eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

José Gálvez Muñoz

José Gálvez Muñoz nació y reside en Murcia. Es médico reumatólogo, profesor asociado de la Universidad de Murcia y partidario de la poesía de José Agustín Goytisolo.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 1

La mentira política

Después de meses de silencio y aparente inactividad, posiblemente debido a hallarse entretenidos en otros temas de gran necesidad, como la crisis catalana, que no a descuido, dejación  o desgana; vemos como en las últimas semanas se retoma por algunos, con gran entusiasmo, el tema de la supuesta financiación de Podemos por regímenes odiosamente totalitarios.

Nos recuerdan la, tantas veces desmentida y nunca confirmada, supuesta financiación irregular de esta fuerza política emergente, que habría permitido su despliegue inicial. Es en esta ocasión, durante una devaluada Comisión del  Senado sobre financiación de los partidos a la que solo asisten PP y UPN.  A preguntas de destacados representantes del Partido Popular se volvían a  lanzar graves acusaciones sin pruebas, tratando de enredar una vez más a Juan Carlos Monedero.

Seguir leyendo »

Aunque silencio avises o amenaces miedo…

Hoy he vuelto a hojear el diario de mi vida. Hacía mucho que no lo hacía, al menos no así, detenidamente. Quizás, desde que empujaron a un lado o hacia abajo, no recuerdo bien, a Maruja Torres. Cuando se atrevió a criticar abiertamente a Cebrián, ante los estudiantes, en la inauguración de un curso académico universitario.

Hoy la verdad es que no he visto ninguna información especialmente tendenciosa, aunque si es verdad que recogía en primera página, unas declaraciones de Irene Montero sobre si Podemos es de abajo o de arriba ó de la izquierda radical o de la sometida, en fin un clásico.

Seguir leyendo »

Una moción de censura creativa

Seguir leyendo »

Instantes

Mientras algunos han buscado incansables la permanencia imperecedera de las ideas, de los sistemas y de la existencia, otros han perseguido alcanzar en toda su intensidad el instante, su  belleza  y su transcendencia.

Esa necesidad  de permanecer de algunos, choca cada vez más con una realidad  difícil de comprender, de conservar, pero también de modificar y  transformar. Apenas nada resulta, como  ha enseñado  Bauman, suficientemente sólido. Al mismo tiempo, los centros de decisión se han ido alejando de la ciudadanía y marcan  la naturaleza y el ritmo de los cambios.

Seguir leyendo »

Zweig

Debía hacer mucho frío aquel día de verano en Petrópolis, hace ahora 75 años. Stefan Zweig ha muerto, murió un día helado de febrero de 1942. El humanista, el ilustrado, el judío, el escritor más leído de Alemania huía de la brutalidad, de la infamia, de la barbarie y acosado en Viena, encontró refugio en París, después en Londres y finalmente en Petrópolis, cerca de Río, en Brasil.

El idealista, el europeísta que tanto trabajó  codo con codo con los  premios Nobel Romain Rolland y  Hermann Hesse por construir la paz, el austríaco que escribió en  plena Gran Guerra  el artículo “A los amigos en tierra extraña” refiriéndose a los escritores en el campo enemigo  y que tuvo uno de los momentos más felices de su vida cuando Rolland le contestó “Non, je ne quitterai jamais mes amis”, tuvo que asistir años más tarde a una nueva Guerra Mundial y al vergonzoso avance del nacionalsocialismo por Europa y por el mundo.

Seguir leyendo »

Malestar clínico

Mientras algunos se esfuerzan en sentar las bases de una práctica clínica centrada en el paciente, en todos los pacientes, y nos hablan como Francesc Borrell de explorar a fondo su malestar y de conocer sus emociones, valores y expectativas. Otros, asumiendo modelos cada vez más gerenciales frenan en seco esas expectativas. La crisis no ha ayudado precisamente para preservar las buenas intenciones de los clínicos.

Mientras el modelo gerencial impone la realidad de los ajustes y la necesidad, ahora desgraciadamente también constitucional, de eliminar el déficit, las expectativas de los clínicos se desvanecen y la clínica agoniza cada vez que las limitaciones impuestas  de tiempo y recursos impiden que un médico se interese de veras por su paciente.

Seguir leyendo »

El mito de Cronos

La mitología nos ayuda con la realidad y los viejos mitos legitiman los fundamentos de la cultura. Los mitos que nos llegan del pasado se forjan también cada día en el presente. Hechos por desgracia cotidianos, nos traen a la memoria mitos ancestrales. Porque, cuando una mujer anciana se calienta con la luz de la llama de una vela y muere entre el frío, la soledad, la obscuridad y el incendio, el dios Cronos Saturno vuelve a devorar a uno de sus hijos. Cuando un solo niño se siente en la pobreza y se avergüenza de su hambre, el dios Cronos insiste en devorar a sus hijos o cuando una familia es desahuciada por orden de un banco, de nuevo Cronos devora a su hijo. Lo mismo ocurre, cuando una mujer africana huyendo, se ahoga intentando alcanzar nuestras costas, en ese preciso instante el dios Cronos reanuda su cruel tarea. Pero es que además de personas, Cronos devora hospitales y universidades, también escuelas.

¿Pero quién es Cronos?  En la mitología griega, Cronos es hijo de Urano (el cielo) y de Gea (la tierra) que destronó a su padre y que casado con su hermana Rea, asumió el reino de los dioses, pero conociendo que estaba destinado a ser derrocado por uno de sus hijos decidió devorarlos a todos  nada más nacer. Sin embargo su sexto hijo, Zeus escondido por su madre, se salvó y tras abrir el vientre de su padre liberó a sus hermanos y tras una guerra cruel y prolongada  consiguieron definitivamente derrotar a Cronos,  más conocido como Saturno en la mitología romana.

Seguir leyendo »

Un socialista toma la palabra

Es cuando ocurren acontecimientos, que podríamos denominar impuros, cuando parece que todo está ya escrito, cuando se han pronunciado las penúltimas palabras. Es especialmente ahora en este golpe palaciego de barones, baronesa y comités federales. Es como digo ahora,   cuando un socialista me dice que se ve obligado a tomar la palabra. Un militante, algo cansado sí, pero con la mirada transparente y el paso firme, que aun recuerda como suya y amiga su propia juventud y que me hizo llegar esta carta una tarde de domingo.

“Estimado Secretario General,

Seguir leyendo »

Con Maquiavelo en las encrucijadas

No todos los grandes personajes de la Historia  disfrutan o disfrutaron la gloria que trataron de forjar. Nunca fue bien visto ese gusto por la vida de Epicuro, ni las vidas tumultuosas y apasionadas del Hölderlin o Rimbaud. Dostoievski vivió atormentado. Robespierre será siempre recordado más por los excesos de la Revolución que por sus esfuerzos, sus discursos y sus decretos por la democracia, la igualdad y la república que al final le costaron la vida.

Pero si existe un pensador verdaderamente maldito es, Niccolò Machiavelli (Maquiavelo). Éste  fue sin embargo, un florentino de fino humor, amable, amistoso, trabajador, psicólogo, conocedor como ninguno del alma humana y de la Historia antigua, que dedicó todas sus fuerzas a la república de Florencia, organizador de su Milicia y gran teórico de la Ciencia Política.

Seguir leyendo »

¿Qué hacer? ¿Se puede?

Sabemos por Bertrand Russell que una doctrina política ampliamente difundida tiene dos clases de causas muy diferentes. Por un lado, hay antecedentes intelectuales, hombres y mujeres que tienen teorías avanzadas, elaboradas o desarrolladas a partir de teorías previas. De otro lado, hay circunstancias políticas y económicas que predisponen a  los ciudadanos a aceptar opiniones que contribuyen a ciertos estados de ánimo. Para que estas doctrinas avancen  es también necesario  el compromiso político, inteligente y decidido, de un grupo organizado para persuadir democráticamente con argumentos en cuya completa validez creen. Además, si estas ideas y estrategias desafían de forma consistente el orden establecido, la tradición  y los privilegios de la oligarquía probablemente provocarán  tal antagonismo que dificulte su éxito al menos en un primer momento.

Hemos asistido a  la maduración necesaria del nuevo pensamiento progresista que se plasma en mi opinión,  alrededor del republicanismo democrático como base del pensamiento capaz de desafiar al neoliberalismo y social-liberalismo. Se ha producido con bastante éxito la necesaria secesión en el campo progresista y en apenas dos años se ha puesto en pie Podemos, una organización dirigida por gente inteligente y decidida, con cientos de miles de inscritos seguidores y varios millones de votantes. Sin embargo, la pútrida corrupción en la que tenemos que vivir nuestros días,  que afecta gravemente al partido del gobierno, al PP,  y la desastrosa situación económica, con el abandono de los servicios públicos y el abandono también de millones de ciudadanos a su suerte hacían urgente y aún más vertiginoso si cabe el ascenso electoral.

Seguir leyendo »