eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

El talento menos visible tras el cine de éxito

El sello andaluz del cine nacional y mundial va más allá de los nombres de actores. El talento está también tras la cámara

- PUBLICIDAD -
hhh

En los últimos años el cine andaluz se ha paseado por alfombras de medio mundo de la mano de los actores y directores del momento. La saga de los León, el premiado Alberto Rodríguez o las omnipresentes Inma Cuesta y Natalia de Molina son ejemplos del andaluz que habla el séptimo arte desde hace unos años. Nombres que se han unido a otros más veteranos como el de Antonio Banderas, María Barranco y Benito Zambrano.

El sello andaluz del cine español y mundial va, sin embargo, más allá. La película que disfrutamos al sentarnos en la butaca de la sala de cine está sujeta por las manos de muchos más que los que salen en pantalla. Sonido, iluminación, fotografía, vestuario, escenografía… Tras el resultado final está el trabajo de multitud de profesionales. El cine también se hace detrás de las cámaras.

Un ejemplo es Antonio Meliveo, compositor de la banda sonora de más de 40 películas. ‘Solas’, de Benito Zambrano, le abrió la puerta al cine tras años de experiencia en la composición para teatro. También le abrió la de los Goya con la primera de sus tres nominaciones, la última en 2016.

Otro habitual en los Goya es Fernando García, uno de los figurinistas del momento. Su primera película también fue de la mano de Zambrano. ‘Padre Coraje’ fue el inicio de una extensa lista de títulos hasta que en 2013 llegó la nominación por el diseño de vestuario de ‘Grupo 7’, de Alberto Rodríguez, que también le dio el pase para su primer galardón con La Isla Mínima. Otro sevillano comparte galardón con Fernando García. Daniel de Zayas está considerado uno de los mejores técnicos de sonido directo del cine español. Una prueba de ello es el Goya que ganó en 2009 por la película ‘3 días’.

El sello andaluz está presente más allá de la industria española. Por ejemplo en Bollywood. Daniel Sánchez-López, director de fotografía jerezano, triunfa en una de las mayores industrias culturales del mundo. Estudió cine en Nueva York y Los Ángeles y dio sus primeros pasos en el sector audiovisual en Sevilla.

El de Rafael Molina es otro de los nombres vinculados a la historia del cine nacional e internacional. Su vida va ligada a él desde su juventud pues trabajó durante 25 años como doble y especialista en películas y series de temática western como ‘Las aventuras del joven Indiana Jones’ y ‘Curro Jiménez’. Y, además, adquirió Fort Bravo, un poblado del oeste en mitad del desierto de Tabernas que sirvió de decorado para multitud de películas del género en los sesenta y los setenta. Y que hoy en día se sigue usando como plató además de estar abierto al turismo.

Los créditos del pasado y el presente del cine nacional e internacional cuentan con nombres andaluces. El futuro, si nos guiamos por el talento existente, también.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha