eldiario.es

Menú

ARAGÓN

El 94 % de los colegios de Zaragoza da a sus alumnos comida de ‘catering’

Solo 10 de las 166 escuelas públicas de la capital aragonesa cocinan con fogones

La Plataforma por unos Comedores Escolares Públicos de Calidad reclama al Gobierno de Aragón que agilice la recuperación de las cocinas tradicionales

“El gasto farmacéutico crece con enfermedades relacionadas con la alimentación y el colegio es un buen lugar para empezar a cambiar las cosas”

- PUBLICIDAD -
Pretenden que los menús sean visados por el Ejecutivo.

Pretenden que los menús sean visados por el Ejecutivo.

Únicamente los alumnos de 10 de los 166 colegios públicos de Infantil y de Primaria de la provincia de Zaragoza comen a mediodía alimentos cocinados en fogones en el propio centro, mientras el resto distribuye a los niños las bandejas de catering que preparan media docena de empresas contratadas por la Comunidad autónoma.

El curso pasado gestionaban sus propias cocinas ocho escuelas, a las que este mes de septiembre se han  sumado El Espartidero de Santa Isabel y el Agustina de Aragón, en el Actur.

“No estamos por la autogestión, pero la satisfacción es máxima donde se aplica”, sostiene Luis Antonio Torres, de la Plataforma por unos Comedores Escolares Públicos de Calidad, que agrupa a 55 asociaciones de madres y padres de alumnos (ampa) y organizaciones zaragozanas del ámbito de la ecología y la alimentación.

Una opción para hacer más atractivos los colegios

Torres, que compareció hace unos días con otros representantes de la plataforma en la Comisión de Comparecencias de las Cortes de Aragón, reclama más ayudas para estos centros, urge al Gobierno de Aragón a agilizar –y cuantificar el coste- el plan director que debe financiar la habilitación de cocinas tradicionales en todos los colegios públicos y animó a la Administración autonómica a priorizar su puesta en marcha en las escuelas que presentan menos demanda de plazas: “Vamos a darles a esos centros, casi marcados como gueto, algo que precisamente les haga resurgir para que sean más atractivos. Potenciemos un poquito este tipo de centros”, sugiere.

La plataforma recibió el apoyo de todos los grupos parlamentarios, aunque los datos indican que la gestión de los contratos adjudicados la pasada legislatura no acabaron de agradar a las familias y que las nuevas reglas del juego previstas para este curso siguen sin llegar.

El diputado del PSOE Herminio Sancho achacó el retraso a la complejidad de los trámites administrativos, adelantó que los nuevos pliegos de condiciones del servicio de catering escolar incluirán como criterios de valoración la inclusión de productos frescos, ecológicos y de temporada en los menús y anunció que su grupo prepara una propuesta de resolución para que la Consejería de Educación estudie la posibilidad de aplicar esas condiciones este mismo curso.

Comer recalentado 135 días al año durante nueve años

Los representantes de la plataforma plantean, entre otras reivindicaciones, que mientras se mantengan los servicios de catering “los menús mensuales sean visados previamente por el Gobierno autonómo” y no “por una dietista de la empresa” que los elabora, que los resultados de las inspecciones sean publicados en un blog y que, “por aplicación del principio de precaución, se retire el material plástico”.

Se refería a los recipientes en los que los alimentos llegan envasados a los colegios, y que luego se calientan en hornos, en ocasiones durante 35 minutos a 180 grados. “Hay desprendimientos de elementos como el níquel que no superan los umbrales legales, pero se dan”, señaló. “No hay estudios sobre los efectos de esos materiales en personas que comen 135 días al año durante nueve años en esas condiciones”, anotó.

La plataforma, que achaca el retraso en la licitación de los nuevos pliegos a “argucias” de la Administración, además de a su elevado coste, reclama que los menús sean revisados en su aspecto nutricional y propone que la duración de los contratos no supere el año y que se tenga en cuenta la opinión de los usuarios para su adjudicación.

“Los padres y madres tienen derecho a acudir a comer para ver que se está dando en el comedor escolar”, dijo, antes de apuntar que “el paradigma alimentario no es el que debería ser: el gasto farmacéutico crece con enfermedades relacionadas con la alimentación, y el colegio es un buen lugar para empezar a cambiar las cosas”.

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha