eldiario.es

Menú

ARAGÓN

Aragón somos tú y yo

Entramos en una nueva fase en Podemos Aragón. Una etapa con ilusión y energía renovada, con más gente comprometida, con la necesidad de ser más útiles para transformar nuestra realidad.

En la candidatura “Abrir Podemos Cambiar Aragón” que presentamos en las Primarias de Podemos Aragón queremos que nuestra organización sea una herramienta útil, que ayude a resolver los problemas concretos de los aragoneses.

Para concentrar nuestros esfuerzos en la política de lo concreto, creemos que antes es imprescindible una mejor implantación en el territorio, en pueblos y comarcas aragonesas, donde el trabajo municipalista va a ser nuestra principal tarea en los próximos meses. Nuestra apuesta es un municipalismo diverso y de base, que parta de la ‘franquicia’ de Unidos Podemos y ahonde en confluencias en las que puedan participar partidos y personas independientes y que las concreten las personas de cada territorio.

Seguir leyendo »

Sin caretas

Se van quitando los disfraces, conforme se acerca el día 1 de octubre vamos descubriendo los rasgos que ocultan las máscaras que llevan puestas.

¿Qué encierran los gritos de “A por ellos, oé”? ¿Quiénes son ellos? Y a por ellos ¿Para hacerles qué? Las respuestas son tan escabrosas que la mayor parte de la población quiere seguir desconociéndolas.

Los animadores se envuelven en una bandera rojigualda - normalmente adornada con un toro o un pajarraco - para proclamar su amor a la patria. Vociferan ¡Cataluña es España! al mismo tiempo que promueven una campaña de boicot a los productos catalanes para enseñar a esos “polacos” como se las gasta un buen español. No les importa perjudicarles ni empobrecerles para conseguir sojuzgarles. No les quieren iguales, les desean rendidamente sometidos.

Seguir leyendo »

Referéndum e insumisión: cuatro intersecciones dudosas y alguna certeza

Hace ahora 30 años el Movimiento de Objeción de Conciencia planteó la Insumisión a la Prestación Obligatoria (militar o civil) desde su posición de no violencia política frente a la sinergia de militarismo y dominación. Pero fue asumida por organizaciones diversas, del cristianismo de base al independentismo y el anticapitalismo. Tal coincidencia no era un mero cruce de caminos, lo que nos enriqueció: creo que ese mestizaje (repetido luego en luchas ecologistas o LGTB) me hizo quien soy; pero colectivamente sé que esa fue la clave del éxito.

Hoy en Catalunya, las CUP, Podem o Catalunya En Comú coinciden en defender la soberanía popular económica o social, pero también en el derecho a decidir sobre la soberanía territorial, aunque difieran en el cómo y con quién. ¿Podremos demostrar que nuestra coincidencia es mucho más que un cruce de caminos, y que la pondremos al servicio del poder de la gente porque de ello depende nuestro éxito mutuo?

Con la Insumisión no buscábamos sólo acabar con la mili, con la represión de los derechos civiles o con el uso de mano de obra gratuita para parchear derechos sociales... Pero criticar tales contradicciones inasumibles sirvió para difundir nuestro antimilitarismo y nuestro objetivo: la abolición del ejército. Aunque éramos conscientes de que no lo lograríamos antes de que el Estado desactivara aquella concreta desobediencia.

Seguir leyendo »

La democracia rodeada en el Siglo XXI

El domingo al mediodía cientos de alcaldes, diputados, senadores y otros cargos electos de diversos partidos políticos firmaban una declaración. El texto llama al diálogo y al entendimiento como forma de resolver el conflicto entre Cataluña y el Estado. Al mismo tiempo, estaban asediados por cientos de violentos ultraderechistas que les aguardaban en las salidas para atacarles. Esa fue la imagen de ayer y esa es la foto fija de hoy: la España democrática que trata de abrirse paso entre los que quieren llevarnos a todos al desastre.

Comenzaba la mañana con noticias de Heraldo informando de que si unas banderas se habían retirado y vuelto a colocar; con un tweet del portavoz del PP en el Ayuntamiento de Zaragoza en el que denunciaba que los organizadores del acto -promovido por Unidos Podemos- habían retirado las banderas aragonesa y española de la entrada del pabellón Siglo XXI. Venía a decir lo mismo que un audio de una falsa trabajadora del pabellón que corrió como la pólvora el día de antes por grupos de whatsapp. Lo cierto es que esas banderas nunca estuvieron allí. Nunca están allí, salvo en determinados actos deportivos. Pero estamos en tiempos de postverdad, que la realidad no te estropee un buen linchamiento. Además los hechos del día era independientes de los movimientos en autobús que habían traído a muchos de los fascistas a Zaragoza.

A la llegada al pabellón, algunos invitados atravesaban los aún escasos paseíllos de exaltados que les insultaban. La más leve respuesta del insultado hacía que los pocos policías desplegados aconsejaran no “provocar” a los provocadores envueltos en rojigualdas de todos los formatos, con escudo monárquico, sin escudo, con emblema franquista…

Seguir leyendo »

Están cansadas, pero ya no tienen miedo

No abren telediarios, no nos bombardean con sus demandas. Ni siquiera salen en los medios. No se habla de ellas. Y de lo que no se habla no existe. 

He conocido su lucha hace pocos días, a través de las redes sociales, por casualidad.Sin querer, he conocido su cansancio y su ausencia de miedo. Porque están cansadas de tener miedo o ya no tienen miedo de puro cansancio. 

Ellas son las trabajadoras de las residencias de mayores de Bizkaia.

Seguir leyendo »

¿Jugamos al pacto?

Tendría diez u once años cuando descubrí que hay muchas formas de soledad y que quizá fue Emily Dickinson la que escribió sobre la soledad más lúgubre de la forma más descarnada: “Este es mi carta al mundo/Que jamás me ha escrito”. Tendría diez u once años cuando descubrí que en esa soledad de niña no era especialmente feliz y mi carta al mundo no tenía remitente y como destinatarias, un grupo de niñas de mi misma edad con las que yo quería jugar, caminar y de las que me separaba una bolsa de sidral, un paquete de pipas a peseta, cuatro barras de regaliz negro y algunas nubes con sabor a algodón pasado.

Cada día, los días eran repetidas secuencias de nuestras propias inseguridades, yo y mis amigas deseadas ocupábamos espacios separados y en la soledad de un patio de recreo, que casi rozaba el cielo, cada una degustaba, en la más estricta de las soledades, su pequeña bolsa de sidral, recogiendo las cáscaras de las pipas para que no aterrizaran sobre un suelo gris y húmedo.

Ella, una de mis amigas deseadas, un día me miró y me dijo:

Seguir leyendo »

Morir bien es huir del peligro de vivir mal

Siempre me apasionó la vida de Séneca, porque goza de todos los componentes que uno desea encontrar en los libros leídos y en aquellos soñados: pasión, traiciones, poder, amor, sabiduría, locura, odio y un final que de tan estoico es pura épica. Séneca rozó los cielos y acarició el infierno, pero los dos momentos eran igual de vitales y con la misma conciencia había que vivirlos, porque una vez que desaparece la infancia, la vida de cualquier forma es ya demasiado corta.

En algún momento de su vida escribió: “No tiene importancia morir más pronto o más tarde; tiene importancia el morir bien o mal, mas el morir bien es huir del peligro de vivir mal”. He querido llegar hasta estas palabras escritas por Séneca, porque considero que son la razón de la vida: “el morir bien es huir del peligro de vivir mal”.

Tantos y tantos siglos después de que Séneca expusiera este principio, sociedades avanzadas, cultas y libres como la nuestra todavía tienen reparos éticos, morales, culturales y espirituales en abordar un debate que existe sumergido y silenciado sobre la muerte y el morir, un debate que entre todos deberíamos encajar, porque a nadie se le puede exigir que siga viviendo cuando la vida se ha convertido en una carga imposible de soportar.

Seguir leyendo »

La carta del alcalde

Los alcaldes, hasta hace no muchos años, mantenían informados a sus vecinos por medio de los bandos municipales. Todas recordamos al alguacil de turno, cornetín en ristre, dando el bando municipal a "grito pelado" para que llegara al último vecino de la población.

En estos días en que la información nos llega por muchos canales, y ya solo con cuentagotas por carta, nos ha dejado sorprendidos que Pedro Santisteve, alcalde Zaragoza, se dirija a todos los ciudadanos por esta vía. Mucho más cuando esa carta, casi un bando, acompaña al recibo de suministro de agua, saneamiento y depuración de aguas residuales del Ayuntamiento. Lo que popularmente se conoce como el "recibo del agua".

Tal vez a algunos de vosotros/as aún no os suene mucho que es el ICA, Impuesto sobre la Contaminación del Agua, que se ha sacado de la manga el Gobierno de Aragón y con el que pretende cobrar un pastizal de millones de euros a todos los aragoneses. Sin duda un importante "sablazo" para nuestros bolsillos.

Seguir leyendo »

El espíritu Coscubiela

Hace unos días Ignacio Martínez de Pisón escribía un artículo sobre el independentismo catalán que titulaba: “Lo mío, mío; y lo tuyo de los dos”. Quizá hoy habría que decir: "Lo mío, mío; y lo de todos también". Estos últimos días hemos visto cómo el abuso y la intolerancia se apoderaban del Parlamento catalán, de una forma primitiva y bronca, para sacar adelante, arremetiendo contra la democracia, una ley, ilegal, que dé cobijo a un referéndum sin garantías que ya casi nadie sabe si quiere que se celebre.

Y en medio del caos una voz, la del diputado Joan Coscubiela, que fue la voz de la libertad, la cordura y la democracia. Dijo frases como: "Nos importa el qué, pero tanto como el qué, el cómo. Por eso somos demócratas". Y pidió sentido común en el voto, porque "en democracia la mayoría no puede con todo".

El choque de trenes parece inevitable, a no ser que el espíritu Coscubiela impregne la piel y los corazones de los políticos catalanes y españoles, algo que parece impensable. Y si poco o nada me ha gustado lo visto en Cataluña, poco o nada me gusta lo que ha hecho el Gobierno de España, con el Partido Popular a la cabeza, mirando a Cataluña y a toda esa España que no es su España de forma altiva, displicente, ignorando, humillando, no escuchando. Y ahora toca correr, pero nadie sabe cómo hacer las cosas, porque las cosas se han hecho muy mal. Y de lo que suceda el 1 O el Partido Popular es responsable y la historia así se lo recordará.

Seguir leyendo »

Del sentimiento religioso

El sentimiento religioso se ha convertido en la gran arma de la Iglesia para defenderse una y otra vez de las críticas a su institución y a sus fámulos, sean curas rasos, obispos, cardenales y papas. Da lo mismo la naturaleza de esta crítica, resuelta en chiste mordaz o sarcástico, libelo acerbo o comedia bufa al estilo de Darío Fo. Le sienta mal cualquier modalidad. El humor no va con ella.

Aun así, los católicos tienen mucha suerte. No solo disfrutan de la certeza de que Dios está con ellos, sino que, también, el Código Penal y el Estado de Derecho los defiende. Les basta con tirar del comodín del sentimiento religioso para que la fuerza de la ley civil y penal caiga sobre quienes hayan tenido la osadía de mofarse de aquel. Un comodín eterno, que no parece pasar de moda. Al contrario, las políticas de los sucesivos gobiernos centrales lo han revitalizado. El poder político, sin variar, ha mantenido una actitud negligente con el cumplimiento de lo marcado por un Estado aconfesional, y ya no hablemos de su vagancia ética a la hora de romper los acuerdos con la santa Sede, baldón ignominioso donde los haya.

A los católicos les basta con decir que su sentimiento religioso se siente ofendido en lo más íntimo por un chascarrillo de anda y quítame esas pajas, para que el poder político pierda el culo saliendo en su defensa, y, al mismo tiempo, persiga y ponga ante los tribunales a quienes se limitan a ejercer un derecho consagrado por la constitución, como es la libertad de expresión.

Seguir leyendo »