eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

La guerra de las listas o cómo animar la precampaña desde el minuto 0

Podemos ya se ha quedado sin números 1 en Jaén y Almería, por la prisión para Andrés Bódalo y por la decisión de David Bravo de no seguir, respectivamente

Su confluencia con IU obligará a mover nombres, siendo la incógnita de Alberto Garzón la mayor porque por Madrid están ocupados los primeros puestos

En el PP-A, Francisco de la Torre ha declinado encabezar la lista por Málaga y renunciar a la alcaldía, como le habían propuesto desde la dirección regional

En el PSOE-A sostienen que moverán poco sus candidaturas, sólo por alguna incompatibilidad sobrevenida, y en nigún caso en los que las encabezaron el 20D

- PUBLICIDAD -
España vivirá el 26 de junio su novena cita con las urnas en cuatro años

EFE

Las listas para las elecciones generales del próximo 26 de junio, cosa que debería ser fácil cuando hace seis meses que se cerraron para la convocatoria del 20 de diciembre, se parecerán mucho menos a las que los partidos presentaron entonces de lo que sus líderes sostienen. No ya sólo porque hay candidatos de entonces que no quieren o no pueden seguir, sino también porque se han abierto nuevas batallas con esta oportunidad y especialmente, porque si finalmente cuaja, habrá un nuevo elemento en juego: lo que pueda resultar de la concurrencia conjunta de Podemos e IU.

Son precisamente por ello estas dos formaciones las que más están dando que hablar desde que hace unos días se viera como inevitable la convocatoria de comicios y pese a que no se ha ratificado hasta hace unas horas, porque el resto insisten en que prácticamente repetirán listas hasta donde puedan. En este sentido, Podemos e IU sostienen que su unión se está negociando sobre la base de un programa que ilusione a su posible electorado, y que lo de las listas es secundario, pero no es una cuestión menor. Máxime cuando IU no sabe todavía por dónde concurrirá su líder, el diputado Alberto Garzón. O cuando Podemos puede asestar la puntilla definitiva a su exsecretario de Organización, Sergio Pascual, hasta que fue fulminado por el líder del partido Pablo Iglesias, relegándolo de la candidatura por Sevilla, que encabezó el 20D y lo convirtió en diputado.

Desde la dirección de IU sostienen que es "irrenunciable" que Alberto Garzón vaya por Madrid, y habían sugerido el número 3, por detrás de Pablo Iglesias y Carolina Bescansa, responsable de Programas en Podemos y una de las que se sentará en la mesa de negociación con IU. Pero  ese puesto lo ratificaba hace menos de una semana Pablo Iglesias para su secretario político Íñigo Errejón, lo que relegaría al líder de IU a una posición inasumible para su referente y en cuyo tirón tienen precisamente depositadas las confianzas después de que haya sido de lo más valorado en la gestión de los resultados del 20D.

El propio Alberto Garzón ha dicho sobre esta posibilidad: "Es natural y está preconcebido así en el imaginario social que los candidatos de cada organización, sin perjuicio de que haya confluencia, van por la lista de Madrid, porque, a efectos mediáticos y de visibilidad, suele ser lo más atractivo y es lo que parece que está naturalizado". En lo que lo ha secundado el coordinador regional de IU, Antonio Maíllo, porque pese a que en la formación estarían que estarían "encantados de que fuera por cualquier sitio, el lugar que le toca es federal y es Madrid".

La opción de concurrir por Málaga, su provincia, la pone sobre la mesa Podemos, toda vez que prescindiría del catedrático Alberto Montero que fue su número 1, pese a que éste ha mostrado su intención de repetir. No es el único de Podemos que podría resultar sacrificado en estas negociaciones, también Sergio Pascual por Sevilla, pese a que tampoco él termina de creerlo. De hecho, Málaga -porque IU rozó el escaño el 20D- y Sevilla -por su peso en la provincia- son junto con Córdoba -por ser emblemática para la formación y cuna de la plataforma Utopía y Dignidad que ha impulsado esta unión- son las circunscripciones en las que la coalición de izquierdas peleará por puestos más relevantes en las listas si concurre con Podemos.

Pero los de Pablo Iglesias tienen de momento dos vacantes en Andalucía que le darían menos quebraderos de cabeza. Una Jaén, tras ingresar en prisión el que era su número 1, Andrés Bódalo, precisamente el que fue el último que se cerró para los pasados comicios en un proceso bastante tortuoso y como único que consiguió imponer la secretaria general de la formación en Andalucía, Teresa Rodríguez. Desde Utopía y Dignidad proponen para este hueco a Diego Cañamero, portavoz del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), quien ya se ha trasladado incluso a vivir a la provincia. La otra vacante es mucho menos atractiva para IU: se trata de Almería, tras la decisión comunicada este martes por el diputado David Bravo de no encabezar la lista nuevamente, por motivos "estrictamente personales".

Pero también hay frente en el PP-A, comenzando precisamente por Málaga, pieza clave en el tablero en el caso de Andalucía. El número 1 por Málaga  se lo ha ofrecido el presidente del PP-A, Juan Manuel Moreno, a Francisco de la Torre, veterano regidor de la capital de provincia que hasta el momento ha mostrado resistencia a dejar el bastón de mando. El hecho de que el que fuera número 1 en los pasados comicios, José María García Urbano, alcalde de Estepona, renunciara la pasada semana para dedicarse de lleno a su ciudad, abrió la veda.

La veterana Celia Villalobos no dudó en posicionarse para el puesto que le había quitado precisamente el alcalde de Estepona por la intención del partido de dar un aire nuevo a las listas. Luego también se habló de la que fuera alcaldesa de Marbella, Ángeles Muñoz, quien en todo caso ha dejado claro que le gustaría repetir como senadora. Y finalmente, hace unos días se producía un almuerzo con varios dirigentes del partido en el que  hacían la propuesta a Francisco de la Torre. "Reúne los requisitos", ha comentado este martes Juan Manuel Moreno. 

Pero horas después Francisco de la Torre declinaba la oferta por "respeto a los votantes" y hablando de que hay otras personas "más capacitadas" que él para ello. Eso para de momento las opciones del presidente provincial del partido, Elías Bendodo, quien había visto crecer las posibilidades de relevarlo en la alcaldía de Málaga, donde es concejal. Un cargo para el que se lleva tiempo trabajando como sucesor natural y que le permitiría dar el salto desde la presidencia de la Diputación de Málaga a la que es la joya de la corona de los populares en Andalucía: la capital de la Costa del Sol.

Entretanto, en el PSOE-A reiteraban también este martes que las listas se mantendrán en lo que respecta a sus números 1, si bien reconocen que habrá cambios en las candidaturas por "incompatibilidades sobrevenidas" y por candidatos que han pedido "no repetir", según apuntan fuentes de la dirección regional, que en todo caso manifiestan que "no habrá novedades relevantes". Básicamente, los cambios serán porque desde el 20 de diciembre, la Junta de Andalucía ha ido recolocando en su estructura a muchos de los integrantes de las listas que no consiguieron escaño.

Rechazan, en cambio, dos cuestiones con las que se ha especulado las últimas semanas, como la posible salida del alcalde de Alcalá de Guadaíra, Antonio Gutiérrez Limones, que iba de número 3 por Sevilla, debido a que hay una causa en los tribunales que podría salpicarle, o incluso la entrada de Eduardo Madina, toda vez que la secretaria general del PSOE-A ha pedido a Ferraz que le diera un puesto relevante en la lista por Madrid que le garantizara presencia en el Congreso de los Diputados y no el número 7 del 20D que lo dejó fuera. "No se va a hacer", insisten desde el PSOE-A. Con unas listas prácticamente calcadas, el PSOE-A sueña con tres escaños más (logró 22 hace cuatro meses) en las provincias de Córdoba, Málaga y Granada, que es donde sus cálculos les dan más posibilidades de subir.

Tampoco C's quiere hacer más cambios de los que se vea obligado por las circunstancias de los últimos meses, pero su portavoz en Andalucía, Juan Marín, ha admitido que algunos tendrán que llegar. Como en el PSOE-A, matiza que serán "casos puntuales", a excepción de Huelva, donde está en juego el número 1 porque el que lo fue el 20 de diciembre, Rafael Ruiz Corrales, presentó su dimisión en la única provincia junto con Jaén en la que los de Albert Rivera no lograron escaño.

En este sentido, como en todos los casos en los que se recurre a primarias, la premura de tiempo y el especial contexto de unas elecciones generales que tiene sabor a repetición sí han hecho que en los partidos se reciba con cierto alivio no tener que meterse en esos procesos complicados de nuevo, porque son ajustes que se decidirán desde sus direcciones. De plazo para ello tienen hasta el 23 de mayo, cuando deberán estar registradas las candidaturas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha