eldiario.es

Menú

ARAGÓN

ENTREVISTA | María Jesús Lorente

“Cuando he visto en una empresa a seis hombres opinando lo mismo, le he dicho al empresario: ‘Te sobran cinco’”

La presidenta de la Asociación Aragonesa de Mujeres Empresarias asegura que en Aragón se ha legislado para las grandes empresas que se han reunido en Madrid, cuando el tejido empresarial de la Comunidad está formado por pequeñas empresas. “No sé si hemos existido o no”.

En cuanto al mapa político aragonés, con Javier Lambán como presidente, sostiene que las personas que han asumido los cargos son gente sobradamente preparada, responsable y sensata.

“Es la suma del liderazgo masculino y femenino lo que hace que un país salga adelante, si no, estamos ante una sociedad coja”

"La brecha salarial solo existe en los puestos altos, en el resto no, es falso. Lo que ocurre es que el hombre hace ocho horas y la mujer seis"

- PUBLICIDAD -
María Jesús Lorente. Foto: Juan Manzanara

María Jesús Lorente. Foto: Juan Manzanara

María Jesús Lorente, presidenta de la Asociación Aragonesa de Mujeres Empresarias (ARAME) desde 2008, nos recibe en su despacho situado en una céntrica calle de Zaragoza, donde se refugia de la última ola de calor mientras trabaja. Enseguida retira todos los papeles de la mesa y nos hace un hueco para hablar sin reparo de la situación política y económica del país, como hace con frecuencia en tertulias de televisión.  

Nacida en Madrid, pero afincada desde hace muchos años en Zaragoza, cree que una asociación de género como la que preside es todavía necesaria para dar visibilidad a las mujeres, aun veinticinco años después de su creación, y nos desvela que le aburren soberanamente las fotografías en las que solo se ven corbatas, porque “no aportan nada”.

¿Las mujeres tienen otra forma de gestionar  y de afrontar los retos?

Es cierto que nosotras podemos tener una forma de gestionar y un estilo de liderazgo distinto, que no es ni mejor, ni peor, sencillamente vemos las cosas desde otro punto de vista. Y la suma del liderazgo femenino y del liderazgo masculino es lo que hace un país salga adelante, que una comunidad prospere, que una sociedad sea más competitiva, sino estamos ante una sociedad coja. Los consejos, las administraciones, los comercios y las peñas en las que hay hombres y mujeres son más diversos; se gestionan mejor; hay más innovación; más creatividad y son un foro de discusión.

¿En qué beneficia a la empresa esa  manera de abordar el trabajo de la mujer?

La diversidad favorece, porque podemos carecer de un estilo más feroz discutiendo o negociando, pero trabajamos muy bien la inteligencia emocional y la empatía. En la sociedad, somos hombres y mujeres; mayores y jóvenes y eso se tiene que trasladar en el ámbito de la empresa. Es muy aburrido ver una foto con todo corbatas, donde no hay ninguna mujer porque no aporta nada. Yo, que me dedico a la asesoría jurídica y empresarial, cuando he visto en una empresa a seis hombres opinando lo mismo, le he dicho al empresario: “Te sobran cinco”, porque para qué quieres tener a seis pensando lo mismo.

Usted es una defensora de las cuotas dentro de las organizaciones empresariales e instituciones, ¿Por qué?

Sí, de las cuotas basadas en la capacidad y mérito, porque yo me hago la siguiente pregunta: ¿cuántos hombres están ahí por ser hombres? Hemos comprobado que estas instituciones funcionan como cotos. Si no entra ninguna mujer, es difícil que entre otra mujer, porque entre los mismos hombres en quien piensan para cubrir un puesto es en alguien que conocen. Por desgracia, conocemos muchos casos de hombres que están ahí porque son amigos de otro. Las cuotas son la única herramienta que tenemos para que esto se normalice.

¿Es posible lograr la conciliación laboral y familiar cuando emprendes un negocio?

Hay muchas mujeres que no acceden a puestos de dirección o de responsabilidad porque recaen sobre ellas la conciliación y los contratos parciales y eso es un freno para la promoción. En el ámbito del emprendimiento, se vuelve al revés, es decir, son muchas las mujeres que montan un negocio por su cuenta porque saben que pueden conciliar mucho mejor. Puedes trabajar también desde casa y te puedes organizar las visitas a los clientes… El emprendimiento es una vía importante para conciliar la familia y el trabajo. Esto lo vemos en el ámbito rural donde las mujeres han decidido apostar por quedarse en el territorio, donde pueden atender las necesidades de su familia y su negocio. De todas formas, la palabra conciliación tiene que ser algo personal, porque que vaya asociada a la mujer nos hace un daño horroroso a todas.

¿Qué responsabilidad tienen las empresarias y empresarios en las contrataciones precarias que se están haciendo?

No son precarias, sino temporales y temporal no es igual a precario. ¿Qué ocurre? Que es un contrato temporal y no es a tiempo completo, pero se hacen con los sueldos que marcan los convenios colectivos. Volver a la contratación indefinida de por vida sabemos que es imposible. Las empresas tenemos muchísimo cuidado en el tipo de la contratación que hacemos en función de la producción, porque no nos podemos quedar atados de pies y manos con personal que has contratado y para el que más adelante no tienes trabajo. Si el empresario tiene producción para seis meses, el contrato tiene que ser para seis meses. A mí lo que me da miedo es que la gente esté buscando otra vez entrar en la Administración y ser funcionarios. Con todos mis respetos, creo que ya hay muchos funcionarios, quitando el sector de Educación, Sanidad, Servicios Sociales, policía, bomberos…. Estoy hablando de la administración pública. Un puesto de trabajo dentro de la Administración no genera valor. En Aragón, en este momento, sobre las empresas aragonesas recaen siete administraciones.

¿Qué medidas ha echado en falta por parte del Gobierno de Aragón durante la última legislatura?

Desde las organizaciones, nuestra principal queja  ha sido la falta de comunicación del Gobierno autonómico con el empresariado. No sé si hemos existido o no. Nos han subido los impuestos y se ha legislado para las grandes empresas que se reunían en Madrid cuando el tejido empresarial de esta Comunidad es de pequeña empresa. Hay empresarios que me han dicho que llevan cuatro años sin subir tarifas a sus clientes, pero a nosotros nos han subido dos veces el IRPF y tres veces el IVA y eso luego no lo hemos repercutido en precio, porque sabíamos que si lo hacíamos perdíamos al cliente.

Ahora que dicen que la economía comienza a repuntar, ¿qué medidas reclama para favorecer la actividad empresarial y el crecimiento?

Durante estos años no se han unificado criterios, sino que ha habido una cierta inseguridad jurídica que hace que la gente no invierta aquí. Estamos hablando del impuesto de sociedades, de donaciones, del IRPF, que ahora lo subo y ahora lo bajo, del IVA… No sé qué me van a pedir pasado mañana; qué va a ocurrir con los tipos de contratos; no sé si la reforma laboral la van a quitar o poner… No entro en si está hecha o mal hecha una norma o un real decreto, lo que le pido a la Administración es que lo conserve por lo mínimo 15 o 20 años. Pero para eso se necesita consenso, y es lo que pedimos: grandes pactos.

¿Qué opinión le merece el nuevo mapa político de Aragón?

En Aragón, con Javier Lambán como presidente del Gobierno, creo que vamos a tener estabilidad suficiente, va con CHA como socio y de la mano de IU. Y enfrente están PP, Ciudadanos y PAR, que también son personas que están por la labor de trabajar. El alcalde de Zaragoza ya se ha reunido también con organizaciones empresariales y se reunirá con nosotras también y la vida sigue con normalidad absoluta. Puede haber alguna cosa que nos llame la atención, pero a mí me consta que la gente que está asumiendo los cargos en la política aragonesa es gente responsable y sensata. El perfil es de gente sobradamente preparada.

¿Cree que las nuevas fuerzas políticas pueden poner en riesgo la recuperación económica, como aseguran algunas voces?

Recuerdo que, en los años ochenta, cuando aparecía la figura de Felipe González, decían “ay, que viene Felipe González”  y luego fue una de las figuras que más estabilidad política y económica dio a España. Muchas veces el desconocimiento lo que nos genera es miedo y ese miedo nos bloquea un poco. El tema es que haya coincidido esta convulsión electoral que nos ha paralizado desde el mes de febrero. En un año de recuperación, aunque sin alegrías, sí que notamos que hay cierta ralentización porque estamos pensando en a ver qué pasa después de las elecciones, a quién pone, a ver si esta ley la van a cambiar…. Sí, esa sensación sí que existe porque no sabes en noviembre lo que va a salir, pero miedo no porque estamos en un estado de derecho con garantías jurídicas y constitucionales, dentro del marco europeo y dentro del sistema occidental. La marca España está bien posicionada, hemos tenido una buena recuperación con respecto a otros países y las empresas seguiremos trabajando.

¿Cómo se explica que exista una brecha salarial entre hombres y mujeres?

La brecha salarial existe, pero existe en los puestos altos donde no estamos sujetos a convenio colectivo y estamos fuera de control de las organizaciones sindicales. En el resto no existe, es falso. Yo me canso de decirlo. Cuando tú contratas a un carretillero o una carretillero hay una categoría profesional en el convenio colectivo que te dice que está en un nivel y que el salario es este. A partir de ahí ¿qué ocurre? Que la mujer hace una jornada parcial en lugar de a una tiempo completo; se reduce la jornada; no hace horas extras porque se va corriendo a casa, tampoco tiene el plus de nocturnidad ni las dietas de viaje, porque si no quién se va a quedar con los niños… Total,  que el salario base al final de mes es el mismo que el del hombre, pero en cuanto a pluses y complementos no, porque la mujer todo eso no lo ha aceptado.

Entonces, ¿cree que las mujeres tienen parte de responsabilidad en que esto sea así?

No, no estoy hablando de culpa, ni de responsabilidad, sino del entorno social. Yo a esto lo llamo el acervo cultural, que pesa muchísimo en las mujeres, lo he visto con trabajadoras que he intentado asesorar que promocionan y me contestan que cómo va a coger ese cargo si mi marido no tiene ese cargo en su empresa… El salario base de partida es para los dos igual, lo que ocurre es que uno hace ocho horas y la otra seis, porque ella tiene reducción de jornada y en turno de mañana y no tiene el plus de disponibilidad, ni horas extras, ni dietas… El contrato a tiempo parcial recae sobre las mujeres, con lo que eso supone de prestación y de jubilación, que no estamos pensando en el futuro.

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha