eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Jaume Asens

Abogado en el ámbito de los derechos humanos, el Derecho penal y la defensa de los movimientos sociales. Pertenece a la Comisión de defensa del Colegio de Abogados de Barcelona, al Observatori DESC y al Grupo de investigación sobre exclusión y controles sociales de la Universitat de Barcelona (GRECS). Sus últimos libros publicados, con Gerardo Pisarello, se titulan "No hay derecho (s): la ilegalidad del poder en tiempos de crisis" (Icaria, Barcelona, 2012) y "La bestia sin bozal. En defensa del derecho a la protesta" (Los Libros de la Catarata, Madrid, 2014).

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 118

Justicia o barbarie

¿Un acusado por hechos abominables tiene derecho a una defensa? Esa pregunta se la formuló el abogado noruego, Geir Lippestad, tras el asesinato de ochenta personas en julio del 2011 por parte de un joven de extrema derecha. La matanza, perpetrada en nombre de la lucha contra "la multiculturalidad y la invasión musulmana", se produjo en el centro de Oslo y en el campo de las juventudes laboristas en la isla de Utoya. Anders Breivik, el autor confeso y convicto de estos terribles hechos, lo escogió a él para llevar su defensa.

Geir Lippestad era un destacado miembro del mismo partido laborista afectado por tan crueles hechos. Ante la dura contradicción de la propuesta, el abogado consultó a su compañera Signo y ella le dijo: "Soy enfermera. Si me hubieran llamado del hospital para ir a curarlo, lo habría hecho. Ese es mi trabajo. Tú eres abogado, haz el tuyo".

Seguir leyendo »

Desalojados

Este mes de agosto no ha dado tregua al drama de los desahucios. El parón de los Juzgados no se ha traducido en un respiro para las familias que viven bajo la temible amenaza de ser expulsadas de sus viviendas. En menos de veinticuatro horas, en Barcelona se han producido dos desalojos encadenados y controvertidos con imágenes dramáticas que han perturbado la relativa calma veraniega de la ciudad. Gritos, empujones, heridos, recogida de pertenencias deprisa y corriendo, niños y niñas llorando.

En las dos ocasiones – una en la calle Sugranyes y la otra en Entença- se trataba de edificios enteros donde vivían numerosas familias en situación de vulnerabilidad. La finca de la calle Entença era conocida por haberse convertido en un ejemplo de la presión que sufren los vecinos y vecinas en una zona donde ya plana la sombra de la especulación inmobiliaria.

Seguir leyendo »

La posverdad de Garzón

Con motivo de la conmemoración del vigésimo quinto aniversario de los Juegos Olímpicos de Barcelona se ha abierto un debate sobre el significado y alcance de aquel momento histórico. La efeméride también ha servido para revisitar uno de los episodios más oscuros de aquellos años, la llamada Operación Garzón. Coincidiendo con la cita deportiva, fueron detenidas o imputadas más de sesenta personas acusados de algún tipo de vinculo con Terra Lliure. Entre ellas, un alcalde, periodistas y miembros de organizaciones políticas como el MDT (ahora en la CUP), el Partido Comunista de Catalunya (PCC) o la propia ERC. También se hicieron registros como el de la revista El Temps. Los hechos provocaron actos de protesta y numerosas críticas. El entonces presidente Pujol o el obispo de Girona cuestionaron la redada dirigida por Luis Roldan. También Vazquez Montalban la cualificó de globo que iba a deshincharse. Tras el juicio, en efecto, la mayoría de ellos quedaron absueltos de unos cargos por los que fueron arrestados, incomunicados y encarcelados. Casi una veintena de los detenidos habían denunciado haber sido víctimas de torturas. Una vez sus denuncias fueron archivadas, iniciaron un largo periplo judicial de doce años para exigir justicia. Llegaron, finalmente, hasta el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) que resolvió favorablemente sus reclamaciones en el 2004. La falta de investigación de los hechos – dictaminó– vulneraba la Convención europea de derechos humanos. Se imponía, así, una de las primeras condenas a un estado europeo en esa materia. No sería el único toque de atención. Un año después, por ejemplo, el Comité de la ONU para la Prevención de la Tortura (CPT) estimó la queja de dos arrestados – que tuvieron a Garzón como juez de guardia– sobre la falta de investigación de otras denuncias. El TEDH, de hecho, ha dictado hasta ocho condenas por el mismo motivo desde el año 2010 contra un estado que ha continuado haciendo oídos sordos.

En julio pasado, veinticinco años más tarde de la Operación Garzón, el Pleno del consistorio barcelonés aprobó una propuesta de la CUP sobre el asunto. El propósito de la iniciativa era reparar simbólicamente el daño causado a los afectados por la actuación ordenada por el ex–magistrado, ahora abogado. El texto logró salir adelante con los apoyos de Pdcat (ex CIU), CUP, ERC, BCNenComú y del concejal Gerard Ardanuy. La versión definitiva de la propuesta, tras la aceptación de una de las enmiendas de los comunes, excluyó la previsión de declarar a Garzón persona non grata en la capital catalana. La enmienda consideraba que una medida de esas características, nunca utilizada, era demasiado drástica, de dudosa legalidad y podía afectar a los derechos de quien la padecía.

Seguir leyendo »

Montesquieu i la CUP de Barcelona

La convulsa situació que viu el país fa que els plens municipals esdevinguin caixa de ressonància de tot tipus de reivindicacions i conflictes. S’hi produeixen, llavors, batalles dialèctiques que després es traslladen a la xarxa i a vegades enfanguen la política. A Barcelona, és el que va succeir amb una moció de la CUP-Capgirem sobre un judici de cinc joves acusats d'alterar l'ordre públic arran d'una manifestació en favor de Can Vies.

Una de les qüestions controvertides del cas era la presència de la Generalitat com a acusació en un procés on es demanen penes de fins a 3 anys i 6 mesos de presó. A Barcelona, per evitar aquest tipus de situacions, a l'inici de mandat vàrem decidir retirar les acusacions municipals contra activistes. Es posava fi al criteri, iniciat durant el govern d'Hereu, d'exercir l'acusació en totes i cadascuna de les causes obertes per alteració de l'ordre públic. Ho explicava, poc després, en un article. La mesura va generar certa polèmica però, finalment, el Govern de Junts pel Sí també la va assumir parcialment arran del seu acord amb la CUP.

Seguir leyendo »

Montesquieu y la CUP de Barcelona

La convulsa situación que vive el país hace que los plenos municipales se conviertan caja de resonancia de todo tipo de reivindicaciones y conflictos. Se producen, entonces, batallas dialécticas que después se trasladan a la red y a veces enlodan la política. En Barcelona, es lo que sucedió con una moción de la CUP-Capgirem sobre un juicio de cinco jóvenes acusados de alterar el orden público a raíz de una manifestación en favor de Can Vies.

Una de las cuestiones controvertidas del caso era la presencia de la Generalitat como acusación en un proceso donde se piden penas de hasta 3 años y 6 meses de prisión. En Barcelona, para evitar este tipo de situaciones, al inicio de mandato decidimos retirar las acusaciones municipales contra activistas. Se ponía fin al criterio, iniciado durante el gobierno de Hereu, de ejercer la acusación en todas y cada una de las causas abiertas por alteración del orden público. Lo explicaba, poco después, en un artículo. La medida generó cierta polémica pero, finalmente, el Gobierno de Junts pel Sí también la asumió parcialmente a raíz de su acuerdo con la CUP.

Seguir leyendo »

Demos la cara ante la represión que perdura

"Hasta donde permita la ley y un poco más". El conseller del Interior del gobierno de CiU, Felip Puig, lo defendía sin rodeos en 2011. También el ministro Fernández Díaz. La frase es una buena síntesis de una determinada concepción de los derechos humanos. Y de un periodo de recortes en el que se tomaron numerosas medidas de dudosa legalidad. Las recientes órdenes judiciales de búsqueda y detención vinculadas a la web de delación ciudadana son el último ejemplo. Cuatro años después, sus efectos aún perduran a pesar de su posterior retirada o la sustitución del conseller. No se puede descartar que permitan llevar a la cárcel a unos jóvenes por su hipotética participación en la huelga general de 2012. Los hechos han sido denunciados en una campaña de apoyo a las redes tras la etiqueta #DonemLaCara. Y en la que se exige el cierre de los casos penales derivados de la polémica web promovida por Puig.

Recordemos el contexto de todo. El advenimiento de la crisis financiera vino acompañado de una política de restricción de derechos sociales impulsada por el Gobierno del PP, y también por el de CiU en Catalunya. Y con ello, su creciente reclamo por vías no institucionales. Con la irrupción del 15-M, la PAH, las mareas o las huelgas generales comenzó un ciclo de protesta inédito. Cuando crece la resistencia ciudadana contra privatizaciones y recortes, se acelera también su criminalización. Fernández Díaz y el conseller Puig reaccionaron, de hecho, con una batería de iniciativas para elevar el listón represivo como nunca. Entre ellas, se incluía la exigencia de mayor contundencia policial y judicial, la restricción del derecho de reunión, la prohibición de ocultar el rostro en manifestaciones, la designación de un fiscal especializado en desórdenes públicos, la creación de más unidades antidisturbios, cámaras de videovigilancia en los espacios públicos o la monitorización de las redes sociales. Estas medidas debían ir acompañadas de importantes cambios legislativos. Se reformó, así, el Código Penal y la ley de seguridad ciudadana conocida como ley "mordaza" o "anti-15-M".

Seguir leyendo »

Donem la cara davant la repressió que perdura

“Fins allà on permet la llei i una mica més”. El conseller de l'Interior del Govern de CiU, Felip Puig, ho defensava sense embuts el 2011. També el ministre Fernández Díaz. La frase és una bona síntesis d’una determinada concepció dels drets humans. I d’un període de retallades en què es van prendre nombroses mesures de dubtosa legalitat. Les recents ordres judicials de cerca i detenció vinculades al web de delació ciutadana en són el darrer exemple. Quatre anys després, els seus efectes encara perduren tot i la seva posterior retirada o la substitució del conseller. No es pot descartar que permetin portar a la presó a uns joves per la seva hipotètica participació en la vaga general del 2012. Els fets han estat denunciats en una campanya de suport a les xarxes rere l’etiqueta #DonemLaCara. I en la que s’exigeix el tancament dels casos penals derivats del polèmic web promogut per Puig.

Recordem el context de tot plegat. L’adveniment de la crisis financera va venir acompanyat d’una política de restricció de drets socials impulsada pel Govern del PP, i també pel de CiU a Catalunya. I amb això, el seu creixent reclam per vies no institucionals. Amb la irrupció del 15-M, la PAH, les marees o les vagues generals va començar un cicle de protesta inèdit. Quan creix la resistència ciutadana contra privatitzacions i retallades, s’accelera també la seva criminalització. Fernández Díaz i el conseller Puig van reaccionar, de fet, amb una bateria d'iniciatives per elevar el llistó repressiu com mai. Entre elles, s’incloïa l’exigència de major contundència policial i judicial, la restricció del dret de reunió, la prohibició d’ocultar-se el rostre en manifestacions, la designació d’un fiscal especialitzat en desordres públics, la creació de més unitats antiavalots, càmeres de videovigilància als espais públics o la monitorització de les xarxes socials. Aquestes mesures havien d’anar acompanyades d'importants canvis legislatius. Es va reformar, així, el Codi Penal i la llei de seguretat ciutadana coneguda com llei “morrió” o “anti-15-M”.

Seguir leyendo »

Assassins de raons

Seguir leyendo »

El dit acusador de l'Aylan

"La fotografia no pot canviar la realitat però sí que pot mostrar". Aquesta és la famosa frase del fotoperiodista britànic Fred Mc Cullin sobre el valor de l'art d'obtenir imatges. Amb elles podem, en efecte, veure un món que sovint desitgem ignorar. El cert, però, és que hi ha imatges que no només ens assenyalen la crua realitat amb impotència. Com una pedra llançada en un estany, el seu efecte multiplicador en la retina de qui les mira pot canviar les coses. La nena Kim Phuc corrent ruixada de napalm, per exemple, va alterar completament la visió dels nord-americans de la guerra del Vietnam. Una de les fotografies que, precisament, més ha commogut el món en els últims temps ha estat la de l'Aylan. La d'un nen de 3 anys ofegat a la riba d'una platja turística. Amb la commemoració d'un any de la seva publicació just avui, resulta pertinent preguntar-nos per la capacitat que va tenir per canviar el món que l'ofegar.

El primer que crida poderosament l'atenció d'aquesta imatge és la seva eficàcia per colpejar i agitar consciències. En poc temps es va convertir, de fet, en una icona o símbol de l'èxode sirià. Amb anterioritat, el mateix mar que es va empassar a l'Aylan havia escopit milers de cadàvers de persones que fugien de l'horror. Entre ells, altres nens i nenes. L'atròfia moral de la nostra societat, però, semblava ignorar-los. Com si després d'aquesta llarga llista negra no hagués rostres, noms i vides truncades. Per què la freda i insensible societat europea va reaccionar amb escàndol, en canvi, amb en l'Aylan? Com va saber veure Aristòtil en la seva Retòrica, la compassió és un fenomen de proximitat. Una mitjana distància entre el massa proper i el massa llunyà, on desapareixen les diferències de la nostra vista. La figura del nen sirià es va fer emotiva, propera, perquè la tragèdia que l'havia matat era lluny però la seva mort efectiva va esdevenir a les nostres platges. L'Aylan, d'altra banda, era sirià però podia ser "un dels nostres". Estava estès a la sorra, com adormit boca a terra. Aquesta calma, la seva pell blanca, les seves sabates, els pantalons curt i la samarreta vermella podrien ser els de qualsevol nen europeu. Amb això, la fotografia estimulava la capacitat de posar-se al seu lloc. O més aviat al dels seus familiars. "Podria ser el meu fill". Les fotos, és obvi, diuen més de qui les mira que del fotografiat. En aquest cas, té més a veure amb aquesta societat opulenta de llàgrimes de cocodril a l'altra que s'ofega en el mar que els separa.

Seguir leyendo »

El dedo acusador de Aylan

“La fotografía no puede cambiar la realidad pero sí puede mostrarla”. Esa es la famosa frase del fotoperiodista británico Fred Mc Cullin sobre el valor del arte de obtener imágenes. Con ellas podemos, en efecto, ver un mundo que a menudo deseamos ignorar. Lo cierto, no obstante, es que hay imágenes que no solo nos señalan la cruda realidad con impotencia. Como una piedra lanzada en un estanque, su efecto multiplicador en la retina de quien las mira puede cambiar las cosas. La niña Kim Phuc corriendo rociada de napalm, por ejemplo, alteró por completo la visión de los norteamericanos de la guerra de Vietnam. Una de las fotografías que, precisamente, más ha conmovido al mundo en los últimos tiempos ha sido la de Aylan. La de un niño de 3 años ahogado en la orilla de una playa. Con la conmemoración de un año de su publicación, justo hoy, resulta pertinente preguntarnos por la capacidad que tuvo por cambiar el mundo que lo ahogó.  

Lo primero que llama poderosamente la atención de esa imagen es su eficacia para golpear y agitar conciencias. En poco tiempo se convirtió, de hecho, en un icono o símbolo del éxodo sirio. Con anterioridad, el mismo mar que se tragó a Aylan había escupido miles de cadáveres de personas que huían del horror. Entre ellos, otros niños y niñas. La atrofia moral de nuestra sociedad, no obstante, parecía ignorarlos. Como si tras esa larga lista negra no hubiera rostros, nombres y vidas truncadas. ¿Por qué la fría e insensible sociedad europea reaccionó con escándalo, en cambio, con Aylan?  Como supo ver Aristóteles en su Retórica, la compasión es un fenómeno de cercanía. Una media distancia entre lo demasiado próximo y lo demasiado lejano, donde desaparecen las diferencias de nuestra vista. La figura del pequeño se hizo emotiva, próxima, porque la tragedia que lo había matado estaba lejos pero su muerte efectiva acaeció en nuestras playas. Aylan, un niño de origen kurdo, de repente,  podía ser “uno de los nuestros”. Estaba tendido en la arena, como dormido boca en tierra. Esa calma, su piel blanca, sus zapatos, el pantalón corto y la camiseta roja podrían ser los de cualquier niño europeo. Con ello, la fotografía estimulaba la capacidad de ponerse en su lugar. O más bien en el de sus familiares. "¡Podría ser mi hijo!” Las fotos, es obvio, dicen más de quien las mira que del fotografiado. En este caso, tiene más que ver con esa sociedad opulenta de lágrimas de cocodrilo a la otra que se ahoga en el mar que les separa.  

Seguir leyendo »

  • Zona Crítica

    El voto en Catalunya: instrucciones de uso

    #5 por ejemplo: https://www.youtube.com/watch?v=ox2VdpYFaCI&playnext=1&list=PLAA1E337D55A494CB&feature=results_main https://www.youtube.com/watch?v=jkVZ5ksUHmE https://www.youtube.com/watch?v=Huw4OJCM5rg&playnext=1&list=PL057713EBC6B7C0D9&feature=results_main