eldiario.es

Menú

ARAGÓN

Aragón es vuestro Ohio

Si Aragón es el oráculo al que España se tiene que asomar para ver sus designios... Vienen tiempos muy entretenidos

- PUBLICIDAD -
La nueva presidenta de las Cortes de Aragón, Violeta Barba.

La nueva presidenta de las Cortes de Aragón, Violeta Barba. Cortes de Aragón / Zaragoza

El ya clásico (porque en estos tiempos de aceleración, los clásicos y las tradiciones, como los santos, son súbitos) 'Aragón es nuestro Ohio' reveló a muchos las propiedades predictivas de este territorio: en todas las elecciones hasta la fecha, quien gana Aragón, gana España (igual que ocurre en los Estados Unidos con Ohio). Somos un poco como la marmota que, según cómo saca el hocico de la madriguera, indica si acabará o no pronto el invierno. O, con peor destino, el canario que se baja a la mina.

Todo esto viene porque en estos días Aragón ha sido puesto como ejemplo de entendimiento de las izquierdas. Sobre el papel, y sobre una legislatura que está discurriendo de manera bastante plácida, lo cierto es que la entente PSOE-Podemos en Aragón, con la concurrencia de Chunta e IU, parece que chuta. Lo cual no quita para que haya roces, de esos que no hacen el cariño. Cuentan los cronistas que asistieron al pleno de toma de posesión de Violeta Barba, la nueva presidenta de las Cortes de Aragón, que los socialistas levantaron mucho las cejas ante la puesta en escena de los podemistas. La presencia de Pablo Iglesias, con su estela de cámaras detrás, ayudó a esa sensación de espectáculo.

Por suerte, el 'show' no es patrimonio de ninguna ideología y hasta una buena misa sirve para ello. Que se lo digan a los populares de Huesca, que guardan a buen recaudo las bandas de concejales para saltarse el protocolo municipal que prohíbe a los ediles asistir a ceremonias religiosas en calidad de servidores públicos. Su última incursión ha sido la misa del Santo Cristo de los Milagros, imagen a la que los oscenses guardan gran devoción. Luis Felipe, el alcalde socialista, también estuvo ahí, pero se dejó la banda en la Casa Consistorial.

Como en Aragón rebosamos talento para el humor, también lo exportamos, aunque sea involuntario. Eloy Suárez (PP), en su intervención en la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados que trató el caso Soria, tiró de gags clásicos: ETA, Venezuela y ministras de Zapatero.

Incluso en Twitter, a pesar de estar de capa caída, los líderes aragoneses muestran su habilidad para mantenernos distraídos. El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha tenido un intenso verano tuitero, y la entrada del otoño le pilla con renovadas fuerzas.

No hace mucho tuiteba citando a Cicerón directamente del latín: “Quousque tandem abutere, Catilina, patientia nostra? .... Quem ad finem sese effrenata iactabit audacia?” (“¿Hasta cuándo, Catilina, abusarás de nuestra paciencia?... ¿Cuándo acabará esta desenfrenada audacia tuya?”), a lo que el diputado de Podemos Nacho Escartín le replicaba con la frase ausente: “Quam diu etiam furor iste tuus nos eludet?” (“¿Hasta cuándo esta locura tuya seguirá riéndose de nosotros?”).

Con Eloy Suárez, con el que Lambán se enzarzó en unos mensajes, las cosas no fueron tan elegantes.

Esta querencia por dar que hablar marca un cambio de tendencia en la Tierra Noble (un saludo cordial al gran José Luis Trasobares). En tiempos de Marcelino Iglesias, la discreción era la norma. Las cosas siguieron así con la imperturbable Rudi, aunque tuvo como compañero de baile al siempre guasón José Ángel Biel, que en tiempos del 'marcelinato' también puso color con el Gran Scala. El sucesor de este en la presidencia de la cámara autónómica, Antonio Cosculluela, en el cargo hasta hace unos días, se ha mantenido fiel a la escuela de pensamiento marcelina, aunque su dimisión lo puso involuntariamente bajo los focos.

Así que, si Aragón es vuestro Ohio, preparaos, españoles: si hay entendimiento de la izquierda, si surge un improbable amor entre Pablo y Pedro, será una boda por todo lo alto, pero, como en las mejores familias, parientes de uno y otro lado se mirarán con recelo y cada uno celebrará el enlace por su lado, con más petardos, más kilos de arroz y más jotas que el otro... Festejarán la unión pero no el amor. Por supuesto, la parte despechada, se pondrá en plan amante de culebrón (venezolano). Pero, más allá de las tendencias puramente políticas, si Aragón es vuestro Ohio, lo más importante es que en España no faltará material para el entretenimiento y la chanza.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha