eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Beatriz Martín del Campo

Doctora en Psicología y Profesora Titular de Psicología de la Educación en la Universidad de Castilla-La Mancha. Imparte docencia en los grados de Logopedia y de Trabajo Social del Campus de Toledo en Talavera de la Reina. Ha dirigido varios proyectos de innovación dirigidos a transformar las prácticas educativas relacionadas con la enseñanza y el aprendizaje de la lengua escrita en distintos niveles educativos. Es autora del blog EIDLE (Educación, Innovación, Desarrollo y Lengua Escrita) y madre de tres hijos.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 112

Cine de verano: una oportunidad para enseñar a ser espectadores

Me encanta el cine durante todo el año, pero el cine de verano siempre ha tenido un encanto especial. Palomitas, bebida fresca, un cojín para convertir esas sillas de hierro en cómodas butacas y todo listo para disfrutar. Recuerdo con placer esas sesiones de cine veraniego de cuando era niña y ahora las disfruto con mis hijos. Sin embargo, cada vez con más frecuencia encontramos en el cine niños mayores y adolescentes que no saben ser espectadores. Hablan en voz alta, se levantan dos o tres veces para ir al servicio, ponen los pies en el asiendo de delante, vociferan en las escenas de acción y son incapaces de permanecer atentos en las escenas pausadas en las que hay diálogos. Me recuerdan a esa famosa escena en la que los Gremlins están viendo Blancanieves.

¿Será la edad o serán los modelos de conducta a los que han estado expuestos? Es difícil saberlo, pero lo cierto es que podemos contribuir a educar a nuestros hijos para que disfruten del cine y sepan comportarse civilizadamente en la sala.

Seguir leyendo »

Ni buenas ni malas, simplemente madres

Un día, navegando por las redes, encontré un meme que decía: "Queda inaugurada la temporada de: niñooooo, que jartita toyyy, qué ganitas que llegue el cole. Queda un día menos". Estaba firmado por el Club de Malas Madres, un producto creado por Laura Baena, creativa publicitaria, que ya tiene casi 50.000 seguidoras en España. La idea no era nueva. Ya en 2003, la escritora y locutora radiofónica británica Stephanie Calman, había creado Bad Mothers Club, y dos años más tarde escribía Confessions of a bad mother, que fue un éxito de ventas en su país.

El meme en cuestión me llamó mucho la atención, porque para mí, como madre, el final de curso siempre ha sido un alivio. Evidentemente, es el momento de buscar soluciones de conciliación, pero ya no estamos limitados por los horarios del colegio y nuestros hijos tienen un aire de libertad del que siempre he disfrutado mucho. Eso no me hace mejor madre ni peor, aunque la verdad, nunca he considerado el colegio como una institución que sirva para liberarme de las cargas maternales. Más bien me da más trabajo que sosiego.

Seguir leyendo »

Lecturas de verano para niños y adolescentes

Desde que Comenius editó en el siglo XVII el que es considerado el primer libro para niños, el Orbis Sensualium Pictus o El mundo en imágenes, las cosas han cambiado mucho. Mientras que antaño la literatura infantil y juvenil era más bien escasa, ahora los libros se ha convertido en un producto de consumo. Hay tantos que no sabemos cómo elegir. Bellas portadas, títulos prometedores, mucho colorido, pero ¿cómo escoger entre tanta variedad?

Ya desde los trabajos clásicos del psicólogo norteamericano Jerome Bruner sobre la lectura compartida, sabemos que leer cuentos con los niños y las niñas desde la más tierna infancia es una actividad que hará que sean buenos lectores en el futuro. Sentar a los bebés en el regazo mientras ojeamos un libro y hablamos de él es algo común en la cultura occidental.

Seguir leyendo »

Un verano sin cuadernillos escolares

¿En serio has pensado comprar un cuadernillo de ejercicios para que tus hijos permanezcan sentados durante las tardes de verano? ¿Esa es tu idea de un verano inolvidable? ¿Imaginas lo que hubiese sido de Tom Sawyer, Jo March, Pipi Calzaslargas o Los 7 Secretos si hubiesen tenido que perder su valioso tiempo rellenando ejercicios absurdos de  un cuaderno escolar?

El verano es esa maravillosa época en la que no hay que reforzar el conocimiento, sino expandirlo sin control. Y la familia es el entorno de aprendizaje ideal: somos los que mejor conocemos a nuestras criaturas y podemos ofrecerles actividades apasionantes, adaptadas a sus intereses, sin necesidad de exámenes ni boletines de notas.

Seguir leyendo »

Problemas de convivencia en los centros educativos: ¿sólo una cuestión de recursos?

En este último año he escuchado a varios profesores de distintos lugares hablar alarmados del aumento de problemas psicológicos y sociales que detectan en sus estudiantes de la ESO y Bachillerato y la falta de recursos con la que se tienen que enfrentar a situaciones límite en la convivencia de los centros. Agresiones entre estudiantes, síntomas de depresión y ansiedad que afectan negativamente al rendimiento académico y a las relaciones sociales, dificultades económicas y problemas familiares graves son los casos mencionados con más frecuencia.

No pongo en duda que el nivel de conflictividad en los centros educativos pueda haber aumentado: sería una consecuencia más que esperable del periodo de crisis económica y cultural que estamos viviendo. Y, ante esto, la afirmación de que faltan recursos es un clamor. Es evidente que poseer un buen equipo de orientación psicológica y psicopedagógica, así como un trabajador social o un educador social en los centros para atender estos casos mejoraría la calidad de vida del profesorado y los estudiantes.

Seguir leyendo »

Deberes escolares made in LOMCE, así no

Cuando empezó mi lucha en contra de los deberes escolares estaba bastante sola. Todavía no había LOMCE, corría el año 2007 y, tarde tras tarde, mi casa se convertía en un centro de adiestramiento en el que unos niños que progresaban adecuadamente tenían que realizar montones de cuentas de los cuadernillos de una famosa y antigua marca sin ningún objetivo pedagógico aparente. Esto nos mantenía en casa, encerrados, sin poder salir a pasear o a hacer los recados típicos de un hogar. Esta situación duró hasta que decidí relajar las costumbres. Desde entonces, me he negado a ser la garante de un sistema que se colaba por las ventanas de mi casa imponiendo nuestros ritmos y nuestras ocupaciones.

Durante el curso 2014-2015, la implantación de la LOMCE en los colegios de Educación Primaria hizo que la carga de horas lectivas de distintas asignaturas variase, lo que llevó a una reestructuración de los horarios. Este cambio hizo que las clases pasasen de los tradicionales 60 minutos a una duración de 45 minutos. Todo el ecosistema escolar se debió ver afectado de tal forma que, a partir de ese curso, las quejas de las familias por una carga excesiva de deberes escolares fue en aumento. Esto, unido a la supuesta necesidad de fomentar lo que se ha venido a llamar "cultura del esfuerzo", ha dado lugar incluso a huelgas de deberes, siguiendo la estela de Francia.

Seguir leyendo »