje y (re)indignación popular lo que pondría en una tesitura más compleja al bipartidismo y lo que éste representa.

El anhelo del cambio político creado a partir del 15M sigue vivo, las impugnaciones sociales siguen vigentes, la potencial simpatía de las clases ilustradas y medias existe,  pero nos coge, en cambio, en una coyuntura delicada, como si no supiéramos bien cómo jugar este movimiento ahora. Como si se nos hubiera atascado el embrague. La ayuda de la reactivación del movimiento popular ayudaría a que la dirección navegue con buen horizonte, pero la propia dirección, creo, debe marcarlo también y, me temo, en este momento no lo está haciendo de la manera más acertada.

En esta coyuntura tan sensible, Teresa Rodríguez, secretaria general de Podemos en Andalucía, decidió de manera unilateral, convocar la II Asamblea Ciudadana Andaluza en la que se renovarán con votaciones los días 7, 8 y 9 de noviembre los órganos de dirección, se aprobarán nuevos documentos político organizativos y se elegirá a una comisión de garantías democráticas (prácticamente inexistente en este tiempo de andadura).

Ya dije que creía que era un mal momento para hacerlo. Por una parte porque, con el debate de investidura del gobierno de España, la II Asamblea Andaluza no está siendo prácticamente leída por la ciudadanía (lo que nos aleja de ella si queremos ser un proyecto ganador); y por otra parte nos coge en medio del debate de  los presupuestos en Andalucía que es uno de los hitos más importantes en términos institucionales para la organización.

Inyectar un debate para mirarse hacia dentro, además con poco tiempo y con tutelajes desde Madrid, creo que es un error político. Las circunstancias extraordinarias que vivimos en el país, creo, habrían hecho necesario el aplazamiento de la convocatoria para que por una parte se centrasen los esfuerzos en el debate de presupuestos andaluces y por otra mirar qué sucede con el gobierno recién conformado. El sentido común, ese del que hacemos gala, apunta a que había mejores momentos y formas para convocar un debate sosegado de ideas y de proyecto de futuro para Andalucía. No parece sensato tener expuesto al partido a un debate que con prisas se cierre en falso o de una manera parcial. En todo caso, hay que intentar salir con buen pie de este proceso.

El balance de Podemos en Andalucía deja muchas preguntas y, tal vez, demasiada distancia entre lo que se dice y lo que se hace. Seguramente todos y todas habremos cometido algunos errores y por lo tanto tenemos todos un grado de cuota de responsabilidad, tanto en las cosas buenas -que por supuesto las ha habido- como en las deficiencias. En esta coyuntura ya anuncié al Consejo Andaluz que no concurriría al proceso de renovación de la dirección. Motivos personales, profesionales y divergencias políticas creo que lo hacen necesario. Saludo que, aún en estas condiciones, haya distintas propuestas que pongan encima de la mesa asuntos y debates importantes. Desde el inicio defendí un Podemos más transversal, más inclusivo, más plural, descentralizado y abierto. Espero que después de este proceso, Podemos Andalucía salga más fuerte en esa dirección. Los cambios de marcha hay que hacerlos con tino o se corre el riesgo de estropear la caja de cambios.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha