eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

"Haremos pagar a quien venga a buscar a Maloma", mensaje de su familia desde el Sahara

Su familia biológica emite un comunicado en el que amenaza a cualquier persona que intente que la mujer vuelva a España con su familia adoptiva

Entre otros argumentos, la ven como un símbolo de progenitores que han perdido a sus hijos porque se han querido quedar en el país de acogida

- PUBLICIDAD -
Una de las manifestaciones en las que se ha pedido la liberación de Maloma.

Una de las manifestaciones en las que se ha pedido la liberación de Maloma. EFE/Julio Muñoz.

La familia biológica de Maloma Morales, la joven presuntamente retenida en el Sahara por ellos desde el pasado 12 de diciembre, ha asegurado que no entregará a la joven a su familia adoptiva española, y ha dicho que "harán pagar" a quien intente acercarse a ella o llevársela del Sahara.

En un comunicado difundido por el digital "Futuro Sahara", la familia asegura que se reafirma en "nuestro arraigo a nuestros principios y a todos nuestros derechos que avala la Sharia Islámica, así como las costumbres y tradiciones patrióticas con las que se singulariza nuestra sociedad" a la hora de mantener a Maloma en suelo saharaui.

"Nos negamos rotundamente a renunciar a nuestro honor que bajo cualquier disfraz pretenda entregar a nuestra hija Maloma Takio a una familia española a cambio de dinero y latidos que pueden atacar nuestra unidad nacional y que peligre así nuestro proyecto nacional y el largo camino patriótico en el que pagamos con numerosos mártires leales al compromiso con la nación y el ciudadano", señala el comunicado.

Además, anuncian que "no seremos responsables de cualquier consecuencia que ejecutemos ante cualquier individuo que se acerque a nuestro honor o santidad", por lo que "cualquier persona que pretenda acercarse a esta joven saharaui o intente llevarla a la fuerza o cualquier otro modo, debe ser consecuente. Dure lo que dure el tiempo, le haremos pagar por lo que haga".

Por último, piden "que todo el mundo sea comprensivo con la situación de Maloma Takio, que no es más que una situación de las numerosas que vive nuestro pueblo patriota en la sombra de un fenómeno social que precisa de nuestro esfuerzo por encontrar soluciones inmediatas".

El comunicado de la familia, con continuas referencias a Allá (Alá), afirma desear "desde lo profundo de nuestros corazones claros en sus intenciones y leal al compromiso de los mártires" Maloma se mantenga en el Sahara. "Del mismo modo deseamos que no se repitan este tipo de casos, así también tenemos que sentir el dolor de las familias que pierden hijos e hijas que no tienen otro vencedor que Allá sólo. Y que oiga esto quien no duda en hacer pública su opinión, diciendo que estos niños han de estar junto a familias españolas, lejos de sus familias verdaderas, por miedo a la propia conveniencia y Allá es el único ayudante".

El Ministerio defiende su trabajo

Se trata, sin duda, del comunicado más directo que ha emitido la familia biológica de Maloma desde el Sahara, y que aparentemente cierra todas las puertas a una solución en el horizonte para este asunto.

No obstante, fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores han asegurado a eldiario.es/andalucia que en el caso de Maloma se confía en una solución al menos intermedia, que pasaría por conseguir que la joven pueda expresarse en un sitio neutral sobre cuáles es su voluntad, y que así puedan las dos partes terminar con este asunto.

Las mismas fuentes han señalado que en este asunto se está "trabajando intensamente desde el primer momento, siempre desde la diplomacia, con actuaciones como la visita del cónsul de Argel, que estuvo en personas en los campamentos", aunque sin resultados aparentes.

Preguntada sobre si se prevé una solución a corto plaza en este tema, la misma fuente señala que "dentro de la prudencia con la que estamos trabajando, no queremos aventurarnos ni hacer públicas las gestiones que estamos haciendo.

Maloma, de 23 años, que está retenida desde el 12 de diciembre cuando se disponía a regresar a España tras una breve estancia en el Sahara, había llegado el 22 de abril a Rabuni -la capital administrativa del Sáhara Occidental, en los campamentos de Tinduf- tras ser liberada de su cautiverio, pero posteriormente fue entregada de nuevo a la familia biológica.

La joven lleva en contacto con su familia adoptiva española desde los 7 años, y a partir de los 12 iniciaron un proceso con la familia biológica para que la niña viviese con ellos, hasta que al cumplir los 18 ella decidió quedarse en Mairena del Aljarafe y comenzaron el proceso de adopción.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha