eldiario.es

Menú

ARAGÓN

Efial redactó dos estudios de viabilidad para un pabellón en Calatayud que no se construyó

En abril de 2013, Efial Consultoría (empresa protagonista del escándalo de corrupción en Cataluña) redactó un estudio de viabilidad para un polideportivo, que no se pagaría si no se construía

En julio de 2015 se desestima por falta de fondos y pide otro informe, que sí se debía pagar, de reforma del pabellón existente. El Ayuntamiento (PP) consignó el gasto, que por contrato correspondía a la constructora, antes incluso de su redacción

“El alcalde no quería endeudarse, no había consignación presupuestaria, ni subvenciones para la reforma; el proyecto estaba abocado al fracaso y el estudio solo se encargó para que Efial cobrara algo”, apunta el concejal socialista, Víctor Ruiz

- PUBLICIDAD -
El alcalde de Calatayud, José Manuel Aranda, en la toma de posesión de la concejal de Deportes.

El alcalde de Calatayud, José Manuel Aranda, en la toma de posesión de la concejal de Deportes. Ayuntamiento de Calatayud / Calatayud (Zaragoza)

Efial Consultoría S.L., protagonista principal del escándalo de la Operación Termyca, cuyo nombre saltó a la palestra con el caso del 3 % , también operó en Aragón. Concretamente en Calatayud (Zaragoza). Realizó dos estudios de viabilidad: el primero para la construcción de un nuevo pabellón y el segundo para reformar el existente. El polideportivo nuevo no se hizo, el existente no se ha reformado y, según el alcalde bilbilitano, José Manuel Aranda (PP), el Consistorio “no ha pagado ni un euro a Efial. La empresa no nos ha facturado nada”.

El primer estudio, tal y como se estatuye en el contrato, no debía pagarse si finalmente el pabellón no se construía, como así sucedió por falta de fondos. Entonces se optó por reformar el polideportivo existente y se rubricó un convenio transaccional en el que se encargó un segundo informe, también a Efial. En este caso se especificó que la empresa constructora adjudicataria abonaría el importe del mismo y, solo si no se adjudicaba, sería el Ayuntamiento quien lo costeara.

Lo llamativo es que siete días después de la firma del convenio (antes de la redacción del estudio e incluso con anterioridad a la aprobación del nuevo acuerdo con Efial por parte de la Junta de Gobierno Local) el delegado de Economía ya consignó el gasto para incluirlo en los presupuestos de 2016.

La historia

El primer contrato entre el Ayuntamiento de Calatayud y Efial Consultoría S. L. se firmó el 18 de enero de 2013. En él se contrató el “servicio de redacción de un estudio de viabilidad para la construcción y explotación de un nuevo pabellón polideportivo”. El importe del mismo era de 34.665 euros más IVA (41.944,65 euros).

Esta cantidad, sin embargo, no era de pago obligatorio, ya que en el punto 13 del Pliego de Cláusulas Administrativas se indicó que “si el proceso de licitación del contrato de concesión de obra pública no llegara a producirse (…) el Ayuntamiento de Calatayud no devengará ninguna obligación de pagar con la empresa que elabore el estudio”.

Dos años de impasse

Más de dos años estuvo el informe parado. Ni se licitó el proyecto, ni se pagó a Efial. El movimiento volvió el 16 de julio de 2015 cuando el alcalde firmó, de nuevo con Francesc Xavier Termens Girona en representación de Efial Consultoría S. L., un convenio transaccional. Dicha rúbrica se llevó a cabo antes de que el convenio fuera aprobado en la Junta de Gobierno Local, algo que sucedió 11 días después, el 27 de julio de 2015.

En ese convenio, al que ha tenido acceso eldiario.es, se explica que el proyecto del nuevo pabellón se desestima por falta de fondos. Por tanto, continúa el texto, se opta por reformar las instalaciones obsoletas del pabellón ya existente en C/Aragón. Para ello, se encarga un nuevo estudio de viabilidad con un coste de 23.310 euros más IVA, es decir, aproximadamente dos tercios de lo que costaba el primer trabajo.

En este caso, empero, sí había que pagarlo; tanto si la obra se hacía, como si no. En el convenio se establece que “el adjudicatario vendrá obligado a pagar a Efial Consultoría S. L. la citada cantidad en el plazo de un mes desde la fecha del contrato”. “En caso que por los motivos que fuera este no se adjudicara será el propio Ayuntamiento quien abone la cantidad total en el plazo máximo de 31 de marzo de 2016”.

“Era una fórmula para que Efial cobrara algo”

El concejal del PSOE, y exalcalde de Calatayud, Víctor Ruiz, asegura que el alcalde decía que no quería endeudarse, no había consignación presupuestaria ni subvenciones. Era un proyecto abocado al fracaso y lo sabían”.

De hecho, en la presentación del segundo Estudio de Viabilidad, el alcalde bilbilitano reconoció, ante el concejal de Ciudadanos, José Hueso, que el Consistorio no podía meterse en esa inversión en ese momento, porque estaban en pleno plan de ajuste. Es decir, apunta Ruiz, el segundo estudio se encargó para que Efial cobrara algo.

A colación de esto, se puede entender que solo siete días después de la formalización del convenio (y todavía sin estar aprobado en Junta de Gobierno), el 23 de julio de 2015, el delegado de Economía, Rafael Rincón Gimeno, informó (en un documento al que ha accedido este diario) de que el presupuesto del ejercicio de 2016 se dotará de consignación suficiente para atender el gasto de 27.963,10 euros correspondiente “al expediente Convenio Transaccional, estudio de viabilidad pabellón polideportivo, Ayuntamiento de Calatayud y Efial Consultoría S. L.”.

Ergo, a pesar de que en el convenio se especifica que el pago del estudio corresponderá al adjudicatario y, solo si no se adjudicara, se haría cargo el Consistorio, antes incluso de la realización de dicho estudio, el Ayuntamiento ya consignó dicha partida específica.

Aranda afirma que en su Ayuntamiento no ha habido “ninguna adjudicación ni pago irregular. No tenemos facturas en los cajones y todos los papeles están a disposición de quien quiera verlos”.

La Junta de Gobierno Local

Los sucesivos contratos y estudios de viabilidad fueron siempre aprobados por la Junta de Gobierno Local. Es el alcalde, según el artículo 126 de la Ley 7/1985, de 2 de abril, reguladora de las Bases de Régimen Local, el que decide la composición de la misma. En el caso de la de Calatayud no cabe duda de que así es.

El PP, con nueve concejales en la Corporación municipal, tiene cinco representantes (incluido el alcalde); el PAR (socio de Gobierno) con dos concejales, tiene uno en la Junta; el PSOE, con cinco concejales, también tiene uno; mientras que CHA y Aragón Sí Puede, ambos con un concejal, no están representados en este órgano.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha