eldiario.es

Menú

ARAGÓN

El cuarto poder o la cuadratura del círculo

- PUBLICIDAD -

En los estados de derecho se considera a la prensa -actualmente a los medios en general- el cuarto poder, por detrás del ejecutivo, el legislativo y el judicial.

Una parte importante del desprestigio de los medios en nuestro país se debe, por un lado,  a la posesión y utilización de los mismos por manos privadas con grandes intereses económicos, sociales y políticos; por otro lado, los medios públicos, la televisión en particular, tampoco gozan de gran valoración al estar más o menos controladas (hoy en día más que menos como están denunciando constantemente sus trabajadores y el Consejo de Informativos) por el gobierno de turno; con la excepcionalidad de los intentos de profesionalización durante el gobierno de Rodríguez Zapatero. Si tenemos en cuenta que la gran mayoría de los ciudadanos buscan la información en la televisión (alrededor de un 85 %), la gravedad se explica por sí sola.

Lo ocurrido, días atrás, alrededor de la noticia de las filtraciones de una conversación mantenida entre el ministro del Interior y el director de la Oficina Antifraude de Catalunya en el despacho de aquel podría ser paradigmático:

  • En primer lugar, es un diario digital, Público.es, quien da la exclusiva.
  • Ninguno de los periódicos más vendidos en España (ABC, El País, El Mundo, La Razón) dan esta noticia en portada. Únicamente La Vanguardia lo hace, pero restándole importancia con su mínimo tamaño y situación en la página.
  • Sí lo hacen los medios digitales como eldiario.es, lamarea.com o diagonal.
  • La televisión pública se hace eco de la noticia pasadas 24 horas, pero en todo momento silencia las conversaciones y sin embargo reproduce la versión de Interior donde Fernández Díaz aparece como víctima. Es como si el ladrón, pillado “in fraganti” por la policía, echara a ésta la culpa de su delito.

Es decir, es la prensa independiente la que, en general, destapa los hechos y noticias que de verdad interesan a la gente. La prensa pagada por los distintos poderes mira para otro lado e intenta dirigir el foco de atención a otras pseudo noticias e incluso rumores sin contrastar. La televisión “pública” no es tal a pesar de que sí la pagamos entre todos los contribuyentes; ¡ojo!, los contribuyentes, que este es otro tema no menos interesante. Hoy día, la información más fidedigna, más veraz, está en los medios on-line. Pero, claro, según un estudio reciente de la Universidad de Zaragoza, sólo el 5 % de la población se informa por la red: aquí tenemos la conocida “brecha digital”.

Esa es la cuadratura del círculo: si un partido, gobernante con mayoría absoluta, tiene a su disposición los tres principales poderes y, de manera completamente antidemocrática, añade este cuarto poder, logrará campar a sus anchas como así sucede.

Tras las elecciones del 26-J todo esto tiene que cambiar necesariamente, sobre todo en dos de los aspectos arriba enunciados:

Como se ha constatado en el debate promovido recientemente por la Federación de Asociaciones de la Prensa de España con representantes de los partidos mayoritarios. “Los representantes de los cuatro partidos mayoritarios mostraron su acuerdo en que la  mejor solución para lograr una televisión plural es que los poderes políticos interfieran en ella lo menos posible”.

El acceso a Internet y todas sus posibilidades podría ser un buen medio para democratizar la comunicación. Para ello hay que romper la brecha digital, esa barrera que hace que solo unos pocos puedan -físicamente, en primer lugar- beneficiarse de este medio de comunicación.

Sin derecho a la información no hay democracia; con una información teledirigida, sesgada o partidista tampoco. He aquí una gran tarea que se presenta tras las recientes elecciones. La batalla puede ser dura pues nadie quiere perder el poder, pero la higiene democrática lo hace imprescindible.

*Jesús Escartín Otín, participante de GAO (Gestes de apoyo y opinión)

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha