eldiario.es

Menú

ARAGÓN

El fascismo radical

Me remonto a un artículo que en su día escribió Pier Paolo Pasolini y en el que hablaba de la distinción entre el fascismo adjetivo y el fascismo sustantivo; en el mismo apuntaba que la distinción entre fascismos no puede hacerse de forma cronológica entre un fascismo fascista y un fascismo democristiano, sino entre un fascismo fascista y un fascismo radical. En estas dos fórmulas -fascismo fascista y fascismo radical- encontramos al fascismo siendo sustantivo y siendo a su vez sustantivo y adjetivo, y la diferencia entre ambos resulta evidente.

Fascismo fascista hace referencia a un régimen político basado en el totalitarismo y el autoritarismo que se impuso en la Europa de entreguerras y cuyo líder -el fascismo precisa siempre de un líder- fue Mussolini, mientras que el fascismo radical se desprendió del útero que lo había alimentado ideológicamente y se impuso en las calles de todas las sociedades, y desde entonces, y hasta ahora, campa a sus anchas abofeteando e insultando y alcanzando cotas de locura solo semejantes a las impuestas por los verdugos que saciaban su odio con la sangre y el dolor de sus víctimas. En estos días he visto el rostro del fascismo radical en bares y en plazas y en las calles de Valencia y en el miedo en los ojos de aquella mujer que buscaba con el diálogo aplacar la violencia de quien entiende que solo con los golpes se alcanza la gloria, que en su caso es solo el éxtasis que produce saberse el más violento, el más fuerte.

Cada día perdemos más y más cosas y perdemos la capacidad de emocionarnos, de
acariciarnos, de amarnos, de hablarnos. Y mientras en las calles se impone más y más el fascismo radical, en nuestros parlamentos la vida se ha detenido y los rostros son obsesivamente iguales a otros que ya estuvieron y las palabras escasean, porque ellos, los que debieran parlamentar, asemejan a pacientes internados en sus pequeños mundos enclaustrados, incapaces ya de dar respuestas.

Seguir leyendo »

El problema español

Se está hablando sin cesar del problema catalán para referirse al actual conflicto político entre el Estado Español y la Comunidad Autonoma Catalana, cuando en mi opinión se debería hablar del problema español. Y es que exactamente en la misma situación estaríamos, si en lugar de ser la mitad del pueblo catalán la que pide un Estado independiente, fuera la mitad del pueblo vasco o del gallego. El común denominador es pues el Reino de España, no el pueblo catalán, vasco o gallego. En Canadá o en Reino Unido tampoco se llegó a la misma situación que tenemos aquí. Se pactó. Y con mucha probabilidad, si algún otro Estado europeo tuviera una parte de su territorio con la mitad de su población pidiendo la secesión la respuesta no sería la misma que está siendo aquí

El problema es por tanto el concepto que buena parte de los españoles tiene del Reino de España, de la unidad nacional, el problema es el nacionalismo español. Es el nacionalismo español el que tiene a España como un pueblo forjado durante siglos en el crisol de la historia, y por tanto algo que está por encima de la voluntad popular, algo que no se puede debatir ni negociar, pues está grabado a fuego en el libro de la Historia.

Creo que este es el tema fundacional de este conflicto, el que está impidiendo que se pueda solucionar, el que está detrás verdaderamente de la tajante respuesta del Estado Español de que un posible referéndum pactado es imposible. Claro que antes cronológicamente viene el deseo de parte de la población catalana de independizarse, pero ese deseo, correctamente gestionado, no debería provocar un conflicto violento.

Seguir leyendo »

Y el rap salvó Zaragoza

Nunca se había visto Zaragoza en una así, al menos en estos últimos cuarenta años. A cuenta de la crisis nacionalista que estamos viviendo se percibe un cambio traumático en lo que somos. El carácter nuestro, mas templado y menos agresivo que la dureza castellana, parecía estar mutando a una exaltación nacionalista de odios insondables. La agitación en respuesta a los otros nacionalistas (catalanes) nos sorprendía con mares de banderas que vibraban con discursos pronunciados por fascistas. Todo parecía perdido en la locura nacionalista. Hasta que allí donde pensaban rematar su faena, el pregón, lo mejor de Zaragoza surgió y les paró los pies.

Estas semanas pasadas hemos visto cosas que no pensábamos que íbamos a vivir. Qué equivocados estábamos cuando estudiábamos la propaganda de guerra de primera mitad del siglo XX y pensábamos que eran tiempos para siempre superados, vacunados a base de ironía, una cualidad de pueblos inteligentes. Pero ahí la tenemos, cada mañana, en cualquier cadena de televisión. El No-Do a color en que han convertido a TVE, el giro intereconómico y treceteuvesco en unas y el estilo de telepredicador con corifeos en otras. El vecino, el amigo, el padre… de pronto escupe odio y no atiende a razones. Nuestros vecinos son el enemigo. Lo han dicho en la tele. Las entradas de las casas cuartel despiden en desfile triunfal a los guardias. Se van a la guerra, parece.

Las Fake News, los bulos, llegan a Zaragoza. Si le dieron la victoria a Trump por qué no me la pueden dar a mí, debió pensar el alcaldable del PP. Las banderas nunca estuvieron allí, pero eso es otra historia. Lo que jamás se hubiera permitido si los sitiados fueran PP, PSOE o C’s aquí se prolongó hasta el final. El señor del PP que manda en la policía (¿Aún no ha dimitido?) dijo que no podía hacer nada. Ahora podemos deducir que no hizo nada porque no le salió de las gónadas al toro español despertado. Los enemigos no sólo son los vecinos, ahora también hay traidores. Lo ha dicho la tele. Si Cataluña te queda muy lejos para ir a pegarle a un nacionalista, puedes conformarte con un traidor podemita de tu propia ciudad. Todos niegan ser fascistas, incluidos los que se excitaban con las palabras del Jefe Nacional de Falange Española de las JONS en la abarrotada Plaza de España. Si ya no se puede llamar fascista a los fascistas marca registrada, ¿Sacamos la palabra del diccionario? ¿Qué opina la RAE de esto? Mejor no quiero saberlo.

Seguir leyendo »

Ojalá cuando tú me leas….

Escribo estas líneas en una mañana de sábado, líneas que tú leerás en domingo. Las escribo sin saber qué sucederá esta tarde en mi ciudad: si se impondrá la razón y la paz, o por el contrario se abucheará a mi Ayuntamiento por decidir reconocer el dolor de quienes padecieron los atentados de agosto en Barcelona y en Cambrils. Ojalá cuando leas estas líneas haya reinado la paz y la voz de Kase.O haya aplacado todos los miedos y haya hecho fuerte la cordura de pensar por uno mismo en paz y en libertad.

Pero haya pasado lo que haya pasado en mi Zaragoza amada, y sin saber qué sucederá el lunes en Cataluña, asisto con gran tristeza y muy poca esperanza a una sucesión de acontecimientos que a pasos agigantados están debilitando nuestra democracia y nuestras libertades, y todo ello por malas y cobardes decisiones políticas, por discursos baratos y demagogos, por posturas de gran tibieza y otras de obstinada razón sin razón. Hemos visto a un Parlament vulnerar la democracia, hemos visto acorralar y golpear a hombres y mujeres, hemos visto a hombres hacinados en un busque disfrazado de Piolín y a un Presidente, Rajoy, dispuesto a seguir contando con sus dedos el triunfo sobre la derrota humana. También hemos visto a un Rey que era un Rey disfrazado de político. Hemos saboreado la decepción, la tristeza y el miedo y ahora, cuando las palabras ya ni resuenan y el eco es mudo, solo cabe la esperanza de que se imponga algo de cordura y nadie busque culpables, porque cuando las pasiones se desatan y bucean a través de la ceguera humana, el final del camino puede ser el más imprevisible y sin duda el más letal y perverso y en ese instante, desgraciadamente, ya nadie escucha nada que no sea únicamente el eco de lo que quiere escuchar.  

Dicen que la arqueología busca excavar los estratos de la conciencia para encontrar su lecho rocoso, su incierto pasado y desde ahí perdurar o morir en el  presente. Y en la literatura, como en la arqueología y en la vida, hay temas recurrentes y quizá el mito de Edipo, que sin saberlo mató a su padre para posteriormente desposar a su madre, es uno de los más repetidos y “Hamlet”, de Shahespeare, es un claro ejemplo de ello. Porque cuando las pasiones se desatan y bucean a través de la ceguera humana, el final puede ser el más letal y perverso, escribía unas líneas más arriba. Nuestro deseo de alcanzar el qué, jamás debiera vulnerar el cómo, porque de ser así, en ese preciso instante habremos permitido destrozarnos como sociedad y seremos el desgarro de demasiada tinta gastada sobre papeles que nadie lee ni reconoce. Decía que la arqueología busca excavar los estratos de la conciencia para hallar ese eslabón que nos dé respuestas; el hombre de hoy, sin embargo, parece querer romper todos los eslabones y hacer que solo queden preguntas a las que no podamos dar respuestas entre zarpazos que han arañado nuestros corazones de hombres y mujeres.

Seguir leyendo »

Cargar con un monarca de "porra y tentetieso"

En este país existe la sana costumbre de apelar a sus ciudadanos con un mote. Mote que en el caso de sus  reyes y reinas es con el que han pasado a la historia y por el que son popularmente conocidos.

Algunos de estos motes o apodos definen a la perfección la categoría personal y moral de quienes los recibieron ya que describen con una sola palabra el rasgo más distintivo de los atributos del monarca de turno.

Todas nos acordamos de algunos reyes y reinas de este apaleado país como Enrique IV; rey de Castilla, y por todos conocido como el "impotente"; Carlos II "el hechizado"; Felipe IV, aquel "rey pasmado"; Carlos IV "el consentidor"; José I de España, seguramente uno de los más chuscos y conocido como "Pepe botella" o Fernando VII, "el rey felón".

Seguir leyendo »

Un Podemos “A la Aragonesa”

Vivimos tiempos agitados por banderas y viejos fantasmas. En los últimos días, miramos perplejos la escalada de violencia y la deriva autoritaria del Gobierno central, que supone un grave deterioro de la democracia. Frente al diálogo político, utilizan la fuerza para callar a un pueblo que pretende expresarse.

El autoritarismo del PP y el escapismo del PSOE son estrategias verdaderamente decepcionantes que, el uno por activa y el otro por pasiva, atentan peligrosamente contra derechos fundamentales de la ciudadanía. De nuevo, comprobamos como dos de las patas centrales sobre las que se sostiene el Régimen del 78 prefieren salvaguardar sus privilegios y anteponer sus intereses a los de la gente.

Y mientras tanto, la Segunda Asamblea Ciudadana de Podemos Aragón está llegando a su fin. Si bien es cierto que el proceso de primarias ha quedado eclipsado en buena medida por los acontecimientos recientes, queremos aprovechar unas líneas para agradecer a todas aquellas que han participado en la votación así como animar a hacerlo a todas aquellas inscritas e inscritos que aún no lo han hecho.

Seguir leyendo »

La Zaragoza que queremos

Desde que Zaragoza en Común llegó al Ayuntamiento de Zaragoza, mantenemos una continua batalla institucional, cultural y electoral frente a los poderes hegemónicos tradicionales. Zaragoza en Común es, desde el Ayuntamiento, el único actor importante que desafía a las élites económicas que, como consecuencia de nuestra acción política nos hostigan usando todas las armas políticas, mediáticas, empresariales o judiciales a su alcance como ya hicieron con CHA.

Ante el objetivo de debilitarnos, Podemos Zaragoza, que tuvo un apoyo muy tibio en la configuración de la plataforma municipalista, ha de dar pasos adelante dentro de Zaragoza en Común y tomar un mayor protagonismo con el fin de que el cambio que empezó a gestarse en 2015 se fortalezca.

Pese a esa lucha, desigual por los medios de la codiciosa oligarquía zaragozana, debemos pasar a la ofensiva, ser ambiciosos y no conformarnos con los 80.000 votos de 2015: hay que vencer recelos y atraer sectores más diversos mediante un proyecto que sitúe a todas las personas y su bienestar en el centro de la acción política, que apueste por un modelo económico, laboral, urbanístico y medioambiental radicalmente distinto y que recupere el control y la gestión de los servicios públicos esenciales.

Seguir leyendo »

El "post-conflicto" minero en Segovia (Colombia)

La historia de la minería en Colombia ejemplifica perfectamente el modelo de colonización empleado hasta nuestros días. Desde que aparecieron los primeros españoles por esas tierras, la avaricia y despojo han sido la constante que ha regido la vida y muerte de sus pobladores. Este verano se dio el último episodio de esta epopeya por la permanencia en el territorio con los mineros tradicionales como principales protagonistas. En Segovia y Remedios, dos localidades del Nordeste antioqueño de Colombia, los mineros ancestrales y tradicionales, como ellos mismos se denominan, en respuesta a un proceso de desalojo llevado a cabo por el Estado colombiano, han organizado un paro minero que les ha enfrentado con la policía, ejército y la temible ESMAD, los batallones antimotines.

Antes de que los españoles pusieran sus ojos en las riquezas de la región de Antioquía, los indígenas ya extraían oro de sus entrañas. Después, la explotación de la minería sufrió altibajos en el tiempo. Los antecedentes del último acto de esta historia datan del establecimiento de la Frontino Gold Mines en la zona, una empresa que durante años extrajo el oro. En 1976, debido a problemas económicos, abandonó sus intereses en la región, inició un proceso de liquidación y firmó una escritura de dación en pago en Nueva York, por la que cedía a los trabajadores y pensionistas sus derechos mineros. Aquí empieza una historia legal de ocultaciones y maniobras en las que los trabajadores permanecieron ignorantes de esta escritura hasta que un sindicalista descubrió el documento. Después de años de reivindicaciones y procesos legales, los mineros consiguieron pronunciamientos judiciales de las más altas instancias colombianas que les restablecían en sus derechos. Sin embargo, Alvaro Uribe, poco antes de abandonar la presidencia, les quitó sus títulos y los cedió a una multinacional. En 2010, la Gran Colombia Gold, a través de Zandor Capital, se hizo con la titularidad de las minas. María Consuelo Araújo, ex ministra de Cultura y Relaciones Exteriores del gobierno de Uribe, pasó a ser presidenta de la multinacional canadiense minera. Todo un ejemplo de cómo las oligarquías de Colombia, de las que Araujo hace parte, se reproducen en el tiempo a través de “puertas giratorias”. Su padre y su tía hicieron parte de gobiernos de Colombia, su hermano fue senador y tanto el padre como el hermano fueron acusados de tener vínculos con el paramilitarismo. La canciller dimitió unos meses antes de que formalmente se iniciaran las negociaciones con Canadá para la firma del Tratado de Libre Comercio, pero se sospecha que durante los trabajos preparatorios de ese acuerdo le sirvieron para ir preparando su paso a una multinacional extranjera y en un sector, la minería, del que carecía de conocimientos previos.

Los habitantes de esta zona han sufrido otras guerras del oro como las libradas entre los grupos paramilitares Los Rastrojos y Los Urabeños. Unas disputas que en 2013 hicieron del municipio de Segovia uno con l as más altas tasas de homicidio del país con 78 fallecidos.

Seguir leyendo »

Me gustan los coches porque me llevan lejos cuando no quiero estar cerca

Me gustan los coches porque en su interior se escribe la historia de las historias. Me gustan los coches de las persona que conozco y mucho más los de las personas que no conozco, porque en su espejo retrovisor y en las vírgenes y banderas que cuelgan de éste, así como en las fotos recortadas en círculos sobre el salpicadero, se escribe un mundo de grises y blancos que nos enseña que el concepto del tiempo es tan diverso como el de la experiencia. En esos coches de desconocidos suelo recogerme en el asiento de atrás y sueño y sé que me gustan los coches.

El coche de mis veranos era un “dos caballos”, con el que mi tía y mi madre nos llevaban hasta el mar y allí gritábamos, no cantábamos, gritábamos: “A galopar, a galopar, hasta enterrarnos en el mar”. Eran días luminosos, de mujeres y niñas, de vestidos a flores, de agua y de risas que parecía que nunca iban a detenerse.

El de mi infancia, sin embargo, era un Renault doce familiar donde mi padre, hastiado de bolsas, maletas y pequeñas bolsas, fumaba y fumaba, luego respiraba y algo más tarde ordenaba aquel inmenso desorden de bultos con voluntad y cansancio. Los viajes eran interminables y en la parte de atrás la abuela, tres niñas, un pajarito y el orinal sobre nuestras piernas para detener los vómitos son la imagen de mi coche familiar.

Seguir leyendo »

Aragón somos tú y yo

Entramos en una nueva fase en Podemos Aragón. Una etapa con ilusión y energía renovada, con más gente comprometida, con la necesidad de ser más útiles para transformar nuestra realidad.

En la candidatura “Abrir Podemos Cambiar Aragón” que presentamos en las Primarias de Podemos Aragón queremos que nuestra organización sea una herramienta útil, que ayude a resolver los problemas concretos de los aragoneses.

Para concentrar nuestros esfuerzos en la política de lo concreto, creemos que antes es imprescindible una mejor implantación en el territorio, en pueblos y comarcas aragonesas, donde el trabajo municipalista va a ser nuestra principal tarea en los próximos meses. Nuestra apuesta es un municipalismo diverso y de base, que parta de la ‘franquicia’ de Unidos Podemos y ahonde en confluencias en las que puedan participar partidos y personas independientes y que las concreten las personas de cada territorio.

Seguir leyendo »