eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Ana Garralda

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 493

Los migrantes asiáticos, la nueva mano de obra barata del kibutz israelí

Pasan las cuatro de la tarde. Hok, un joven tailandés de 24 años, se afana junto a otra docena de compatriotas en colocar voluminosos racimos de plátanos en enormes cajas de cartón, listas para ser empaquetadas. De un lado se encuentran las que contienen las frutas más vistosas, que serán distribuidas en el mercado israelí; de otro, las que guardan los plátanos más deslucidos, que se venderán en Gaza.

"Sacamos entre unas 20 y unas 60 toneladas diarias, depende del clima y de la temporada", comenta en una conversación con eldiario.es Munir, el capataz árabe-israelí que dirige a la treintena de jornaleros asiáticos  –16 de Tailandia y 13 de Camboya – que trabajan en los campos del kibutz de Ein Carmel, en la costa norte de Israel. Esta comuna forma parte, junto a otras cuatro de la zona, de la mancomunidad agrícola de Bananot Hahof que cultiva y comercializa plátanos, berenjenas o aguacates, entre otros productos.

Seguir leyendo »

Un albergue de una judía y un musulmán revitaliza el único pueblo costero árabe que no expulsó Israel

En Yisr a-Zarqa –"puente sobre la corriente azul" en su traducción del árabe– se ven muy pocos judíos israelíes, aunque esta pequeña aldea esté al lado de la lujosa ciudad de Cesárea –residencia de verano del actual primer ministro, Binyamín Netanyahu– y de los kibutzim (comunas agrícolas) del norte de Israel.

Apenas la visitan por miedo a adentrarse en el único pueblo árabe situado en esta parte del Mediterráneo, el único cuya  población autóctona no fue expulsada tras la guerra de 1948, a diferencia de los 700.000 –según datos de la Agencia de Naciones Unidas para los refugiados palestinos (UNRWA)–, que sí tuvieron que abandonar sus casas en un éxodo que los palestinos conocen como Nakba ('catástrofe' en árabe).

Seguir leyendo »

"La ciberseguridad es uno de los retos estratégicos más importantes tras el 11-S"

Acercarse a los participantes de la  Cyberweek, que se celebró esta semana en el campus de la Universidad de Tel Aviv, resultó ser una ambiciosa empresa para todo aquel que no fuese ponente en esta feria de referencia mundial que este año, además, albergó el apartado dedicado al ciberespacio de la prestigiosa Conferencia de Seguridad de Múnich. 

Representantes de gobiernos, fuerzas armadas y servicios de seguridad –ya retirados o todavía en ejercicio–, empresas privadas del sector o instituciones académicas se dieron cita en este espacio para discutir, de forma interdisciplinar, los retos y las diferentes estrategias de seguridad a seguir en la era digital. "Aquí discutimos de temas muy sensibles, en ocasiones clasificados como secretos por nuestros respectivos gobiernos, así que ustedes los periodistas deben entender nuestras reservas", se jactaba el ex-director general de asuntos político-militares del ministerio de Defensa israelí, Amos Gilad. "Lo que sí puedo decirle es que los países tenemos que cooperar para hacer frente al enemigo común, que son aquellos que quieren atentar contra nuestra seguridad nacional, nuestras infraestructuras críticas o incluso contra nuestros procesos electorales", aseveró el militar. 

Seguir leyendo »

Uno de los padres de los Acuerdos de Oslo entre Israel y Palestina: "Ahora está claro que fracasamos"

Hace casi un cuarto de siglo que representantes del gobierno israelí y de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) firmaron la declaración de principios (13 de septiembre de 1993) que conduciría a la rúbrica de los llamados Acuerdos de Oslo. El noruego Jan Egeland aún lo recuerda bien. Fue uno de los principales ingenieros de las negociaciones secretas que mantuvieron las partes durante su etapa como secretario de Estado de Asuntos Exteriores de Noruega entre 1990 a 1997. 

En su última visita a Palestina, con motivo del 50º aniversario de la ocupación, Egeland ha hablado con eldiario.es sobre la sistemática vulneración de derechos que sigue teniendo lugar en las áreas rurales de Cisjordania –cinco décadas después de la Guerra de los Seis Días– y de la crisis humanitaria de Gaza.

Seguir leyendo »

La población de Gaza sufre una nueva guerra: la de la electricidad

La única central eléctrica que hay en la Franja de Gaza lleva ya un mes sin operar. Ubicada en el campo de refugiados de Nuseirat, el pasado 16 de abril apagó todos sus sistemas ante la imposibilidad de pagar el combustible que la hace funcionar. El Gobierno de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) había decidido suspender el subsidio que llevaba años proporcionando al Gobierno de Gaza, controlado por Hamás, para el pago del carburante. 

El parón se tradujo en una reducción del suministro de luz hasta las seis horas al día, seguidas de otras 12 de apagón, en las que familias y trabajadores gazatíes de empresas, hospitales o instituciones públicas tienen que recurrir al uso de generadores externos de gasoil que se encienden cuando se interrumpe el suministro.

Seguir leyendo »

La huella palestina se desdibuja en Hebrón, una ciudad dividida hace 20 años

Una suave penumbra, tintada de rojizos, amarillos y verdes, cubre la siempre bulliciosa calle Shalala, en la pequeña parte del casco antiguo de la ciudad que quedó bajo control de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) en 1997. Hace 20 años, el entonces primer ministro israelí (en su primer mandato), Benjamín Netanyahu, y el presidente de la ANP, Yaser Arafat, firmaron el llamado Protocolo de Hebrón según el cual esta zona, junto al 80% del núcleo urbano hebronita, quedarían bajo tutela del gobierno palestino.  El 20% restante, área H2, seguiría bajo control militar israelí.

"Fíjese en las piedras que hay ahí arriba", dice Shadi Sider, un comerciante que regenta una pequeña tienda de ropa en la calle Shalala, en la zona comercial adyacente al sector H2. Los colores rojizos de las prendas que expone en su tenderete exterior quedan envueltos por el intenso azul de las redes y telas que cubren la calle de uno a otro lado, a modo de techo, para proteger a vendedores y clientes de las piedras que a menudo lanzan los colonos israelíes desde la zona este del Casco Antiguo".

Seguir leyendo »

El limbo de los drusos sirios de los Altos del Golán, una tierra expoliada por Israel

Desde la meseta de los Altos del Golán ocupados por Israel, mirando hacia el Este, Damasco queda a un tiro de piedra. "Aquí nos han retumbado muchas veces las ventanas por los combates entre el Ejército sirio y los rebeldes", explica Wahib Rashid Halabi, un profesor druso de Majdal Shams, la principal ciudad –de las cinco que habita esta minoría– de la zona montañosa que colinda con Israel, Líbano, Jordania y Siria.

Wahib es uno de lo 25.000 árabes sirios (de religión drusa) que quedan en esta región estratégica después de que Israel ocupase sus dos terceras partes (1200 kilómetros cuadrados) tras la Guerra de los Seis Días, anexión que hoy sigue siendo ilegal para la comunidad internacional. Tras la contienda, más de 130.000 personas oriundas de estas montañas fueron expulsadas, sus casas demolidas –340 granjas y aldeas desaparecieron– y reemplazadas por asentamientos israelíes, según datos del Centro Árabe de Derechos Humanos de los Altos del Golán (Al-Marsad).

Seguir leyendo »

Lo que no ven los peregrinos y turistas en Semana Santa en Jerusalén

Jerusalén volverá a ser esta Semana Santa lugar de fervor y culto para los cristianos de todo el mundo. Las fiestas atraerán a la ciudad a unos 160.000 visitantes, según datos del Ministerio de Turismo israelí. Además de la connotación místico-religiosa que lo inunda todo y la llegada de decenas de miles de visitantes, llama la atención el despliegue de las fuerzas de seguridad israelíes. Unos 3.500 agentes vigilarán las calles jerosolimitanas, según datos del Ayuntamiento de la ciudad.

Los policías son fácilmente identificables por sus uniformes y armas, pero resultan invisibles a ojos de los turistas si van vestidos de paisano, ya trabajen en el sector público o el privado. Agentes encubiertos que, en cambio, sí son detectados al vuelo por los residentes locales de la ciudad, acostumbrados a la presencia policial en la parte oriental.

Seguir leyendo »

El 'macarthismo' en los tiempos de Netanyahu

Un editorial reciente del diario Haaretz acusaba al Gobierno de Netanyahu de practicar un nuevo  macarthismo y de estar creando una "policía del pensamiento", según el modelo descrito por George Orwell en su novela 1984. Para este periódico de tradición progresista, la figura del senador estadounidense Joseph McCarthy se ha reencarnado en el ministro de Seguridad Pública (que tiene bajo su mando a la Policía) y de Asuntos Estratégicos, Gilad Erdan.

Desde su Ministerio proponen crear dos ficheros. Uno de ellos registraría a las organizaciones y ciudadanos extranjeros que simpatizan con la causa palestina, y otro a los ciudadanos israelíes (o palestinos) que son abiertamente críticos con la ocupación apoyando en un  grado u otro al movimiento BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones).

Seguir leyendo »

Por qué la resolución de la ONU contra los asentamientos de Israel va a servir de poco

Ocurrió por primera vez hace 36 años y ya entonces fue un hecho insólito en la política exterior norteamericana. Siendo en 1980 Jimmy Carter el huésped de la Casa Blanca, los representantes de EEUU en el Consejo de Seguridad votaron a favor de la resolución 465 que ya condenaba la colonización de los territorios palestinos por parte de Israel.

A dicha resolución le precedieron otras dos el año anterior, la 446 de marzo de 1979 (que se saldó con 12 votos a favor y tres abstenciones, entre ellas la de EEUU) y la 452 de julio de ese mismo año (14 a favor y una sola abstención, la de los representantes norteamericanos). Estas tres resoluciones condenaron formalmente el establecimiento de colonias israelíes en los territorios árabes ocupados, incluyendo no sólo Cisjordania y la Franja de Gaza, sino también los Altos del Golán y Jerusalén Oriental.

Seguir leyendo »