eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Fiscalía de Sevilla pide su primera prisión permanente por violación mortal

- PUBLICIDAD -
Fiscalía de Sevilla pide su primera prisión permanente por violación mortal

Fiscalía de Sevilla pide su primera prisión permanente por violación mortal

La Fiscalía de Sevilla ha pedido por primera vez la pena de prisión permanente revisable, y lo ha hecho contra un hombre que está acusado de violar y asesinar a una mujer en el parque de María Luisa aprovechando que la víctima estaba aletargada porque había tomado barbitúricos.

Tras la agresión, que se produjo el 24 de febrero pasado, el acusado pudo ser encontrado gracias a que una limpiadora guardó minuciosamente varios pañuelos con sangre que recogió en la glorieta Juanita Reina, en la que murió desangrada la mujer, de 31 años.

En esos pañuelos se encontraron restos de ADN del hombre acusado, Francisco M.S., de 46 años, que pudo ser localizado por las muestras que la Policía le tomó cuando su mujer le denunció por maltrato.

La Fiscalía, en un escrito de acusación al que ha tenido acceso Efe, pide quince años de prisión por la agresión sexual y prisión permanente revisable por el delito de asesinato, y solicita una indemnización de 100.000 euros para los padres de la víctima y de 25.000 para su hermana.

Según el relato de la Fiscalía, el acusado, preso en Huelva, acudió en bicicleta al parque la noche del 23 de febrero para mantener encuentros sexuales, como hacía habitualmente una vez que a las 22.00 horas se cerraba el recinto.

Ese mismo día, la víctima también fue al parque con la supuesta intención de suicidarse, lo que había hecho antes como llamada de atención hacia su entorno, y envió varios mensajes de despedida con el móvil a la vez que ingirió una "importante dosis de barbitúricos", añade la Fiscalía.

Los distintos informes médicos aportados en la causa concluyeron que la mujer no había muerto por los medicamentos ingeridos, que sólo le provocaron un estado de aletargamiento.

Cuando la chica estaba bajo el sopor de los barbitúricos ingeridos, el acusado aprovechó esa circunstancia "para satisfacer sus deseos libidinosos más extremos", la desnudó y mantuvo relaciones sexuales.

Como la víctima no reaccionaba al dolor y mostraba una resistencia mínima, el acusado decidió ir más allá para "colmar sus más depravados instintos sexuales", y usó un objeto sin importarle las consecuencias de "tan brutal práctica sexual", destaca la Fiscalía.

Esas prácticas provocaron heridas mortales en la mujer, que pesaba solo 42 kilos y murió desangrada.

Tras satisfacer su ánimo lúbrico, el acusado volvió a vestir a la chica y la dejó acostada boca abajo sobre uno de los bancos del parque, donde fue localizada la mañana siguiente por los trabajadores, concluye la Fiscalía.

El acusado, por su parte, sostiene que las relaciones sexuales con la víctima fueron consentidas, y ha asegurado que se siente "triste por lo ocurrido pero sin cargo de culpa".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha