eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Las altas temperaturas provocan una "sobreproducción" de hortalizas y frutas desencadena una crisis de precios

Las organizaciones agrarias apuntan que afecta especialmente a las cosechas de tomate, calabacín, pimiento y berenjena.

- PUBLICIDAD -
Tomates italianos del futuro para astronautas

EFE

Las altas temperaturas registradas en las últimas semanas en el campo almeriense han provocado una "sobreproducción" de frutas y hortalizas, especialmente en aquellas que se cultivan bajo abrigo, de forma que la campaña de invierno se ha acelerado en un momento en el que otros países europeos también mantienen buenas condiciones climáticas para sus plantaciones, lo que ha conllevado que las exportaciones se resientan.

Organizaciones agrarias COAG, Asaja y UPA han explicado que tanto la abundancia de productos hortofrutícolas como la escasa demanda exterior ha desencadenado una crisis de precios en las cosechas de tomate, calabacín, pimiento y berenjena, que se cultivan por debajo de los costes de producción. De este modo, el presidente de Asaja, Francisco Vargas, apunta que el crecimiento de los cultivos se produce a un ritmo más rápido del habitual, por lo que las plantas comienzan antes su producción y además, lo hace de manera más intensa. "Lo que una planta tiene que dar en varios meses lo produce en pocas semanas, lo que lleva a su agotamiento precoz", ha explicado.

En esta línea, la producción se realiza a un ritmo "fuera de lo común en estas fechas del año", según ha añadido el responsable provincial de COAG, Andrés Góngora, quien ha observado que las altas cantidades de productos han dado lugar a que los precios disminuyan y se sitúen por debajo de los costes de producción sin posibilidad de mantener las hortalizas en la mata por los altos índices de maduración.

"Hay una psicosis en el campo", ha expresado el representante de COAG, quien ha coincidido con la secretaria general de UPA Almería, Francisca Iglesias, en que la "congestión" en el campo se debe también a las dificultades para exportar estos perecederos a otros países europeos, ya que actualmente las temperaturas aún son favorables en Francia, Italia y Holanda, con lo que en buena medida se consume producto autóctono.

Como consecuencia de estos factores, los precios se han "derrumbado" para casi todos los productos. Las estimaciones de las distintas organizaciones apuntan a que el precio del pimiento se sitúa en unos 40 céntimos de euro por kilo cuando el coste de producción ronda los 60 céntimos, mientras que el del tomate o el pepino, según las variedades, está entre los 20 y 25, cuando el coste se eleva al doble.

Hay productores que han abogado por "paralizar" la recolección para tratar de motivar un incremento de la demanda, y así, de los precios, pero creen que esta opción no resulta viable, ya que supone una "pérdida de calidad" del producto -principal baza de las producciones de Almería- al tiempo que se corre el riesgo de perder clientes que busquen proveedores en otros mercados al no verse abastecidos mediante las cooperativas y alhóndigas.

Mecanismos de gestión

De esta forma, las organizaciones ha urgido la necesidad de activar los mecanismos de prevención y gestión de crisis a través de las Organizaciones de Productores de Frutas y Hortalizas (OPFH), que son las encargados de plantear la retirada de algunas categorías o incluso la destrucción de género para evitar el desplome de las cotizaciones.

Igualmente, han señalado que las OPFH, que en el caso de Andalucía tienen su mayor concentración en Almería y Granada, tienen que sentarse y planificar el desarrollo de la campaña para evitar situaciones de este tipo a los agricultores, si bien han reconocido que no hay una "gran implantación" de estas figuras.

Es en este sentido por lo que algunas organizaciones como UPA ya prevén movilizaciones al respecto, de forma que tiene previsto organizar un reparto de hortalizas el próximo día 25 en la capital almeriense para protestar por los bajos precios y la falta de mecanismos de regulación que eviten pérdidas a los agricultores.

Por otra parte, el también ha favorecido la aparición de plagas sobre todo en algunas variedades como el cabalacín, si bien de manera general hay una "alta incidencia de mosca blanca, trips y virosis", según COAG, desde donde han instado a que el Gobierno de la Nación tengan en cuenta estas circunstancias excepcionales que vive el campo de Almería para aplicar una rebaja fiscal. La organización ha hecho un llamamiento a los agricultores "para que se acerquen a su oficina de COAG más cercana o a la Oficina Comarcal Agraria (OCA) para realizar el correspondiente parte donde se reflejen las pérdidas y daños en los cultivos" en caso de haber sido afectados por una plaga.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha