eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

José Antonio Pérez García

Economista y miembro de la Comisión de Expertos para un nuevo sistema de financiación autonómica de las Corts Valencianes.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 19

Una proposta per a reformar el finançament autonòmic el 2018

A pesar del compromís del Govern en la Conferència de presidents del 17 de gener de 2017, per a culminar la reforma del Sistema de Finançament Autonòmic el 2017, l’inici de l’any 2018 no ha produït cap canvi significatiu en el model de finançament que s’aplica des del 2009. Això passava a pesar que la Llei 22/2009, de 18 de desembre, per la que es regula el sistema de finançament de les comunitats autònomes de règim comú i ciutats amb estatut d’autonomia i es modifiquen unes normes tributàries determinades, preveia una revisió quinquennal del pla, que ja va acabar l’any 2013.

Com a conseqüència d’aquests incompliments, la Generalitat Valenciana, i amb ella els valencians, continuen trobant-se en una greu situació financera que es deriva de les insuficiències de recursos que pateix des de fa dècades. Aquestes insuficiències tenen l’origen remot en l’aplicació del criteri del cost efectiu al traspàs dels serveis transferits, que es va aplicar sense tenir en compte el desigual desplegament territorial dels serveis en el moment dels traspassos. Aquestes insuficiències no s’han corregit pels models de finançament successius a pesar de ser conegudes. Aquesta circumstància i la caiguda d’ingressos experimentada per totes les comunitats durant la gran recessió són claus per a explicar el nivell assolit per l’endeutament de la Generalitat Valenciana i la seua insostenible situació economicofinancera actual.

Seguir leyendo »

Una propuesta para reformar la financiación autonómica en 2018

A pesar del compromiso del Gobierno en la Conferencia de Presidentes de 17 de enero de 2017, para culminar la reforma del Sistema de Financiación Autonómica en 2017, el inicio del año 2018 no ha producido ningún cambio significativo en el modelo de financiación que se viene aplicando desde 2009. Esto sucedía a pesar de que la Ley 22/2009, de 18 de diciembre, por la que se regula el sistema de financiación de las Comunidades Autónomas de régimen común y Ciudades con Estatuto de Autonomía y se modifican determinadas normas tributarias, preveía una revisión quinquenal del mismo, que ya finalizó con el año 2013.

Como consecuencia de estos incumplimientos, la Generalitat Valenciana, y con ella los valencianos, sigue encontrándose en una grave situación financiera que se deriva de las insuficiencias de recursos que padece desde hace décadas. Las mismas tienen su origen remoto en la aplicación del criterio del coste efectivo al traspaso de los servicios transferidos, que fue aplicado sin tener en cuenta el desigual despliegue territorial de los servicios en el momento de los traspasos. Estas insuficiencias no han sido corregidas por los sucesivos modelos de financiación pese a ser conocidas. Esta circunstancia y la caída de ingresos padecida por todas las comunidades durante la gran recesión son claves para explicar el nivel alcanzado por el endeudamiento de la Generalitat Valenciana y su insostenible situación económico-financiera actual.

Seguir leyendo »

El problema valencià. Preguntes i respostes a propòsit del model de finançament

La Comunitat Valenciana (CV) ha retrocedit durant els últims 25 anys pel que fa als nivells de desenvolupament social, ocupació i renda. Actualment té uns nivells de pobresa i de desocupació superiors a la mitjana espanyola i arriba a una renda per habitant que només representa el 88% de la mitjana espanyola. Al mateix temps, la CV presenta una singularitat: és l’única amb una renda per capita clarament inferior a la mitjana que té un saldo fiscal negatiu, segons els comptes públics territorialitzats del Ministeri d’Hisenda i Administracions Públiques (AP). L’última estimació d’aquests comptes, publicada a l’agost, xifrava aquest saldo negatiu el 2013 en -1.416 milions d’euros, que representen un drenatge anual de recursos equivalent a l’1,4% del PIB valencià. L’Estat exigeix a una Comunitat amb debilitats socioeconòmiques ben evidents, que necessitaria suports per a recuperar el dinamisme en l’exigent escenari competitiu nacional i internacional, contribucions fiscals injustificades que la debiliten. A aquesta realitat ha contribuït, i contribueix, de manera determinant el funcionament del sistema de finançament autonòmic (SFA).

Seguir leyendo »

El problema valenciano. Preguntas y respuestas a propósito del modelo de financiación

La Comunidad Valenciana (CV) ha retrocedido durante los últimos 25 años en sus niveles de desarrollo social, empleo y renta. Actualmente padece unos niveles de pobreza y de paro superiores a la media española y alcanza una renta por habitante que sólo representa el 88% de la media española. Al mismo tiempo, la CV presenta una singularidad: es la única con una renta per cápita claramente inferior a la media que tiene un saldo fiscal negativo, según las Cuentas Públicas Territorializadas del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas (AAPP). La última estimación de dichas cuentas, publicada en el pasado mes de agosto, cifraba ese saldo negativo en el 2013 en -1.416 millones de euros, lo que representa un drenaje anual de recursos equivalente al 1,4% del PIB valenciano.  El Estado exige a una Comunidad con evidentes debilidades socioeconómicas, que necesitaría apoyos para recuperar su dinamismo en el exigente escenario competitivo nacional e internacional, contribuciones fiscales injustificadas que la debilitan. A esta realidad ha contribuido, y contribuye, de marea determinante el funcionamiento del Sistema de Financiación Autonómica (SFA).

La explicación de esta situación viene de lejos. El Estado centralizado no desplegaba los servicios públicos y las inversiones públicas con un criterio de equidad entre territorios, es decir, no ofrecía los servicios públicos en los distintos territorios en proporción a sus necesidades. Esta afirmación es fácil de comprobar con la rica información estadística hoy disponible, comprobando la distribución territorial de los servicios públicos en el momento de las transferencias o la inversión media de infraestructuras en periodos largos. Esa evidencia es una razón de peso para no creer que los problemas que observamos se derivan de la descentralización y se arreglarían centralizando de nuevo las decisiones. 

Seguir leyendo »