eldiario.es

Menú

ARAGÓN

Diferencias entre Prostitución y Trata y el Manifiesto del Instituto Aragonés de la Mujer

El pasado 23 de septiembre se ha conmemorado el Día Internacional contra la Trata de Personas con fines de Explotación sexual con diversas actividades en la Comunidad Aragonesa

- PUBLICIDAD -

Leo con preocupación el manifiesto del Instituto Aragonés de la Mujer (IAM) que relaciona de forma peligrosa e inexacta la trata -un delito contra los derechos humanos que implica esclavitud- con la prostitución consentida -un intercambio de servicios sexuales por dinero entre personas adultas-.

El manifiesto del IAM afirma sin citar fuentes que el 80% de la prostitución en España procede de la trata de niñas y mujeres. Sin embargo, la ONU en su informe sobre Trata de personas hacia Europa con fines de explotación sexual,  da el dato de que una de cada siete mujeres que ejercen la prostitución podría ser víctima de trata, lo que cuantifica un porcentaje de un 15% del total.

La Mesa sobre prostitución y trata de Zaragoza, en defensa de los derechos de las personas que ejerecen la prostitución y de las víctimas de trata, entidad integrada por Cáritas, Médicos del Mundo, CC.OO., UGT Y SOS Racismo Aragón, organizó  la semana pasada una interesante jornada en la Casa de la Mujer, dedicada a la trata de menores, en la que también diferenció entre las dos realidades: Así como cuando nos referimos a menores cualquier tipo de prostitución es un abuso sexual delictivo, y por tanto siempre es trata, en el caso de las personas adultas la situación es distinta: La trata conlleva obligatoriedad, esclavitud, engaño, abuso, delito, y la prostitución está en otro lugar, el del intercambio de servicios sexuales por dinero entre personas con capacidad de decidir.

El manifiesto del Instituto Aragonés de la Mujer ofrece otra aseveración que necesita ser revisada: asimila la prostitución con la violencia de género, con lo que las mujeres que la ejercen pasan a ser víctimas en vez de sujetos con agencia y con derechos. Sin embargo, Amnistía Internacional ha declarado este año su compromiso con la exigencia de despenalización de la prostitución en el mundo, siempre que haya consentimiento, esto es, que no exista explotación sexual, y reafirma su lucha contra la criminalización de las prostitutas como la mejor manera de acabar con las vulneraciones de derechos que sufren estas mujeres. Amnistía expone la necesidad de combatir la discriminación existente dentro del trabajo sexual, respetando la decisión de las personas que lo ejercen. Defiende, además, que la protección de los derechos de las trabajadoras sexuales puede tener un efecto positivo contra la trata, porque amplía las posibilidades de denunciarla y la conciencia social acerca de la explotación sexual.

La prostitución se ejerce en muchas ocasiones en circunstancias duras de desigualdad de poder, económica, y con un fuerte estigma social. Precisamente por todo ello no se pueden negar los derechos básicos a quienes la ejercen: cualquier política que se quiera implementar debe contar, en primer lugar, con la voz de las prostitutas y con su consideración como sujetos sociales. Las políticas abolicionistas puestas en marcha en países como Suecia han conseguido clandestinizar la prostitución, reforzar las mafias y empeorar las condiciones de las trabajadoras sexuales.

Si defendemos que todas las mujeres podemos decidir, somos todas, también las putas. Si pensamos que muchas mujeres ejercen la prostitución porque no tienen otros recursos para salir de la pobreza, articulemos políticas reales de empleo de calidad para todas. E imaginemos a qué podríamos dedicarnos muchos y muchas si la única opción que tuviéramos disponible en el mercado para sacar adelante a nuestr@s hij@s fuera limpiar váteres por 400 euros al mes.

 

Para más información:  http://www.colectivohetaira.org/web/index.php

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha