eldiario.es

Menú

ARAGÓN

De Los Monegros a Nicaragua: 20 años de ayuda desinteresada a un país devastado por el huracán Mitch

Antonio Brosed es el fundador de una ONG que desde 1998 ha destinado más de un millón de euros a la recuperación de la zona sur de Ocotal y ha introducido mejoras educativas, sanitarias y alimenticias

Durante el último mes ha dado a conocer su actividad en Aragón y recibe importantes ayudas de las instituciones. Su programa más reconocido es el de apadrinamiento de niños

La mayoría de la población nicaragüense vive entre la pobreza y la extrema pobreza. El huracán Mitch mató a cerca de 4.000 personas y provocó el desplazamiento de 368.000

- PUBLICIDAD -
Antonio Brosed, en el centro, es el fundador de Monegros con Nicaragua.

Antonio Brosed, en el centro, es el fundador de Monegros con Nicaragua.

Una mala racha puede mejorar la vida de miles de personas. Antonio Brosed, natural de Robres, sufrió una desgracia familiar que le tuvo un tiempo desorientado. Decidió marcharse por su cuenta a Nicaragua y le encandiló. Poco después de este primer viaje, en 1998, el huracán Mitch destruyó el 70 % de las infraestructuras del país centroamericano. Murieron cerca de 4.000 personas y este desastre natural provocó el desplazamiento de 368.000. Conmovido, Brosed decidió regresar para poner en marcha el proyecto Monegros con Nicaragua.

Se trata de un programa de cooperación en Nicaragua que se ha enfocado sobre todo a cuatro barrios de la zona sur de Ocotal, una localidad de unos 40.000 habitantes, Roberto Gómez, 26 de Septiembre, Noel Weelock y Hermanos Zamora, con la puesta en marcha de proyectos y actividades educativas, sanitarias, culturales, formativas y agrícolas durante los últimos 20 años. Durante el mes de septiembre, Antonio Brosed y la otra responsable del proyecto, la nicaragüense Rosa Aguilar, han recorrido suelo aragonés para dar a conocer Monegros con Nicaragua a ciudadanos anónimos y también a instituciones.

“Hemos llegado con el corazón a todo lo que podíamos responder”, comenta Brosed, de 72 años, “porque queda todavía mucho trabajo por realizar”. Siempre inconformista y con la verdad por delante (“si exageramos la situación y se dan cuenta de la mentira, ¿qué nos queda?”) no regresará a Nicaragua hasta enero, pero estará muy pendiente del desarrollo de las nuevas iniciativas, una finca y una escuela de oficios.

Esta ONG ha destinado en 20 años más de un millón de euros a estos programas de cooperación. Con la ayuda de las instituciones públicas de la Comunidad Autónoma pero, sobre todo, del programa de apadrinamientos de niños y niñas en el que han participado una media de 300 familias aragonesas cada año y que es la medida más popular de Monegros con Nicaragua.

264 niños apadrinados

Es la principal seña de identidad, “aunque con la crisis se ha resentido ligeramente y ahora contamos con 264 niños y niñas apadrinados”, explican desde la ONG. Los padrinos de España pagan una cuota mensual de 18 euros: 9 se entregan directamente a las familias en bonos canjeables a primero de cada mes por alimentos básicos (leche, arroz, frijoles, harina…) en establecimientos conveniados y otros 9 sirven para sufragar el resto de gastos del proyecto.

Asimismo, se ayuda a mantener abiertos cuatro centros de educación infantil y colaboran en la mejora de la alimentación de estos centros, a los que asisten unos 200 niños y niñas, ya que el Gobierno de Nicaragua tan solo aporta alimentos muy básicos y en escasa cantidad. Pocos ministerios se implican, lo que contrasta con la dedicación a miles de kilómetros de distancia de la Diputación Provincial de Huesca (DPH).

En 2016 se puso en marcha una granja de cría de cerdos y conejos gracias a una inversión de 14.000 euros (financiada al 80% por la DPH) para complementar la alimentación de niños y ancianos. Un año antes, y gracias a una inversión de 42.000 euros subvencionada al 80% por la Diputación, se estrenó un centro de día para mayores que presta atención a unos 80 ancianos de los barrios Roberto Gómez y 26 de Septiembre. En 2016 repartieron 27.450 platos de comida y 13.542 desayunos.

19 ‘semivoluntarios’ sobre el terreno

¿Y cómo funciona Monegros con Nicaragua? “Contamos con 19 personas ‘semivoluntarias’, porque allí no podemos hacerles trabajar por nada. En España son 300 socios”, explica Brosed. El trabajo desinteresado de los voluntarios en España se emplea para realizar acciones de sensibilización y, además, dedican parte de su tiempo a buscar financiación y material en instituciones públicas y privadas. Cada año realizan uno o dos viajes a Ocotal para supervisar el desarrollo de los proyectos.

“Cuando llegamos, el índice de niños que terminaban el colegio era del 40 % y ahora nos encontramos en torno al 90 %. Nuestra prioridad es que sigan adelante todos nuestros proyectos, no nos conformamos con ponerlos en marcha”, asegura el fundador de la ONG. El trabajo de los últimos años se centra en mejorar la alimentación tanto de los niños que acuden a diario a los centros de educación infantil como de los ancianos que antes eran atendidos en esos mismos preescolares.

Monegros con Nicaragua ha solicitado una subvención al Gobierno de Aragón para financiar el proyecto denominado “Dotación de infraestructuras y servicios para una finca agropecuaria que garantice el autoabastecimiento alimentario para 400 niños, jóvenes discapacitados, mujeres embarazadas de comunidades indígenas y ancianos de escasos recursos de Ocotal (Nicaragua)”, valorado en 71.000 euros.

Entre los 60 países más pobres del mundo

Según el último informe del Índice de Desarrollo Humano (IDH) de 2016, elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo., Nicaragua tiene un IDH de 0,645 y ocupa el puesto 124 de los 188 países analizados. Ha retrocedido 12 posiciones respecto al anterior estudio, que encabeza Noruega. El propio Gobierno de Nicaragua publicó en 2016 un informe sobre pobreza y desigualdad que indicaba que la pobreza afecta al 24,9 % de la población y la pobreza extrema a un 6,9 %, registrada asimismo en los barrios de Ocotal de Roberto Gómez y Hermanos Zamora.

Para Rosa Aguilar, que ya regresa a su país, la experiencia española ha servido “para concienciar de lo que cuesta que llegue el dinero y administrarlo. Me llevo el corazón de todos los españoles; si no hubiera sido por Monegros con Nicaragua, Ocotal estaría mucho menos desarrollada”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha