eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Flamenco al compás de la innovación

Multitud de iniciativas permiten que un arte elevado a Patrimonio de la Humanidad siga extendiendo su manto sobre cualquier rincón del mundo

- PUBLICIDAD -
flamenco

Fue un 16 de noviembre cuando el flamenco escaló un peldaño más a nivel mundial. Aquel día de 2010 la Unesco lo convirtió en Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, un reconocimiento internacional para un arte con raíces andaluzas. Una manifestación artística sin la que no puede entenderse la cultura española en general y la andaluza en particular. Un arte sin fronteras que ha cautivado a personas de cualquier parte del mundo. Por ejemplo, siendo siempre llamativo que una cultura como la asiática, tan distinta a la mediterránea, sea un enclave ineludible para quienes hacen del flamenco su vida.

El arte ‘jondo’ es como un pozo de gran profundidad del que emanan diversos estilos de cante, baile y toque. Una generosa paleta de palos musicales en la que tradición e innovación se dan la mano. Porque el flamenco es un arte con las puertas abiertas para que entren soplos de aire fresco. Y no solo a través de compañías de baile. También por ejemplo con ayuda de la artesanía. Es el caso de ‘Carmen’, una máquina del flamenco. Literalmente. Es la creación de Ignacio Rodríguez, un inventor sevillano conocido como Pelícano Mecánico. Consta de un pequeño motor eléctrico y veinte bolas de madera repartidas en diversos engranajes. Y su percusión a distintas velocidades permite reproducir el ritmo por bulerías en sus distintas variantes.

Las nuevas tecnologías también aportan su grano de arena a la difusión de la tradición flamenca. Por ejemplo con Mi Flamenco Place, una app que permite hacer un viaje interactivo por el pasado y el presente del arte ‘jondo’. La aplicación plantea un recorrido por más de 50 lugares relevantes en los que el usuario puede conocer su historia con vídeos grabados por grandes figuras del flamenco.

Las nuevas tecnologías también invaden la educación que, por supuesto, es fundamental para transmitir y mantener tradiciones en cualquier sociedad. Por ello, en una época en la que la educación abre cada vez más sus brazos a la innovación tecnológica, el flamenco aprovecha dicha unión para que las nuevas generaciones se sumerjan en sus raíces. Lo hace a través de la app Palo Flamenco, dirigida especialmente a niños pero también a cualquiera que quiera conocer un poco más sobre este arte.

La educación en torno al flamenco también se cuela en las aulas como materia. En San José de la Rinconada, pueblo de Sevilla, está el primer instituto con el flamenco como asignatura. Los alumnos estudian los distintos palos flamencos, los compases, el toque a la guitarra, el baile y el cante en una iniciativa puesta en marcha por el Instituto de Educación Secundaria Carmen Laffón .

Baila el flamenco al compás de la innovación. Multitud de iniciativas permiten que un arte elevado a Patrimonio de la Humanidad siga extendiendo su manto sobre cualquier rincón del mundo. Para que sus raíces se mantengan y sobre ellas siga creciendo una cultura universal.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha