eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Josep L. Barona

Doctor en Medicina, catedrático de historia de la ciencia en la Universitat de València y miembro del Instituto de Historia de la Medicina y de la Ciencia López Piñero.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 3

Qualitat democrática

Tants són els esdeveniments que s'han anat succeint en els últims temps que posen en qüestió la qualitat de la democràcia espanyola, que convé apel·lar a una reflexió desapassionada perquè es posen en marxa solucions. Transitar des d'un sistema autoritari i corrupte, que va arrelar la seua ideologia i els seus valors durant quatre dècades a la repressió i la impunitat, a un altre democràtic, requereix alguna cosa més que reformar les lleis, les institucions i els governs.

En els últims temps ens hem escandalitzat que la vice-presidenta del govern valencià haja patit amenaces nocturnes davant del seu domicili mentre són permanents els insults i desqualificacions contra ella i altres membres del govern valencià en les xarxes socials. És una estratègia d'assetjament.

Seguir leyendo »

Calidad democrática

Tantos son los acontecimientos que se han ido sucediendo en los últimos tiempos que ponen en cuestión la calidad de la democracia española, que conviene apelar a una reflexión desapasionada para que se pongan en marcha soluciones. Transitar desde un sistema autoritario y corrupto, que arraigó su ideología y sus valores durante cuatro décadas en la represión y la impunidad, a otro democrático, requiere algo más que reformar las leyes, las instituciones y los gobiernos.

En los últimos tiempos nos hemos escandalizado de que la vice-presidenta del gobierno valenciano haya sufrido amenazas nocturnas frente a su domicilio mientras son permanentes los insultos y descalificaciones contra ella y otros miembros del gobierno valenciano en las redes sociales. Es una estrategia de acoso.

Seguir leyendo »

Depredació, amics, pura depredació!

Les metàfores biològiques són molt perilloses quan s'apliquen a la societat. Equiparar la dinàmica de la naturalesa a les comunitats humanes condueix gairebé sempre a formes de darwinisme social que acaben amb la culpabilització de la víctima, fent-la responsable dels seus mals. La sociobiologia no és altra cosa que això i al capdavall resulta que el pobre o l'exclòs és responsable de la seua marginació i les seues desgràcies. Aquestes analogies solen acostar-nos a formes més o menys explícites de colonialisme mental i eugenèsia social.

Seguir leyendo »

Depredación, amigos, pura depredación!

Las metáforas biológicas son muy peligrosas cuando se aplican a la sociedad. Equiparar la dinámica de la naturaleza a las comunidades humanas conduce casi siempre a formas de darwinismo social que acaban con la culpabilización de la víctima, haciéndola responsable de sus males. La sociobiología no es otra cosa que eso y al final resulta que el pobre o excluido es responsable de su marginación y sus desgracias. Estas analogías suelen acercarnos a formas más o menos explícitas de colonialismo mental y eugenesia social.

Seguir leyendo »

De jutges i corporacions

Sabem que el poder de la política passa, des de fa dècades, per hores baixes. Els paradisos fiscals i el blanqueig de l'economia bruta (tràfic d'armes, persones, drogues, prostitució ...), les clavegueres de l'estat, la deslocalització de corporacions transnacionals, l'enginyeria financera i el control de la informació s'han anat enpoderant cada vegada més en detriment dels Estats i la seva anèmica capacitat de transparència, control i regulació. Ho sabem molt bé, però convé sempre recordar-ho, perquè és responsabilitat de les institucions polítiques i dels seus actors l'enfortiment de les úniques organitzacions que poden aportar transparència i democràcia, veu i coneixement a la ciutadania. Si la política mira cap a un altre costat, si els polítics es corrompen, si renuncien a afrontar, negociar i resoldre els problemes deixant-los en mans dels jutges, si l'economia i la societat estan en mans d'organitzacions privades, els interessos se centren exclusivament en el benefici econòmic i són aliens al bé de la col·lectivitat, quin espai li queda a la política -als parlaments, ajuntaments, consellerías- que no siga la mera representació formal, un vestigi virtual o escenari teatral anacrònic?

Hi ha governs que exerceixen de submisos subalterns de poders fàctics cada vegada més poderosos. Deleguen la seua escassa capacitat d'acció política en l'expertise dels jutges i en l'interès cobdiciós de les corporacions per oferir èxits polítics i macroeconòmics. Han externalitzat la justícia social, l'acció política i l'economia. Quan les institucions es converteixen en un circ i la política en mer teatre de titelles, alguna cosa va malament. Moltes coses van malament. La societat es fractura i a la ciutadania no li queden altres espais que els que ofereix la mobilització ciutadana. Que no s'escandalitzen ni reclamin protagonisme els polítics ineptes aferrats al triangle: escó, sou i partit. Sembla que volen acabar de matar la política ja moribunda i apropiar-se de la seva herència. Però la societat es mou i els escenaris canvien. Intel·ligència, si us plau, iontel·ligència!

Seguir leyendo »

De jueces y corporaciones

Sabemos que el poder de la política pasa, desde hace décadas, por horas bajas. Los paraísos fiscales y el blanqueo de economía sucia (tráfico de armas, personas, drogas, prostitución...), las cloacas del estado, la deslocalización de corporaciones transnacionales, la ingeniería financiera y el control de la información se han ido empoderando cada vez más en detrimento de los Estados y su anémica capacidad de transparencia, control y regulación. Lo sabemos muy bien, pero conviene siempre recordarlo, porque es responsabilidad de las instituciones políticas y de sus actores el fortalecimiento de las únicas organizaciones que pueden aportar transparencia y democracia, voz y conocimiento a la ciudadanía. Si la política mira hacia otro lado, si los políticos se corrompen, si renuncian a afrontar, negociar y resolver los problemas dejándolos en manos de los jueces, si la economía y la sociedad están en manos de organizaciones privadas, cuyos intereses se centran exclusivamente en el beneficio económico y son ajenos al bien de la colectividad, ¿qué espacio le queda a la política -a los parlamentos, ayuntamientos, consellerías- que no sea la mera representación formal, un vestigio virtual o escenario teatral anacrónico?

Hay gobiernos que ejercen de sumisos subalternos de poderes fácticos cada vez más poderosos. Delegan su escasa capacidad de acción política en la expertise de los jueces y en el interés codicioso de las corporaciones para ofrecer éxitos políticos y macroeconómicos. Han externalizado la justicia social, la acción política y la economía. Cuando las instituciones se convierten en un circo y la política en mero teatro de marionetas, algo va mal. Muchas cosas van mal. La sociedad se fractura y a la ciudadanía no le quedan otros espacios que los que ofrece la movilización ciudadana. Que no se escandalicen ni reclamen protagonismo los políticos ineptos aferrados al triángulo: escaño, sueldo y partido. Parece que quieren acabar de matar la política ya moribunda y apropiarse de su herencia. Pero la sociedad está viva y los escenarios cambian. Inteligencia, por favor, inteligencia!

Seguir leyendo »

Épica

Vuelve la épica, y con ella la exaltación de las pasiones. La vida seguramente requiere alguna dosis de ella.  Ahora de nuevo los instintos se imponen al coloquio sereno, y resurgen caudillos y banderas, y los gritos ahogan palabras y razones. Banderas y discursos, y grandes concentraciones. El héroe sustituye al escéptico. Cuando la patria se construye desde la épica, siempre acaba, de un modo u otro, creando monstruos, es decir, formas religiosas de identidad. La patria es pura épica.

¿Quién ha encendido la mecha? Los instintos no entienden de razones. La trampa está tendida. El otro es el extranjero, el bárbaro, el pagano, el opresor, el traidor o el miserable. Hay que doblegarlo. La épica se alimenta de la pasión, no del análisis racional ni de las leyes. Construye un mito idílico. Las ideas son cimientos de piedra y las dudas desaparecen del horizonte humano. Y crece el monstruo. La épica es la espina dorsal de mitos fundacionales y relatos identitarios, de pasados gloriosos e imperios invencibles, epopeya exaltada de viejas glorias que siempre llevan al altar a dioses crueles y caudillos mediocres.

Seguir leyendo »

Jeanne Moreau

Para mí había desaparecido de la esfera publica. Hoy leo la muerte de Jeanne Moreau y veo su rostro de 89 años arrasado por el tiempo, que es la vida. Saber que muere Jeanne Moreaues una invitación a la melancolía. La noticia es cruel: el cadáver de la mujer hermosa y libre, que representó para varias generaciones en los años 1960 y 70 la libertad, la inteligencia y el arte ha sido encontrado sin vida en su apartamento por su asistenta.

Moreau representaba todo lo bueno que la vida y la juventud inspira. La libertad y la belleza, quizá inalcanzables, pero reales. Fue la musa principal de la Nouvelle Vague,interpretó, dirigió y cantó, cuando París aún era la piedra angular del arte y la intelectualidad. Puso rostro a la inteligencia sentimental de Louis Malle en Ascenseurpourl’échafaud; fue el juego y la ternura sin límites en la inigualable metáfora de la inocencia que creó François Truffaut en   Jules et Jim; nos sumergió en las pulsiones tenebrosas de La Notte de Michelangelo Antonioni;  fue el fetiche de Luis Buñuel Le journald'une femme de chambre, y sedujo a Orson Wells y a muchos otros que nada nos importan. Su serena expresión estaba cercana al mito de la mujer inalcanzable.

Seguir leyendo »

Expertos y profanos

Desde hace varias décadas y de manera creciente, la ciencia y la tecnología son parte esencial de nuestras vidas y de la economía del conocimiento en un contexto de mercado global. El hecho merece algunas reflexiones. Hablar de tecno-ciencia industrial es hablar de fuentes de energía, tecnologías de la información, medios de comunicación y transporte, aplicaciones informáticas y electrónicas, industria alimentaria, medicamentos, tecnologías sanitarias, y tantas otras cosas esenciales en nuestra vida. En el entramado social que la sustenta, la tecno-ciencia industrial no sigue una dinámica autónoma, sino que evoluciona de acuerdo con la intervención de una pluralidad de actores: las empresas e industrias que financian y orientan la investigación, los investigadores (científicos, tecnólogos) que desarrollan su expertise y una carrera profesional; las plataformas de investigación, infraestructuras, equipos, aparatos complejos y muy costosos; instituciones públicas, como los laboratorios universitarios, centros de investigación, hospitales; entidades financiadoras estatales o internacionales, públicas o privadas, y todo ello al servicio del uso social y el consumo, es decir de las demandas, las necesidades y las expectativas de la ciudadanía que usa y consume los artefactos y productos. La tecno-ciencia industrial se fundamenta en la demanda social y el coste-beneficio, un beneficio medible en términos económicos, pero también humanos, sociales y medioambientales. Al asociar innovación, demanda y beneficio económico (tridente ideal para las estrategias de marketing), la tecno-ciencia industrial y sus corporaciones han adquirido un poder inmenso que se fundamenta en las estrategias de marketing, las patentes y su explotación industrial.

Seguir leyendo »

¿De qué orden internacional me habla?

La espantosa debacle que vivió el mundo entre 1914 y 1945 hacía incuestionable la idea de un orden mundial, multilateral, deliberativo, basado en la diplomacia y la negociación, aunque, eso sí, siempre dirigido y controlado por las grandes potencias. El contexto posterior a la IIª Guerra Mundial impedía el tradicional aislacionismo norteamericano -especialmente tras el hundimiento de los grandes imperios europeos como el británico o el austro-húngaro, y el fracaso de quienes vieron frustrarse sus aspiraciones imperiales (Alemania, Japón). Algunos de aquellos derrotados, parece que todavía no han acabado de asimilarlo.

Seguir leyendo »