eldiario.es

Menú

ARAGÓN

Conciertos que desconciertan

- PUBLICIDAD -

Decía la escritora sueca Derek Curtis: "Si cree usted que la educación es cara, pruebe con la ignorancia". ¿Quién no esta de acuerdo en que el Estado no invierta todo lo que sea necesario para que nuestros hijos tengan la mejor educación posible?

Invertir en Educación en invertir en futuro, en ese futuro que deseamos mejor para nuestros hijos e hijas, esperando además que esa inversión se trasladará  también a nuestro país y a sus gentes.

No conozco a nadie que cuando se proponen mejoras en las aulas, el profesorado, materiales, libros y demás elementos con los que trabajan todos los días los y las profesoras, no piense que éstas no van a redundar en una mayor calidad en la educación que reciben los alumnos y alumnas.

Pero a muchas no nos vale esa afirmación que dice: “Y a ti que más te da, lo importante es que vayan a un buen colegio y que reciban una buena educación”. ¿Es mejor la educación que se da en la escuela privada, fundamentalmente colegios religiosos gracias a esos conciertos educativos? ¿Repercuten esos conciertos en la calidad educativa que reciben los alumnos y alumnas de la pública? ¿A dónde debe de ir fundamentalmente el dinero que se destina a Educación en los Presupuestos?

El problema viene cuando tú como padre o madre no puedes decidir si la inversión que se hace desde la Administración prioriza a la escuela pública frente a la privada o si los conciertos educativos que se firman con empresas privadas, duplicando aulas, son realmente necesarios.   Una necesidad que se demuestra muchas veces ficticia, creando demanda donde no la hay y que castiga a la escuela pública con menos inversión, el cierre de aulas o la no renovación de las vacantes en el profesorado.

Aquellas que somos partidarias de la educación pública, gratuita, laica y de calidad, tenemos muy claro que esas inversiones deben de ir en primer lugar a la Escuela Pública. Y como dice el documento elaborado por el Sindicato CGT-Enseñanza “se debe ir a una racionalización de los Conciertos Educativos para evitar en la medida de lo posible el despilfarro de los dineros públicos que conllevan esos acuerdos”

Este curso toca renovar los conciertos educativos en Zaragoza -el proceso de renovación se produce cada 6 años- y la Administración tiene la posibilidad de reducir éstos a los estrictamente necesarios, completando la oferta educativa allá donde la escuela pública no sea capaz de cubrir toda la demanda.

Según CGT-Enseñanza la realidad a la que nos enfrentamos es escandalosa, ya que en estos cinco últimos años se han cerrado casi 100 aulas en la Escuela Pública, un cierre que no afecta a la Privada que se ha visto privilegiada. Por ejemplo, en Zaragoza,  donde  cada vez cuentan con más alumnos y más aulas, gracias a los conciertos que no han dejado de firmarse con entidades privadas como el Colegio Ánfora o el Virgen de Guadalupe entre otros.

Una situación que preocupa y mucho en aquellos barrios que se ven afectados por conciertos innecesarios. Uno de ellos es el de Torrero, donde a primeros de este mes denunciaban en un comunicado “el despilfarro de recursos públicos en la escuela en conciertos de aulas innecesarias y aprovechaban para reclamar que no se renueven los conciertos de cinco aulas en primero de infantil en el Barrio”

Las aulas de la concertada son innecesarias por tener la escuela pública capacidad para asumir a esos alumnos. De no renovarse el concierto se produciría un ahorro de alrededor de 700.000 € por año, dinero que podría revertirse en la mejora de la educación en colegios del barrio contando con más profesores de apoyo, becas de comedor, libros o mejora de las instalaciones.

Esta es una propuesta que recoge las inquietudes de las entidades sociales, AMPAS, AA.VV del Barrio de Torrero y enlaza con el estudio del sindicato CGT, que considera de vital importancia que el gasto educativo se realice de forma racional, de modo que no se desperdicien recursos que bien utilizados supondrían una mejora de la educación pública.

De las conclusiones de este informe, - muy recomendable su lectura- se desprende que de llevarse a cabo su propuesta para los próximos seis años,  solo en la ciudad de Zaragoza nos encontraríamos con 20  aulas estrictamente  innecesarias y  21  más que no deberían ser concertadas de nuevo en favor de una buena administración de los recursos públicos en la Comunidad.

Una buena gestión que permitiría invertir en mejoras en la calidad educativa de aquellos cursos en los que se aplicara el ahorro. Con los 823.490 euros que se ahorrarían el primer año se podría invertir en alguna de estas seis propuesta que hace el Sindicato CGT: 60 Técnicos de Educación Infantil, ahora hay 80;  956 nuevas becas  de comedor; 5.143 becas de material escolar;  32.920 libros para las bibliotecas de los colegios; contratar 24 profesores extra de apoyo en educación infantil o 102 auxiliares de conversación nativos.

Plantearse denunciar estos conciertos educativos y pedir que no se renueven más que los estrictamente necesarios parece lo más lógico, sobre todo si como se menciona en el estudio, los alumnos aragoneses padecen una merma en la calidad de la educación que reciben debido a la existencia de conciertos educativos no necesarios con un coste anual de 5.000.000 de euros. Es para pensárselo, ¿no creen? El ahorro es significativo y la calidad educativa ganaría muchos enteros.

Denunciar esos conciertos une a las más de 50 entidades de todo tipo, AAVV, sindicatos y partidos políticos que firman el manifiesto y piden a la ciudadanía que acuda a manifestarse bajo el lema “Dinero público para la pública” 

Si le importa la educación de sus hijos y como y donde se invierte el dinero destinado a Educación, exprese su opinión, el futuro de sus hijos e hijas lo merece.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha