eldiario.es

Menú

Enclave Rural Enclave Rural

El 'agosto' del sector hortofrutícola andaluz empieza en noviembre

Las estrellas de la exportación continúan siendo el tomate, el pimiento y, en menor medida, el pepino. Alemania, Francia y Reino Unido lideran la lista de destinos para la producción andaluza.

Centroeuropa "es el mercado más importante porque es cercano y tiene capacidad adquisitiva", según Andrés Góngora, de COAG, y es necesario adaptarse más a ese mercado y producir "variedades adaptadas a la demanda".

El marco jurídico y de seguridad alimentaria aumenta la confianza de los consumidores europeos en los productos andaluces.


- PUBLICIDAD -
La eurozona registró un superávit comercial de 15.200 millones en mayo

Durante el primer semestre de 2013, Andalucía incrementó más de un 10 por ciento sus exportaciones con relación a 2012. En el tercer trimestre también se sitúa entre las comunidades que más vende al exterior. Los combustibles y los aceites minerales encabezaban el ranking de exportaciones, seguidos del sector hortofrutícola. Es precisamente este sector el que acaba de iniciar su particular ‘agosto’. De noviembre a abril es cuando se producen el grueso de las exportaciones de frutas y hortalizas andaluzas. Esos son los datos que maneja Andrés Góngora, responsable nacional de Frutas y Hortalizas de COAG, porque en ese periodo "existe menor producción propia".

Las estrellas de la exportación continúan siendo el tomate, el pimiento y, en menor medida, el pepino y otras hortalizas como la berejena, el calabacín, la lechuga o la judía. Las provincias andaluzas más exportadoras: Granada y Almería. Y el principal destino, Alemania. Casi el 40 por ciento de las frutas y hortalizas andaluzas van directamente a ese mercado.  

Las cifras de COHEXPAL, la asociación de productores hortofrutícolas de Almería, corrobora esos datos. Durante la campaña 2012-2013, el 33 por ciento de su producción (que supone el 70 por ciento de esa provincia) tuvo como destino Alemania. Le siguen Francia, Reino Unido y Holanda con un 13 por ciento. El resto de países a los que exportan, una decena y todos en el entorno comunitario, suman el 32 por ciento restante.

Para Góngora, Centroeuropa "es el mercado más importante porque es cercano y tiene capacidad adquisitiva". Por eso entiende que debe seguir siendo una prioridad para los productores andaluces. No obstante, entiende que es necesario adaptarse más a ese mercado y producir "variedades adaptadas a la demanda". Cita como ejemplo que el consumidor europeo busca "el pimiento más redondo y carnoso y el tomate de más larga duración". Esos son los productos que están encontrando más salida.

El representante de COAG incide también en la necesidad de que los productores andaluces exploten factores que juega a su favor.  "Cada vez es un mercado más global y podemos circular de un lado a otro, pero determinados grupos de distribución temen quedarse sin abastecimiento de un mercado como Andalucía", explica y argumenta que "el marco jurídico y de seguridad alimentaria que da Andalucía, no lo dan otros países".

El factor estabilidad política

A factores como las garantías de seguridad se suman otros como la estabilidad política. Como ejemplo señala que las crisis recientes en los países del entorno mediterráneo que han generado problemas de abastecimiento de determinados productos como las patatas procedentes de Egipto. Este aspecto, según Góngora, ha podido ser uno de los motivos por los que se han disparado las exportaciones españolas y andaluzas a lo largo de 2013.

Pero no el único. También ha contado la iniciativa empresarial. "Hace 5 ó 6 años -comenta- el mercado nacional era muy interesante, había buen ritmo económico y el consumidor nacional tiraba de la producción andaluza". Eso ha dejado de ocurrir. "Si ha aumentado la exportación, en parte, es porque se ha reducido el consumo interno debido a la crisis". Lo que ha hecho que los productores busquen nuevos mercados donde colocar sus productos.  

Según Góngora, hay margen para seguir creciendo en exportaciones, pero es necesario elegir bien qué se exporta. Un ejemplo claro es el aceite de oliva. Un producto del que España acapara más de la mitad de la producción mundial y Andalucía supera el 80 por ciento de la nacional. Desde su punto de vista es uno de los espacios donde las exportaciones tienen margen para crecer.

También lo cree así Fernando Ortega, fundador de la plataforma jiennense iloveaceite.com, dedicada a la comercialización de aceite on line. Desde el principio, su principal objetivo ha sido China, pero también abastecen a países latinoamericanos como Perú y a países europeos. En ese último grupo, Alemania vuelve a encabezar una lista en la que también aparecen Polonia, Francia, Bélgica y Austria.

La mitad de su producción se va fuera. Este año han notado una caída porque la cosecha 2012-2013 fue escasa, lo que ha motivado un repunte de precios. Medio millón de litros de aceite virgen extra frente a los 700.000 del año pasado, "aunque el valor ha sido mayor", aclara Ortega. Para ellos la segunda mitad del año natural es la que reactiva las ventas y les demuestra que hay espacio para trabajar. “El consumo de aceite de oliva como grasa, a nivel mundial, está en un 2 ó 3 por ciento. En el aceite está todo por hacer”.

Otro ejemplo de vocación exportadora es la empresa agrícola ‘El bosque’. Desde Huelva, abastecen de moras, arándanos y frutas similares, conocidas como berries, a mercados de Europa, Asia y Oriente Próximo. Para Daniel Velo, su director administrativo, el aumento de las exportaciones detectado a lo largo de 2013 no es un hecho destacable, lo que sí aprecian "es el interés de nuevos mercados, como Rusia o países del este".

Ellos arrancaron como exportadores, porque su producto tiene más consumidores en el mercado internacional. En lo que coinciden con el resto de productores andaluces es en el destino: Europa, aunque su principal comprador es el Reino Unido y en su lista, en lugar de Alemania aparecen pasíses como Francia, Bélgica, Holanda, Suiza o Rusia. Velo sostiene que “hay margen para crecer” en la exportación, pero también advierte de que "no es fácil, es complicado, y que tal como están las cosas, hay que tener claras las líneas de negocio, porque lo más difícil es introducirse" en nuevos mercados.

Su sede está en Huelva, una provincia que exporta, según los datos de COAG, en torno al 70 por ciento de su producción de fresas. Francia es el principal destino para este producto. Para Andrés Góngora, el éxito del sector hortofrutícola andaluz en las exportaciones radica en su capacidad de adaptación al medio, porque ha entendido "al final, el que compra es el que manda".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha