eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Enrique Alcina

Periodista y escritor con más de treinta años de experiencia. Desde muy joven, desarrolló su labor en Diario de Cádiz, navegando por todos los géneros y secciones, desde la información hasta la opinión, la actualidad y la cultura, la crítica y los temas sociales. De la máquina de escribir al blog personal.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 17

Monkey Week: el mono portuense llena la ciudad de rock

Un rato eléctrico inesperado en un rincón de la noche, una cerveza fresquita al compás del puente del Pilar, un paseo en familia por el sol embotellado, un esquinazo en condiciones al oasis cultural y recreativo.  En fin, un fin de semana diferente en El Puerto de Santa María, la ciudad de los cien conciertos, otrora de los cien palacios.

La séptima edición del  Monkey Week se asoma con "mejores previsiones que nunca" a la orilla del rock y alrededores. Quién hubiera imaginado hace un lustro y medio que un festival de música no adscrita a los circuitos comerciales iría a convertirse en atractivo turístico, oferta cultural de primer orden e incluso tradición adherida a la franja otoñal del calendario. Y hasta una necesidad para el necesitado sector hostelero, primera industria de la deslocalizada virtualidad andaluza que jala del carro de la alegría y el desempleo con mucho pundonor. La ironía, a veces, resulta rentable, amén del tiempo y el trabajo.

Seguir leyendo »

Un café negro en casa de la duquesa roja

Un café bebido, por la duquesa roja. Un pedazo de tarta de dulce de leche, por su inmenso legado. La tarde invita. Al compás de las cuitas judiciales que enfrentan a los hijos de Luisa Isabel Álvarez de Toledo con la viuda de la aristócrata rebelde y republicana, Sanlúcar de Barrameda sopla fuerte al veleidoso Levante en calma tensa, recoge firmas en defensa del futuro incierto y late como un corazón loco que se dobla con el viento. Arriba, en el Palacio Ducal, suena la voz eterna de Jesús de la Rosa y los turistas reconocen las estancias de la duquesa ajenos a la batalla legal del tiempo.

Seguir leyendo »

Dinero, moscas y dominación

Matar o morir. Curso atropellado de economía chungaleta cañí, las mejores trampas de caza mayor. De cómo aprovecharse de la caída del imperio engañoso, el gran espejismo en cinco sesiones. La revolución del centrifugado. La familia Martínez, un día por la tarde, se convirtió en Grupo Martínez e inició la desesperada huida hacia adelante. Ya se sabe quiénes apoquinan en la Piel de Toro las deudas y las ofensas jamás perdonadas de los magnates mangantes, experimente los síntomas evidentes de la recuperación del rico expañol o empresario perteneciente a esa gente indecente carente de escrúpulos que, precisamente, balbucea hoy desde lo alto del amenazante ente exigente, gente indecente que hoy reclama decencia a los flamantes competentes. La excelencia, la ilustrísima señora del saqueo permanente.

El Grupo Martínez emprendió de forma inopinada el vuelo de la expansión, compró un montón de empresas para hundir la suya propia, sopló las velas del crecimiento mentiroso, perdió gas y altura, se abandonó entonces a la ampliación de capital, nombró a dos o tres consejeros delegados enchaquetados, muñecos con tirantes, respetables analfabetos, y las moscas de lugar se endeudaron hasta las mismas cejas, como su pequeño dios manda, para seguir la senda del parné a través de la participación, diez por ciento para unos, diez por cuento para otros, vamos a jugar al mismo eufemismo de la externalización, vamos a llegar a un acuerdo con los bancos, vendamos el país por parcelitas, jale usted de la cuerda hasta la inmolación final. En las tarjetas de visita de estos tipejos se sinceran los carajotes, y en la cola del mercado o la gran superficie piden perdón las cajeras obligadas a hacer dobles turnos con la excusa de la maldita recuperación económica de sus amos y señores feudales. “Lo siento, no se puede leer el código, la máquina expendedora de promesas va hoy un poco lenta”.

Seguir leyendo »

Otro Dylan es posible

Bob Dylan, con la fresquita. "Música en los cafés, revolución en el aire". Bob Dylan vuelve a Andalucía, con el pasado pegado a sus talones. Brilla el sol ajusticiado "early in the morning" en Granada y Córdoba. El señor sabe que ha tenido que pagar lo suyo para seguir adelante, tocar fondo y volver a intentarlo. Juguemos con un par de piezas que suenan estos días en la gira interminable del juglar: "Tangled up in blue" y "Simple twist of fate".

Atrapados en el eco de las palabras huecas y en permanente porfía con los bruscos giros del destino. Dylan viene a vernos, maqueón y siempre joven, a sus 74 años. La primera vez que cantó en España tenía 43 años, así que no podemos fardar de haber intimado con el trovador con carita de Errejón, razón de más para descartar topicazos y leyendas de cartón piedra. Dylan no llega para reverdecer presuntos laureles, ni a copiar y pegar clásicos de su historial, ni siquiera viene a presentar su último disco. No hagan caso a los wikipédicos. Dylan viene a vernos, ¿sabes cómo te digo?

Seguir leyendo »

Dación en pago ya

Las cosas que nos preocupan. Los miedos tradicionales se preocupan demasiado de lo que dice la gente en las redes sociales. Las redes sociales se preocupan demasiado de las noticias oficiales. Nada parece lo que viene siendo. Parece que lo prometido será deuda. En estos días feroces, en esta guerra no tan fría, se confunden los mensajes, Premio Nacional capicúa a quien tenga las ideas claras. La gente bumerán devuelve las oraciones cínicas, los métodos de distracción sufren síndromes escandinavos, espabilan las estrategias, asimila la involución el siniestro baile de las troikas, es lo que tiene el cambio o no.

Seguir leyendo »

Mil Carmenas

El sábado que viene, carrusel deportivo en la Ser o No Ser. Ayuntamiento de Cádiz, minuto y resultado. Cuarto y mitad del Pleno de Investidura, la gente barrunta que nadie quiere el marrón de mando, turulata vara de medir, y está la cosa complicada. Todo parece indicar que la sesión se dilucidará por lo civil, como una boda. El secretario municipal se prepara para lanzar el bastón al aire y el que lo coja pa’ él.

Este miedo a perder, esta linda manera de buscar la felicidad absoluta invita a visitar recónditos lugares de la imaginación parlamentaria. Los cuatro derrotados se disponen a saborear la agridulce victoria, con el tiempo justo, tras la vuelta al mundo de Susana en ochenta días. Nunca el tiempo es perdido, no hay limbos suficientes para acoger a tanto refugiado del desgobierno y la incertidumbre. Mal pensado, no estuvimos tan desorientados en la frontera del silencio, camino del pescantazo. Si nos van a decepcionar, háganlo ya.

Seguir leyendo »

Es urgente

El miedo, de tanto miedo, perdió el miedo. El ego, harto de personalismo, suena hueco, eco, eco, llorando por los rincones. Pruebe el sabor de la derrota, señora de la soberbia. Tenga un pañuelo blanco, y una canción de redención, y vaya haciendo mutis por el foro. Y usted, reina de la morería, no vaya a abusar mucho de su autonomía.

Seguir leyendo »

Cien montaditos

Andalucía está preñada, todo indica que habrá pacto con dolor. La gente anda muy preocupada con la huelga de fútbol, las texturas de los platos decorados, la serie tonta de marras, el despido colectivo y la situación judicial de los menganos, que está mañana salieron a pescar y han vuelto en libertad con pargos. Uno por ciento de subida criminal, la patronal pone el grito en el cielo, vamos a hundir este país, hombre, por favor. Esto tiene arreglo, dijo el primo de Al Cupone en una esquina del viento.

Escaneados todos por los bancos bandidos y los cortes ingleses, dios menguante, los andaluces lloramos hoy el desgobierno total, la desidia en funciones, la dulce melancolía, la caridad de vida y el buen tiempo. Mentira. Hay gobierno, Susanita, con esos aires, hay gobierno en funciones, furule o no furule, y poco ha cambiado desde los almorávides, cuando su eminencia heredó el querer, primo hermano del poder. ¡Podemos! ¡Ciudadanos! El demonio, según se mire. Podemos se derechiza, Ciudadanos saca la caña de pescar, Pedro Sánchez emula al canelo en la tele y Esperanza se corona macarra Aguirre, erre que erre, dale que dale, para andar en bicicleta hay que darle a los pedales.

Seguir leyendo »

Aquí no ha pasado nada

Ya estamos todos. Ea, Esperanza Aguirre tiene delito, dice que "Madrid es la capital mundial del flamenco". Viva Expaña Jeré.

¿A quién beneficia la penúltima filtración? Y lo que es más importante: ¿A quién fastidia la presunta investigación? Esta colección de cortinazos de humo rima con la ley de protección de ratos ligeramente abucharaos con un meco fiscal en la nuca. Aquí no ha pasado nada, proclaman.

Seguir leyendo »

Todos contra todos

Admitida a trámite una medida electoralista del copón. Los candidatos juegan a la ruleta rusa en este casino supramunicipal. Apuestan todo o nada. Apuestan por el dinero, apuestan por la igualdad, por la justicia, por lo que más quieras. Y recurren, por la vía administrativa, al alquitrán. El alquitrán electoral de esta Expaña tuya, esta Expaña nuestra. Para levantar este país, nada mejor que empezar por las calles, avenidas y rotondas. Y si hay que levantarlas dos veces, mejor. El domingo sueltan al concejal de incultura, siestas y asfaltado, vaya embolado. Si no lo has hecho en cuatro años, ahora o nunca.

Ya lo advirtió Pujol: el árbol, las ramas, el viento, los papeles del camión, los pactos inconfesables.

Seguir leyendo »