eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Las puntadas pendientes de Susana Díaz tras comenzar con el PSE y el PSC

El encuentro esta semana con Miquel Iceta, acompañado del respaldo que ha mostrado pacto de Idoia Mendia con el PNV, le sirven para empezar a "coser" el partido

Su progresiva ocupación del liderazgo de un PSOE sumido en el vacío de poder la llevará ahora, por un lado, a buscar más acercamientos, y por otro, a neutralizar rivales

- PUBLICIDAD -
Susana Díaz: "El PSOE se va a levantar antes de lo que muchos quisieran"

EFE

No va a ser coser y cantar, pero Susana Díaz, que se ha quedado con el liderazgo del PSOE mientras el presidente de la gestora, Javier Fernández, se ha visto sobrepasado y está desaparecido, ha empezado por recomponer las relaciones con dos federaciones claves en el partido y sobre todo en el trascendental debate sobre el modelo territorial, pese a la irrelevancia de los socialistas en las instituciones de estas autonomías: País Vasco y Cataluña.

Tanto la secretaria general del PSE, Idoia Mendia, como el del PSC, Miquel Iceta, se incluían en los barones que se habían mostrado contrarios a las maniobras que terminaron derrocando a Pedro Sánchez y de las que nadie duda que la líder del PSOE-A fue el cerebro y el brazo ejecutor. Con los dos, Susana Díaz ha tenido gestos los últimos días dentro de una estrategia que incluye aparte ejercer como jefa de la oposición a Mariano Rajoy, con permiso de Podemos, y llenar su agenda con una gira mediática y viajes institucionales. 

Por un lado, no se ha cansado de destacar las bondades del pacto firmado con el PNV para gobernar el País Vasco. Consideraciones recibidas con cierta frialdad por Idoia Mendia, con la que Susana Díaz vivió un sonado cruce de reproches hace un año a cuenta de manifestaciones de la presidenta de la Junta de Andalucía sobre el cupo vasco. En una entrevista en la SER tras conocerse el pacto con el PNV, Idoia Mendía, que ha decidido renunciar a ocupar consejerías para centrarse en el partido, era interrogada sobre su opinión por el hecho de que Susana Díaz se vea capaz de compaginar el liderazgo del PSOE con la gestión de la mayor comunidad autónoma del país. Vino a decir que "ella sabrá".

Por otro, con Miquel Iceta protagonizó el pasado jueves una reunión de tres horas en Sevilla donde hablaron del encaje de Cataluña en España pero sobre todo del encaje del PSC en el PSOE. En los micrófonos insistieron en que hay un grupo de trabajo impulsado por la gestora para solucionar las discrepancias, pero los planteamientos hechos por los dos líderes reunidos en San Vicente serán determinantes. 

En cualquier caso, es más significativo el hecho de que Miquel Iceta recurra a Susana Díaz como interlocutora que el hecho de que él le haya garantizado la neutralidad de su organización en las primarias y el congreso que probablemente serán en junio como ya avanzó eldiario.es/andalucia. Para Susana Díaz este encuentro le sirve más para proyectar un perfil dialogante e intentar ganarse a los catalanes que para asegurarse una promesa de neutralidad que sabe que no garantiza nada. Ella misma y su dirección se declararon neutrales en 2014 pero nadie dudó de que su apuesta era Pedro Sánchez y se arremangó para que se impusiera a los otros candidatos. 

Pero tras estas puntadas, le quedan más pendientes con otros barones tanto declarados sanchistas como, por lo menos, contrarios a que se apostara por la abstención para que gobernara el PP, y si duda pro primarias y congreso cuanto antes sin permitir que Susana Díaz maneje los tiempos a su favor.

Dos de ellos están en gobiernos autonómicos y por tanto con la doble legitimidad: su homóloga en Baleares, Francina Armengol, y el presidente de Aragón, Javier Lambán. Con la primera, la más declarada sanchista, será difícil. Pero con Javier Lambán lo tiene más fácil porque la primera parte ya está hecha - no respalda a Pedro Sánchez- pero le falta la segunda: que apuesta por ella.

Tres en el punto de mira

En estos casos sabe que son líderes con la referida doble legitimidad, porque mandan en el partido y gobiernan en su territorio, pero hay otros tres puntos en los que tiene puesto su punto de mira y donde hay más tela que cortar: Comunidad de Madrid, Galicia y La Rioja.

En la Comunidad de Madrid, donde el PSOE está liderado por Sara Hernández tras el congreso extraordinario que siguió a la gestora después de que fuera fulminado Tomás Gómez por Pedro Sánchez, Susana Díaz tiene favoritos como alternativa a una mujer que contó con el apoyo del exsecretario general. Entre ellos, Juan Segovia.

También en Galicia, donde el partido está todavía en manos de una gestora, Susana Díaz tiene sus propios favoritos, donde destaca el alcalde de Vigo, Abel Caballero, quien recientemente la definía como "la persona óptima" para tomar las riendas de Ferraz y la animaba a dar ya el paso. 

En tercer lugar, en La Rioja, el enemigo a batir es el exnúmero 2 de Pedro Sánchez, un César Luena que pese a haber caída en desgracia a nivel federal, tiene bastante controlado su territorio. Neutralizarlo sería para Susana Díaz un paso importante porque en el PSOE-A le consideran como uno de los artífices de que Pedro Sánchez no se resignara a ser un secretario general de transición.

Serán los frentes más complicados, pero le quedan algunos más, como Castilla y León, donde Luis Tudanca, dijo de ella que "es una buena compañera pero se ha equivocado profundamente". Unas declaraciones que se produjeron una vez caído Pedro Sánchez y después de que La Opinión de Zamora informara de una reunión secreta de Susana Díaz con Luis Tudanca el pasado mes de septiembre para preparar la rebelión, cosa que él negó tajantemente. O incluso Cantabria, cuya líder Eva Díaz ha sido la única que se ha mantenido al margen de los dos bandos en esta batalla.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha