eldiario.es

Menú

La Caja Negra La Caja Negra

La industria del cine andaluz recrea el bombardeo de Gernika en la gran pantalla

Casi 80 años después del ataque nazi, unos malagueños vuelven a posar su mirada en la tragedia inmortalizada por Picasso

La productora malagueña Pecado Films estrena Gernika este viernes con un destacado equipo artístico y técnico andaluz

Seis millones de euros de presupuesto y una distribución en más de 55 países la convierten en una de las mayores producciones andaluzas de la historia

- PUBLICIDAD -
Fotograma de 'Gernika', dirigida por Koldo Serra

Fotograma de 'Gernika', dirigida por Koldo Serra

Cuenta con humor el director de Gernika, el vasco Koldo Serra, que cuando dos productores malagueños llamaron a su puerta para ofrecerle la dirección de una película sobre el trágico bombardeo de la Guerra Civil, la idea le pareció tan inverosímil que no pudo rechazar la oferta.

Corría el año 2013 cuando el periodista que escribe estas líneas se cruzó con uno de esos productores andaluces en el Festival de Cine de Berlín (Berlinale). Carlos Clavijo, productor y guionista de la película, le contó, al grupo de cineastas y periodistas españoles que se habían congregado en la embajada española, que había acudido a la capital alemana con su socio José Alba en busca de inversores para su proyecto cinematográfico: una superproducción sobre el bombardeo que Pablo Picasso inmortalizó en su célebre cuadro homónimo. Clavijo lo contaba con tanta convicción que, al menos en aquel grupo, despertó pocas dudas sobre el éxito de su aventura.

"Nos pusimos a buscar financiación por toda Europa, viajando con compañías de vuelos baratos y alimentándonos con bocadillos. Hemos ido a los mercados (cinematográficos) de Berlín, Cannes... hasta llegar a los 6 millones que necesitábamos. Ha sido como un puzzle o como una montaña rusa de sorpresas y giros. Conseguir inversión ha sido como ir a puerta fría, ya que una película bélica impone respeto e implica muchos riesgos". Con ese presupuesto, Gernika se ha convertido ya en una de las mayores producciones andaluzas de la historia.

Un recuerdo infantil

Clavijo guardaba en su memoria el bombardeo nazi desde que descubrió su existencia con 11 años a través de unos fascículos de kiosko. "Aquello me dejó muy impresionado", rememora. No era para menos: en una de las primeras acciones contra población civil de la historia, aquel 26 de abril de 1937, el ejército alemán acabó con la vida de 126 personas durante las cuatro horas que duró la ofensiva.

El azar quiso que, 30 años más tarde de aquella lectura, Clavijo y Alba se encontraran en Estados Unidos con un guionista norteamericano, Barney Cohen, que rumiaba desde hacía tiempo "una idea para hacer una película sobre Gernika, así que nos pusimos manos a la obra".

La imagen de pobreza y corrupción que ha transmitido España al extranjero durante los últimos años ha sido, según Clavijo, un problema real a la hora de encontrar inversores para su proyecto. Por el camino se han dejado a coproductores alemanes y rumanos, pero han encontrado apoyo dentro de nuestras fronteras: la película está coproducida por varias productoras españolas y tiene el apoyo de las televisiones públicas vasca, andaluza y española. Sony terminó de apuntalar la producción con dos millones y una distribución por más de 55 países. "Gracias al rodaje en inglés, la película va a estar presente en países como Rusia, China, Canadá o Estados Unidos", desgrana. 

Talento andaluz en el reparto

En el plano artístico, el reparto también es muy internacional. A la española María Valverde le acompañan actores británicos como James D'Arcy y Jack Davenport o el alemán Joachim Paul Assböck. 

Ingrid García-Jonsson es la cara más visible de un elenco de actores andaluces entre los que se incluyen Víctor Clavijo y Julián Villagrán. García-Jonsson interpreta a una intrépida fotógrafa de guerra inspirada en la alemana Gerda Taro, que murió precisamente durante la Guerra Civil española. "Tomé como referencia a Gerta, que era pareja de Robert Capa y de la que hay muchos retratos. Tenía mucho carácter, pero a la vez era muy divertida. He querido jugar con ese contraste, sobre todo por la época en la que ocurre", explica la joven actriz nacida en Suecia y criada en Sevilla.

Ingrid Garcia-Jonsson en la película Gernika

Ingrid García-Jonsson en la película Gernika

García-Jonsson, que vive una carrera meteórica desde el estreno en Cannes de Hermosa Juventud (2014) y que tiene pendiente de estreno otros tres largometrajes ( Ana de Día, Golpe Maestro y la también bélica En Zona Hostil), no se ha dejado intimidar por la dimensión de una superproducción así. "He hecho mucho cine independiente, pero afronto los proyectos siempre de la misma manera, más allá del presupuesto o los efectos especiales. En una película como Gernika tiene más responsabilidad y no tienes mucho margen de equivocación. Más allá de eso, en lo humano no noto mucha diferencia, la gente no está más subida por estar en una superproducción". La actriz asegura que ha sido "espectacular" participar en una película bélica de época: "me he teletransportado en el tiempo".

El actor gaditano Víctor Clavijo, que interpreta a un periodista español, destaca el "ambiente divertido y relajado" generado por el director, Koldo Serra, con el que ya había trabajado en la serie Karabudjan. "Impone un poco trabajar con actores de renombre, pero luego cuando los conoces, te das cuenta de que todos somos hijos del mismo oficio. (Del reparto extranjero) me ha sorprendido su capacidad para proponer mejoras, que tienen una idea más global de la película de la que podemos tener en España".

Recreando la historia a través del oído

Para recrear una película ambientada en otra época, el sonido resulta fundamental para transportar al espectador a las calles de Bilbao y Gernika de 1937. Jorge Marín, responsable de los estudios sevillanos Arte Sonora, asegura que ha sido "un reto, porque hay que ser muy fiel a los sonidos de la época, pero también haces un trabajo que se puede lucir mucho". Marín destaca que "es una película muy laboriosa, en la que hay que sincronizar cada disparo, ametralladora y avión. Hay que darle tiempo y ser creativo. Nuestro objetivo era crear un in crescendo con el sonido para terminar apabullando al espectador con el bombardeo final, transmitirle ese apocalipsis".

El sonidista, que atesora un Goya al mejor sonido por el film  3 Días, cree que la principal diferencia con otras películas en las que ha trabajado es que "al tener muchos efectos especiales y digitales, del (sonido) directo sólo te llegan los diálogos y todo los demás tienes que recrearlo. El trabajo de postproducción es enorme".

Marín remarca que en Andalucía "hay muchos departamentos cinematográficos que juegan en primera división: fotografía, sonido, peluquería, arte... Somos muy profesionales y llevamos mucho tiempo en esa primera división".

Siguiendo con el símil deportivo, a Gernika le toca ahora jugar en una Copa del Mundo de más de 55 países.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha