eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Ana Garralda

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 539

Por qué no se ha producido la tercera intifada

Hace ya diez días que el presidente de EEUU, Donald Trump, cumplía una de sus promesas electorales más controvertidas en política exterior, reconociendo a Jerusalén como capital de Israel. A diferencia del magnate, sus predecesores Bill Clinton y George W. Bush también lo anunciaron en campaña para responder a la poderosa influencia de los lobbies proisraelíes en el Congreso, pero nunca lo llegaron a cumplir, siguiendo las recomendaciones de sus asesores en Oriente Próximo que les advirtieron de las impredecibles consecuencias que tal medida podría tener. Consecuencias que ya se han empezado a sentir sobre el terreno con manifestaciones y disturbios, de mayor o menor intensidad, en distintos puntos de Oriente Próximo, nueve palestinos muertos y centenares de heridos.

A pesar de la reacción inicial de la Autoridad Nacional Palestina de retirar a Trump el calificativo de “mediador honesto” que concedió a sus predecesores y de negarse a recibir al vicepresidente, Mike Pence, en su inminente visita a la región, la ANP no puede prescindir del papel central que juega Estados Unidos en el conflicto.

Seguir leyendo »

Cuatro muertos en el "Viernes de la ira" contra el anuncio de Trump sobre Jerusalén

A diferencia de julio, en el que tuvo lugar la revuelta para la defensa de la Explanada de las Mezquitas y la policía israelí restringió el acceso al rezo y colocó retenes en todos los barrios colindantes con la Ciudad Vieja de Jerusalén, este viernes permitió que los musulmanes pudieran participar en el rezo de mediodía. Fue una inteligente forma de restar importancia a los llamamientos de Fatah a llevar a cabo un masivo "día de la ira" y de Hamás a dar comienzo a una tercera intifada.

"Sí, han dejado entrar a todo el mundo, pero luego nos estaban esperando a la salida", se quejó Ayed Al Ayubi, propietario de un restaurante situado frente a la puerta de Damasco. Decenas de efectivos policiales de uniforme gris pertrechados con todo tipo de armamento antidisturbios aguardaban en los jardines que suben hacia el complejo de Notre Dame, junto al que está el descampado en el que se despliega la policía montada. "Han cargado con los caballos, provocando estampidas de gente y poniéndonos en peligro a todos", añadía.

Seguir leyendo »

Indignación palestina por la iniciativa de Trump sobre Jerusalén

Cuando Donald Trump resultó elegido presidente de Estados Unidos hace poco más de un año, la mayoría de los palestinos pensó que durante su mandato el estadounidense se olvidaría de la recurrente promesa hecha por varios de sus predecesores: trasladar la Embajada de EEUU a Jerusalén.

Pero a diferencia de Bill Clinton o George Bush –que rápidamente se vieron imbuidos de una cierta amnesia selectiva para no provocar el enfado de los países árabes y musulmanes– Trump ha seguido adelante con el anuncio del reconocimiento oficial de Jerusalén como capital de Israel y el futuro traslado de la embajada de EEUU.

Seguir leyendo »

Los migrantes asiáticos, la nueva mano de obra barata del kibutz israelí

Pasan las cuatro de la tarde. Hok, un joven tailandés de 24 años, se afana junto a otra docena de compatriotas en colocar voluminosos racimos de plátanos en enormes cajas de cartón, listas para ser empaquetadas. De un lado se encuentran las que contienen las frutas más vistosas, que serán distribuidas en el mercado israelí; de otro, las que guardan los plátanos más deslucidos, que se venderán en Gaza.

"Sacamos entre unas 20 y unas 60 toneladas diarias, depende del clima y de la temporada", comenta en una conversación con eldiario.es Munir, el capataz árabe-israelí que dirige a la treintena de jornaleros asiáticos  –16 de Tailandia y 13 de Camboya – que trabajan en los campos del kibutz de Ein Carmel, en la costa norte de Israel. Esta comuna forma parte, junto a otras cuatro de la zona, de la mancomunidad agrícola de Bananot Hahof que cultiva y comercializa plátanos, berenjenas o aguacates, entre otros productos.

Seguir leyendo »

Un albergue de una judía y un musulmán revitaliza el único pueblo costero árabe que no expulsó Israel

En Yisr a-Zarqa –"puente sobre la corriente azul" en su traducción del árabe– se ven muy pocos judíos israelíes, aunque esta pequeña aldea esté al lado de la lujosa ciudad de Cesárea –residencia de verano del actual primer ministro, Binyamín Netanyahu– y de los kibutzim (comunas agrícolas) del norte de Israel.

Apenas la visitan por miedo a adentrarse en el único pueblo árabe situado en esta parte del Mediterráneo, el único cuya  población autóctona no fue expulsada tras la guerra de 1948, a diferencia de los 700.000 –según datos de la Agencia de Naciones Unidas para los refugiados palestinos (UNRWA)–, que sí tuvieron que abandonar sus casas en un éxodo que los palestinos conocen como Nakba ('catástrofe' en árabe).

Seguir leyendo »

"La ciberseguridad es uno de los retos estratégicos más importantes tras el 11-S"

Acercarse a los participantes de la  Cyberweek, que se celebró esta semana en el campus de la Universidad de Tel Aviv, resultó ser una ambiciosa empresa para todo aquel que no fuese ponente en esta feria de referencia mundial que este año, además, albergó el apartado dedicado al ciberespacio de la prestigiosa Conferencia de Seguridad de Múnich. 

Representantes de gobiernos, fuerzas armadas y servicios de seguridad –ya retirados o todavía en ejercicio–, empresas privadas del sector o instituciones académicas se dieron cita en este espacio para discutir, de forma interdisciplinar, los retos y las diferentes estrategias de seguridad a seguir en la era digital. "Aquí discutimos de temas muy sensibles, en ocasiones clasificados como secretos por nuestros respectivos gobiernos, así que ustedes los periodistas deben entender nuestras reservas", se jactaba el ex-director general de asuntos político-militares del ministerio de Defensa israelí, Amos Gilad. "Lo que sí puedo decirle es que los países tenemos que cooperar para hacer frente al enemigo común, que son aquellos que quieren atentar contra nuestra seguridad nacional, nuestras infraestructuras críticas o incluso contra nuestros procesos electorales", aseveró el militar. 

Seguir leyendo »

Uno de los padres de los Acuerdos de Oslo entre Israel y Palestina: "Ahora está claro que fracasamos"

Hace casi un cuarto de siglo que representantes del gobierno israelí y de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) firmaron la declaración de principios (13 de septiembre de 1993) que conduciría a la rúbrica de los llamados Acuerdos de Oslo. El noruego Jan Egeland aún lo recuerda bien. Fue uno de los principales ingenieros de las negociaciones secretas que mantuvieron las partes durante su etapa como secretario de Estado de Asuntos Exteriores de Noruega entre 1990 a 1997. 

En su última visita a Palestina, con motivo del 50º aniversario de la ocupación, Egeland ha hablado con eldiario.es sobre la sistemática vulneración de derechos que sigue teniendo lugar en las áreas rurales de Cisjordania –cinco décadas después de la Guerra de los Seis Días– y de la crisis humanitaria de Gaza.

Seguir leyendo »

La población de Gaza sufre una nueva guerra: la de la electricidad

La única central eléctrica que hay en la Franja de Gaza lleva ya un mes sin operar. Ubicada en el campo de refugiados de Nuseirat, el pasado 16 de abril apagó todos sus sistemas ante la imposibilidad de pagar el combustible que la hace funcionar. El Gobierno de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) había decidido suspender el subsidio que llevaba años proporcionando al Gobierno de Gaza, controlado por Hamás, para el pago del carburante. 

El parón se tradujo en una reducción del suministro de luz hasta las seis horas al día, seguidas de otras 12 de apagón, en las que familias y trabajadores gazatíes de empresas, hospitales o instituciones públicas tienen que recurrir al uso de generadores externos de gasoil que se encienden cuando se interrumpe el suministro.

Seguir leyendo »

La huella palestina se desdibuja en Hebrón, una ciudad dividida hace 20 años

Una suave penumbra, tintada de rojizos, amarillos y verdes, cubre la siempre bulliciosa calle Shalala, en la pequeña parte del casco antiguo de la ciudad que quedó bajo control de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) en 1997. Hace 20 años, el entonces primer ministro israelí (en su primer mandato), Benjamín Netanyahu, y el presidente de la ANP, Yaser Arafat, firmaron el llamado Protocolo de Hebrón según el cual esta zona, junto al 80% del núcleo urbano hebronita, quedarían bajo tutela del gobierno palestino.  El 20% restante, área H2, seguiría bajo control militar israelí.

"Fíjese en las piedras que hay ahí arriba", dice Shadi Sider, un comerciante que regenta una pequeña tienda de ropa en la calle Shalala, en la zona comercial adyacente al sector H2. Los colores rojizos de las prendas que expone en su tenderete exterior quedan envueltos por el intenso azul de las redes y telas que cubren la calle de uno a otro lado, a modo de techo, para proteger a vendedores y clientes de las piedras que a menudo lanzan los colonos israelíes desde la zona este del Casco Antiguo".

Seguir leyendo »

El limbo de los drusos sirios de los Altos del Golán, una tierra expoliada por Israel

Desde la meseta de los Altos del Golán ocupados por Israel, mirando hacia el Este, Damasco queda a un tiro de piedra. "Aquí nos han retumbado muchas veces las ventanas por los combates entre el Ejército sirio y los rebeldes", explica Wahib Rashid Halabi, un profesor druso de Majdal Shams, la principal ciudad –de las cinco que habita esta minoría– de la zona montañosa que colinda con Israel, Líbano, Jordania y Siria.

Wahib es uno de lo 25.000 árabes sirios (de religión drusa) que quedan en esta región estratégica después de que Israel ocupase sus dos terceras partes (1200 kilómetros cuadrados) tras la Guerra de los Seis Días, anexión que hoy sigue siendo ilegal para la comunidad internacional. Tras la contienda, más de 130.000 personas oriundas de estas montañas fueron expulsadas, sus casas demolidas –340 granjas y aldeas desaparecieron– y reemplazadas por asentamientos israelíes, según datos del Centro Árabe de Derechos Humanos de los Altos del Golán (Al-Marsad).

Seguir leyendo »