eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Antoni-Ítalo de Moragas

Licenciado en matemáticas por la Universitat Politècnica de Catalunya y doctorando en Economía en el Instituto Universitario Europeo de Florencia. Centra su investigación en temas de economía política.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 55

¿Era probable un empate en la Asamblea de la CUP?

Desde la publicación de los resultados finales de la asamblea de la CUP muchos se han preguntado ¿cuál es la probabilidad de que haya exactamente el mismo número de militantes de la CUP a favor de investir a Mas que en contra?

Una primera aproximación al problema consiste en pensar que el resultado electoral es una lotería en la que cualquier resultado tiene la misma probabilidad de salir, así asumiendo que hay 3030 militantes, hay 3031 resultados posibles y la probabilidad de un empate a 1515 sería de 1/3031=0,03%. Este, con otros errores que no logro explicar, sería el razonamiento del catedrático de Matemática Aplicada de la Universidad de Sevilla y miembro del Partido Popular, Mario Bilbao.

Seguir leyendo »

La travesía ideológica del nacionalismo escocés

“Yes Scotland! No more Tory governments ever” rezan las paredes de Glasgow. Escocia no es Cataluña. En Cataluña, el independentismo señala las balanzas fiscales con Madrid para discutir de las consecuencias económicas de un futuro Estado. En cambio, en Escocia, el independentismo no se detiene en el análisis económico y  trata de esbozar el Estado del Bienestar de una hipotética Escocia independiente. ¿Por qué el independentismo escocés huye de la indefinición del catalán “primero la independencia y después ya veremos”?

Obtenemos una respuesta inmediata si analizamos las fuerzas políticas que apoyan la independencia. En Cataluña el apoyo a la secesión va desde Convergència Democràtica de Catalunya hasta las Candidaturas de Unitat Popular pasando por Esquerra Republicana de Cataluña, partidos con proyectos sociopolíticos divergentes. En Escocia, la campaña del “Yes Scotland” es cosa del  Scottish National Party y, en mucho menor medida, del  Scottish Green Party y el Scottish Socialist Party, partidos que, con sus respectivos matices, se ubican en el espectro izquierdo de la política escocesa. De este modo, la indefinición política del independentismo catalán vendría de las dificultades de poner de acuerdo a partidos con proyectos sociopolíticos opuestos, problema que no tienen en Escocia donde un partido hegemoniza la campaña soberanista y cuyos socios (menores) se ubican cerca ideológicamente.

Seguir leyendo »